Como evitar las pesadillas

Partiendo de la base de que las pesadillas aparecen en determinados momentos de nuestras vidas y no es frecuente que se mantengan durante mucho tiempo, será necesario durante ese periodo mantener una higiene del sueño que nos permita retomar el ritmo que teníamos cuando dormíamos bien. Esta higiene del sueño se basa en pequeñas normas que relatamos a continuación:
 
Acostarse todos los días a la misma hora.
 
Llevar a cabo el ritual de todas las noches a la hora de dormir: ponerse el pijama, lavarse los dientes, apagar la luz, cubrirse con la sabana, hacer relajación, etc. Cada uno tenemos nuestro ritual, intentad seguirlo cada noche igual, facilitará el condicionamiento a un buen sueño.
 
Evitad acostaros tarde los días entre semana para facilitar el descanso.
 
Controlar el lugar donde dormimos y las condiciones: sin ruidos, temperatura adecuada, no mucha ropa de cama, pijama cómodo.
 
Realizar una actividad aburrida antes de ir a dormir y evitad discusiones o estrés antes de la hora de ir a dormir, provocarán ansiedad y dificultaran el sueño.
 
Cena ligera, ayuda tomar algo templado antes de ir a dormir.
 
No asociar la cama con otras actividades: no comer, leer, ver televisión o trabajar en la cama.
 
Una vez acostados practicar relajación ayudará a conciliar el sueño y a desconectar del estrés diario.
 
Otro consejo para superar esta mala etapa, es la resolución de los conflictos cotidianos que realmente son los que nos están ocasionando las pesadillas. Un buen enfrentamiento y una búsqueda de soluciones nos fortalecerá, cuanto antes nos quitemos el problema de encima mucho mejor, intenta poner en práctica todas las soluciones que se te ocurran, hasta dar con la resolución. Dormirás mucho mejor.
 
Si el problema es emocional, necesitarás un trabajo personal de autoconocimiento para poder estar más tranquilo y así todo mejorará en tu día a día incluido el sueño.
 
Aunque las pesadillas y los sueños van más allá de lo que puedan hacer las hierbas medicinales, y están mucho más estrechamente vinculadas a la calidad de vida y a las emociones, existen varios métodos naturales para evitar las pesadillas o al menos conciliar mejor el sueño, entre ellos encontramos:
 
Infusión de naranja, preferiblemente amarga, la cual ayuda contra el insomnio y a tener un sueño más profundo. Se prepara utilizando una naranja amarga y un vaso de agua. La cascara picada de la naranja se hierve por 10 minutos en un vaso de agua, para luego ser colada. Este remedio se toma en forma de té justo antes de dormir para poder conciliar el sueño más rápido.
 
La Valeriana es una hierba medicinal que se ha recomendado como inductor del sueño.La raíz de la valeriana es utilizada como sedante y tranquilizante. Es antiespasmódica e hipnótica; sin embargo, su principal uso es como sedante para el sistema nervioso. Para conseguir unos dulces sueños, confía en la valeriana. Echa media cucharadita de raíz de valeriana y la punta de una cucharadita de nuez moscada rallada en una taza de agua hirviendo. Filtra y toma una taza antes de acostarte.
 
El anís estrellado es un remedio maravilloso para las personas que sufren pesadillas o sueños que les producen inquietud. Se compran 15 ó 20 estrellitas de anís estrellado. Se envuelven en un trocito de tela y se cose o se grapa la tela para que no se salgan. Por las noches se coloca el anís estrellado envuelto en ese trocito de tela debajo de la almohada, y eso produce un sueño placentero y reparador sin tener que hacer otra cosa. De esta forma, las pesadillas se alejarán. Aunque todavía no haya una explicación científica sobre este remedio, se sabe que el anís es bueno para el sistema nervioso, por lo que puede funcionar como aromaterapia.

 


Etiquetas:
Categoría:
Artículo escrito por
Publicado:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.