Características de los signos del horóscopo chino III parte

Caballo

Caballo

Se dice en China que quienes nacen en el Año del Caballo son muy populares, optimistas y llenos de alegría y entusiasmo. Eres conversador y ameno, afable, perceptivo y muy independiente. Aventurero de corazón, te encantará viajar y recorrer muchos lugares, conocer gente diferente y lucirte en todo lo que hagas. Sueles ser el alma de la fiesta y no hay actividad social a la que no te inviten, pues tu presencia pone vivacidad a tu alrededor. Tu poder de persuasión es muy fuerte y te gusta el hogar, pero todo debe girar en torno a ti, lo cual logras valiéndote de tu palabra, tu encanto y simpatía.
 
Para ti, la vida consiste en la libertad, el disfrutar y el conquistar la felicidad. En ese sentido estás muy centrado en ti mismo y eres egocéntrico, pero que nadie piense que eres avaro o tacaño. ¡Al contrario! Tu egoísmo es más bien orientado hacia tu tiempo, los seres queridos, la atención y cariño que demandas, pero no al dinero. Eres sumamente generoso y estás siempre dispuesto a tenderle tu mano a cualquiera que acuda a ti con un problema económico. Eres muy intuitivo y tus corazonadas te llevan al sitio en el que debes estar. Estás lleno de ideas promocionales, dinámicas, variadas y eres capaz de resolver los problemas más difíciles con tu gran agilidad mental. No es fácil decirle a un Caballo que se controle porque su naturaleza no se lo permitirá. Espontáneo y abierto, impulsivo e inquieto, tienes que mantener siempre tu mente y tus manos ocupadas porque de lo contrario te sentirías inútil. En el amor, el Caballo ha establecido sus propias reglas…
 
Si no puedes estar con la persona que amas, entonces te será más práctico amar a la persona con la cual estás y así todo el mundo estará contento. En ese sentido eres muy práctico, y hasta podíamos decir que genial. El Caballo no soporta que interfieran en su vida privada y, si no lo respetan, puede reaccionar de manera agresiva. Tienen una manera muy personal de cuidar a su familia, y a veces les resulta difícil sobrellevar las relaciones amorosas porque son muy tercos y pueden llegar a ser muy intolerantes con los sentimientos de su pareja. De cualquier manera, si se les dan poco de tiempo, son capaces de asumir ciertos compromisos.

 
A los Caballos les afectan muchísimo las rupturas sentimentales, y jamás admitirán que han cometido fallos. Son muy fieles pero muy impulsivos y, cuando se enfadan, son muy dados a utilizar el sarcasmo y a hacer comentarios pedantes; en esos momentos, es como si se desconectaran del mundo. Los Caballos son ambiciosos y competitivos. Entre sus profesiones ideales se encuentran el deporte (destacan en la mayoría de ellos), las actividades recreativas, la invención, la exploración, el diseño, la gestión, las relaciones públicas y la interpretación. Son personas muy habilidosas, y por eso son excelentes constructores, artesanos e ingenieros. Les encanta viajar y probablemente les interese todo lo relacionado con la importación y exportación, a pesar de que no les gustan mucho los cambios climáticos.
 

Cabra

Cabra

Las Cabras son soñadoras, espíritus creativos que siempre necesitan más tiempo para explorar su interior. Se sienten más a gusto cuando están recogidas en la profundidad de su propio ser. Para ser feliz, la mente de la Cabra necesita ser libre para vagar por donde desee. Las Cabras son naturalmente artísticas e inventivas. No persiguen la riqueza material y confían en su imaginación para enriquecer sus vidas.
 
Sin embargo, las Cabras pueden ser muy generosas con aquellos que aman. Con frecuencia las Cabras no se desempeñan bien en relaciones románticas. Tienden a sentirse inseguras y a preocuparse por todo. Para combatir sus inseguridades, las Cabras necesitan sentirse amadas y admiradas todo el tiempo. Las Cabras son extremadamente sensibles y se enfadan por cualquier insignificancia. Los conflictos en una relación llevarán a las Cabras a replegarse aún más dentro de su mente o a retirarse físicamente de la escena. Cuando el amor va bien para ellas, las Cabras pueden ser muy demandantes para su pareja. La Cabra feliz no sólo toma, sino que gusta de dar a su amante también. Las Cabras que aprenden a controlar sus preocupaciones pueden ser muy felices.
 
Cuando saben que sus amigos y su familia estarán esperándolos cuando regresen de sus viajes introspectivos, las Cabras pueden ser muy felices. Ultra sensibles, altruistas, dóciles, sinceros, corteses: así son las cabras. Aunque las cabras son excelentes escuchando, mejor no espere que una Cabra resuelva sus dilemas, ellas sólo están allí para escuchar, punto. Las cabras son también muy inteligentes.
 
Cuentan con un sentido artístico que les es innato, por lo que podrían vivir fácilmente por medio de cualquiera de las bellas artes, pero son volubles, y no se concentran en un sólo objetivo. Podrían triunfar como artesanos, ya que disponen de unas manos hábiles y de un sentido de la belleza material.
 
Al mismo tiempo ambicionan vivir cómodamente y rodeados de belleza. Son elegantes, generosos y conocen los medios para ganarse excelentes amistades. Con tendencia a la depresión y al stress, las cabras prefieren los ambientes tranquilos. En su peor forma, las cabras pueden ser pesimistas, introvertidas, y perezosas. Cualquier tipo de crítica ocasionará tormentas que pueden durar días. Al final, su auto lástima dará origen al aliento y apoyo de amigos y colegas. La falta de confianza en sí mismos les lleva al pesimismo, y a veces se dejan arrastrar por los acontecimientos y llegan a vivir de los demás.
 
