Aceites para rituales

La virtud de los aceites esenciales reside en su gran carga energética, que se siente desde el momento de su preparación hasta después de la consagración de los objetos.

Estos aceites no solo destilan un agradable aroma, sino que también potencian la acción de los demás elementos rituales, como velas y flores, purificándolos y e impregnándolos de la intención del pedido según la materia prima de la que estén hechos. Además, también ayudan a eliminar la mala vibra del lugar donde se llevará a cabo la ceremonia.

Por otro lado, los aceites esenciales también cumplen una finalidad estética. Pues su variedad de colores y los recipientes que los contienen alumbrados a poca intensidad crean un efecto agradable a la vista y positivo para el cumplimiento de la petición.
Así mismo, puede servir como aromaterapia, ya que cada aceite tiene una propiedad particular, pero vinculada a lograr el relax, especialmente cuando se combinan varias esencias.

Es necesario aclarar que sólo deben usarse los aceites naturales esenciales (evitar los sintéticos) diluirlos con aceite de oliva antes de aplicarlos directamente sobre la piel para evitar reacciones alérgicas.

En la actual liturgia católica, se utilizan tres aceites benditos en la administración de los sacramentos; el Aceite de los Catecúmenos, que es empleado en la consagración de las iglesias, en la ordenación de los sacerdotes, en la bendición de los altares, en el bautismo y en la coronación de los reyes; el Aceite de los Enfermos, que se usa en la extremaunción; y, por último, el llamado Aceite de los Santos, que es el que fluye milagrosamente de las reliquias de algunos hombres y mujeres que han sido canonizados (san Nicolás de Bari, santa Walburga o san Charbel, entre otros). A estos últimos los fieles les han adjudicado propiedades curativas del cuerpo y del alma.

Brujos y chamanes de diversas culturas han incluido los aceites en sus diversos rituales ya que se considera a este elemento un vehículo muy efectivo para transmitir a personas y objetos sus propios poderes o los de las materias con las que se haya mezclado. En los trabajos de magia los aceites están presentes bajo dos formas: los llamados esenciales y los preparados o de mezcla.

Para los primeros se utilizan grandes cantidades de flores, hojas o tallos que son prensados y sometidos a un proceso industrial a fin de obtener sus esencias, lo cual hace que resulte imposible su fabricación doméstica. Los preparados o de mezcla son compuestos de aceite y hierbas sabiamente equilibrados que, por lo general, se venden en el mercado bajo diversos nombres que aluden a sus propiedades.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.