Comida para el amor

comida amorComida para el amor

Si lo que quieres es tener una noche sensacional con tu pareja lo primero que debes hacer es preparar una buena cena.

 

La comida te introducirá a una noche de placeres sensuales. el gusto es un sentido muy relacionado con lo erótico, comenzando por los sabores del otro que percibimos al besar sus labios o algunas otras partes de su cuerpo.

 

Y si tenemos en nuestra boca sabores agradables y placenteros, producidos por el chocolate, un plato delicioso, unas frutas o una buena bebida, esa sensación va a sumar mucho para que disfrutemos de ese encuentro.

 

Desde tiempos inmemoriales, el hombre ha creído en la existencia de alimentos potenciadores de la actividad sexual. En épocas antiguas, los ritos de fertilidad solían incluir alimentos y plantas “propiciadores del amor”. Los primeros afrodisíacos eran plantas y alimentos cuya forma se parecía mucho, en su estado natural, a los órganos sexuales masculinos o femeninos.

 

Incluso, Cleopatra se untaba con miel y almendras para atraer a los hombres. En el Kamasutra, el tratado erótico más conocido del mundo, se recomiendan alimentos como la miel o la leche para que el hombre aumente su energía sexual. En China se usan productos de la tierra como el gingseng para el mismo objetivo.

 

También, en los rituales de cortejo de animales y humanos, se encuentran múltiples ejemplos de cómo el gusto por la comida nos abre una puerta a la sexualidad, no en vano vamos a cenar antes del amor, de una conquista o para facilitar una reconciliación.

 

Dentro de la cocina, los platos presentados con gran carga de aromas y colorido, son una clara invitación al placer, sentimos como se nos hace la boca agua, y nos predisponemos a dejarnos seducir por su carga de atributos.

 

Alimentos afrodisíacos

 

Ciruelas: Se dice que el archiconocido Eros, dios griego del amor, mojaba las puntas de sus flechas en jugo de ciruela antes de lanzarlas sobre algún mortal. En la cultura china, se usan para representar las partes íntimas de la mujer. Aun así, solo anécdotas como estas relacionan las ciruelas con algún componente o acción afrodisíaca, ya que hasta la fecha, no se tienen evidencias científicas de que contenga componente químico alguno que justifique un efecto erógeno.

 

El ajo es uno de los alimentos más minimizados en la gastronomía mundial aunque en las últimas dos décadas se prestó especial atención a sus cuantiosos beneficios sobre el cuerpo humano. En la Grecia y Roma clásicas se le atribuían poderosas cualidades vigorizantes y, por ende, sexuales. Es uno de los afrodisíacos por excelencia porque su consumo provoca la dilatación de los vasos sanguíneos y esto genera que la sangre fluya mejor. En la práctica sexual, la erección del pene y el clítoris dependen de la circulación sanguínea.

 

El apio es una de las hortalizas que más favorecen la labor del aparato circulatorio por lo que siempre se indicó como remedio en platos afrodisíacos. Si bien no se aconseja su consumo en exceso, sazonar ensaladas con su gusto y utilizarlo en sopas de verduras (apio, puerro, calabaza, batata) es lo más habitual. En algunos casos, se dice que esas verduras aumentan la producción de estrógenos (la hormona sexual femenina) para paliar los efectos de la menopausia y así obtener una mejor práctica sexual. El perejil puede ser un potente aromático que contrarreste el mal aliento del ajo, un diurético para eliminar exceso de líquidos y uno de los mejores condimentos para hacer una buena digestión.

 

Chocolate: Las semillas de cacao tienen fenilalanina y teobromina, que combaten la fatiga, ventilación pulmonar y circulación sanguínea. Renuevan el rendimiento sexual y es gran fuente de endorfinas.

 

Vino tinto: Su contenido de alcohol, el más famoso desinhibidor conocido, ya lo hace un alimento favorable a las relaciones de pareja, pero además, el vino tinto posee un elevado contenido en antioxidantes cuyo efecto vasodilatador va a permitir un mayor aporte de sangre en las áreas genitales tanto del hombre como de la mujer.

 

Plátano o banana: Además de su forma francamente fálica, y a el hecho que desde siempre se han hecho bromas de doble sentido con carga erótica de él, la verdad es que el plátano, posee muchas propiedades vitamínicas especialmente el potasio que en el amor, nos repondrá fuerzas para intentarlo de nuevo.

 

Marisco: Desde la antigüedad los afrodisíacos se han relacionado con los productos marinos, quizás por asociación con Afrodita, símbolo de lo sensual, erótico y placentero, y de la imagen que tenemos de ella naciendo de la espuma del mar, dentro de una concha de vieira y quizás por eso los moluscos y crustáceos del mar se consideran lo mejor como afrodisíacos, especialmente como ya hemos dicho las ostras, que nos hacen evocar el sexo femenino. Las almejas y los mejillones pueden comerse crudos bañados con limón o bien cocinados. Los camarones, langostino, cangrejo y otros crustáceos tienen de un sabor delicioso, totalmente afrodisíacos, y se comen cocidos ligeramente. Son los mariscos los afrodisíacos por antonomasia, por la similitud evocadora que con el olor, la textura y sabor de los órganos genitales.

 

Jengibre: es uno de los mejores afrodisíacos que existen. Esta raíz tiene una gran propiedad estimulante y sabe cómo excitar los sentidos de quienes la consumen. Al estimular la circulación sanguínea, el jengibre favorecerá las erecciones y el flujo de espermatozoides, razón por la cual se ha utilizado por muchos años como afrodisíaco.

 

 

 

 

Comida para el amor

 

 

 


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.