Lo cierto es que desconfían de su suerte, y sus familiares y compañeros terminan desesperados ante los caprichos de las personas cabras, desean ser llevados de la mano, acaso para convertirse en el centro de atención de todos aquellos que los conocen. Con frecuencia se hacen religiosos, brujos y hasta componentes de las sectas más inverosímiles. Jamás deje a una Cabra administrar sus finanzas.
 
Las Cabras tienden a gastar en exceso debido a su naturaleza generosa. Las Cabras siguen a la muchedumbre, rara vez toman la delantera. Carecen de sentido de la responsabilidad y de iniciativas. Lo suyo es obedecer, seguir el camino que marcan los otros.
 

mono

Mono

De todos los animales del ciclo lunar, el Mono es el que más se parece al propio «mono desnudo», el hombre. De ahí que no resulte asombroso que sea él quien herede la mayor parte de la inteligencia del hombre, y también su capacidad para el engaño.
 
En el Zodíaco chino, el Mono es el signo de los que inventan de los que improvisan, de los que motivan; un charlatán capaz de ganarse a cualquiera con su astucia y su encanto inimitables Por ser el genio de mente alerta del ciclo, es listo, flexible e innovador El Mono es capaz de resolver intrincados problemas con facilidad, y es rápido para el aprendizaje.
 
Puede ser maestro en cualquier cosa que haya bajo el sol, y por lo común tiene excelentes aptitudes de lingüista. Una persona nacida en el año del Mono triunfará en cualquier cosa que emprenda. Ninguna empresa será demasiado ardua para él. En su aspecto negativo, el Mono tiene un complejo de superioridad innato. No tiene el suficiente respeto por los demás o desde su punto de vista, tiene demasiado respeto por sí mismo.
 
Puede ser sumamente egoísta y vanidoso, y se encuentra en él además, una veta celosa, que aflora cada vez que alguien consigue un ascenso o alguna otra cosa que él no tiene. Sumamente competitivo, es muy hábil para ocultar sus sentimientos mientras planea sus astutas jugadas. Cuando anda en pos de dinero éxito o poder, el denuedo del Mono es invencible. Con su versatilidad innata, los nativos de este signo pueden ser buenos actores, escritores, diplomáticos, abogados deportistas, corredores de bolsa, maestros y mil cosas.
 
El Mono es un personaje eminentemente social, capaz de sacar partido de los buenos aspectos de todo el mundo. Tiene el raro don de hacerse aceptar por la gente, incluso después de haberla engañado. Una cualidad que indudablemente no falta en la multifacético personalidad del Mono es la confianza, por más tímido o dócil que pueda parecer. Se preocupará por causar buena impresión y mostrarse estudiadamente cortés, dentro de una calma dignidad. Es dueño de una profunda e inconmovible fe en sí mismo pero sería inexacto considerarlo un completo egoísta; más bien es como un niño, en su deliciosa preocupación por sí mismo. Puede olvidarse por completo de los otros, si no son parte directa de lo que él está haciendo en ese momento. El Mono se contempla con la misma fascinación, con el mismo gozo extático que se advierte en un bebé que por primera vez aprende a jugar con sus deditos.
 
Fíjate cómo reacciona un infante al darse cuenta de que puede batir palmas. Entre gritos de alegría, sigue haciendo la misma cosa una y otra vez, hasta que la domina. Totalmente ocupado con su maravilloso descubrimiento, no percibe otra cosa. Pues así encontrarás al Mono, mostrando la misma desenfadada alegría ante su propia habilidad y la magnitud de sus logros. No disimulará su orgullo, pero tampoco lo exagerará.
 
Cree sinceramente que nadie más puede hacer lo que él hace. A quien realmente conozca bien al Mono se le hará difícil no admirar su maravillosa alegría de vivir; es lo que lo hace tan diferente de los otros, y a veces tan envidiable. Cubrirlo de insultos, acusaciones y reprimendas no sólo no servirá de nada; será frustrante. Todo eso le rebota sin afectarlo.
 
Para él, es simplemente impensable aceptar todas las cosas horribles que le dices; eso no puede ser verdad. Tus reproches le parecerán sin fundamento, e incluso pura histeria. El tiene una imagen tan precisa de sí mismo, sus talentos y su merecida buena suerte que únicamente los celos más descabellados pueden llevarte a decir algo tan ridículo. El Mono no es indigno de confianza. El principal problema está en que cede fácilmente a la tentación, porque se le hace asombrosamente fácil encontrar maneras de justificar sus actos o resolver dilemas sin demasiado esfuerzo. Por eso es difícil para él inspirar a los demás una sensación de confianza total.
 
Al advertir su astucia innata, todos caen en la tentación de sospechar de sus motivos. Es frecuente que las personas de este signo sean juzgadas con dureza o erróneamente acusadas por otros que están por debajo de ellas. La popularidad del Mono puede ser tan oscilante como un yo-yo. Y sin embargo, nunca dará la impresión de estar demasiado preocupado por lo que piensen de él, por más contrito que parezca. Tal vez sea porque sabe que siempre puede hacerlos cambiar de opinión.

Be Sociable, Share!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies