Cómo desarrollar la percepción extrasensorial

Cómo desarrollar la percepción extrasensorialLa percepción extrasensorial

Cuando hablamos de PES nos referimos a la percepción extrasensorial  y que es la capacidad de comunicación o percepción fuera de los cinco sentidos conocidos. Es decir, la PES proporciona información del pasado, del presente o del futuro, procedente de un punto cercano o distante, que se percibe, a través de un sistema sensorial, más allá de los cinco sentidos.

 

La PES no es un don de pocos, todos la tenemos, así como la vista el oído, el gusto, el tacto y el olfato; aunque de la misma forma que existen personas sordas o ciegas, pueden haber personas con este sexto sentido bloqueado o no desarrollado a plenitud.

 

Lo cierto es que la mayoría de nosotros no podemos acceder a nuestra intuición o percepción extrasensorial a voluntad. Aunque si nos sabemos seres con componentes energéticos y espirituales más allá de nuestra realidad física visible, es lógico que tengamos sensores que nos ayuden a captar los estímulos de esos campos sensoriales no físicos y así poder interactuar en esas realidades. Con la práctica, es más fácil reconocer tu intuición o percepción extrasensorial y confiar en estos sentidos para guiarte.

 

El modo de desarrollar nuestra capacidad para percibir fenómenos extrasensoriales debe hacerse a través del control mental. Aunque su desarrollo es extremadamente sencillo a nivel de procedimiento, puede llegar a ser muy difícil de obtener por el trabajo y el tiempo de dedicación que puede exigir de quién la desea desarrollar.

 

Para empezar a desarrollar nuestra PES realizaremos un sencillo ejercicio de imaginación visual. En un estado profundo de meditación, te proyectas enfrente de tu hogar e imaginas que estás allí. Tomas nota de todo lo que ves antes de entrar por la puerta principal, para ubicarte en la sala.

 

Ves esta habitación por la noche, con las luces encendidas y a la luz del día, con los rayos del sol que entran por las ventanas, estudiando todos los detalles que puedas recordar. Luego tocas la pared y entras en ella. Examinas su interior, la luz, los olores, la temperatura y la solidez de los materiales.

 

Cuando estás nuevamente fuera de la pared y frente a ella, cambias su color a negro, rojo, verde, azul, violeta y después le devuelves su color original. Levantas una silla, que carece de peso en esta dimensión y la estudias contra la pared, mientras cambias nuevamente su color.

 

Otro ejercicio recomendado para el desarrollo de nuestra PES es el siguiente:

 

Elige un sitio tranquilo que se pueda oscurecer por completo, coloca delante de ti un objeto colorido (por ejemplo un ramo de flores), apaga la luz y permanece observándolo durante unos diez minutos. Durante este lapso intenta mantenerte muy concentrado. Para lograrlo respira lenta y profundamente, tratando además de no pensar en ningún asunto que pueda distraerte de tu práctica.

 

Repite de forma diaria, durante una semana, esta práctica. Trata de estar atento a los nuevos detalles que descubras cada día en el objeto citado, ya que a pesar de la oscuridad tu percepción se irá aguzando hasta permitirte distinguir los detalles de forma y los tonos.

 

Para avanzar en tu PES una vez realizados los ejercicios anteriores (los dos o uno de ellos), deberás proyectarte mentalmente dentro de cubos o cilindros de metal en los que examinarás la luz, el olor, el color, la temperatura y la solidez, todo a un ritmo lo suficientemente acelerado para evitar que interfiera la lógica.

 

Luego, examinarás un árbol frutal en tu pantalla mental, a través de las cuatro estaciones y después te proyectarás dentro de las hojas y los frutos.

 

El siguiente paso es la proyección dentro de una mascota. Examinarás a una mascota desde afuera sobre tu pantalla mental, cambiando los colores; luego entrarás mentalmente en su cerebro. Después de unos cuantos minutos de reconocimiento dentro de la cabeza de la mascota, emergerás para continuar examinándola desde afuera, concentrándote esta vez en el pecho.

 

Penetrarás al pecho para examinar la caja torácica, la espina, el corazón, los pulmones, el hígado y volverás a salir.

 

Intenta, después, este ejercicio de escritura automática: Ve a un lugar callado, cierra tus ojos y respira profundamente para relajarte. Pregunta cualquier información que venga desde tu ser superior o la mayor fuente de energía. Abre tus ojos y coloca tu bolígrafo en el papel. Mantén tu brazo y mano relajados.

 

Dibuja grandes círculos usando todo tu brazo. Haz a tu guía espiritual una pregunta simple, como su nombre o por qué trabaja contigo. Pregunta cualquier cosa que quieras saber que tenga como respuesta un simple sí o no. Deja que tu bolígrafo se mueva como quiera. Puedes escribir algo o simplemente garabatear.

 

Pide a tu guía que te ayude a relajarte y escribir cualquier cosa que venta. Si esto no funciona, cambia la naturaleza de tu pregunta. Evalúa tus resultados. Hazte las siguientes preguntas: ¿El estilo de escritura diferente al tuyo? ¿El garabateo se parece a algo más o representa un símbolo? ¿Es una respuesta inesperada? ¿Estás examinando la cuestión desde una perspectiva diferente como resultado de la escritura?

 

Mientras estés concentrado, es probable encuentres que tu mente está errante o fija en un pensamiento. No dejes que eso te moleste. Aumenta gradualmente la cantidad de tiempo que pasas concentrado. Prueba con la escritura automática varias veces para ver si eres capaz de hacerla. No todo el mundo puede realizar la escritura automática.

 

Cualquiera de estas prácticas debe ser intensiva; mientras más tiempo y frecuencia mejor. Estimar cuanto tiempo tarda el tener una extrasensorialidad real y efectiva es imposible de hacer; pueden ser meses, años, décadas o no lograrse nunca en una vida.

 

Lo que sí es cierto es que la juventud, la actitud de “cero-expectativas” y la práctica constante aumentan la probabilidad de éxito. Y toda la práctica debe estar evaluada por comprobaciones fidedignas, por experiencias extrasensoriales que se vayan pudiendo comprobar sin la menor duda, para saber si estamos en buen camino, percibiendo cada vez más e imaginando cada vez menos.

 

 

 

 

Cómo desarrollar la percepción extrasensorial

 

 

 

 

Be Sociable, Share!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies