Consejos Feng Shui para el lugar de trabajo 2ª parte

Una pecera, una fuente o un elemento decorativo (como un cuadro o similar) será lo adecuado para estimular el éxito y la riqueza. La entrada es una de las zonas más importantes dentro de una oficina, ya que recibe el impacto de las energías y es responsable, en parte, de su buena distribución. Debe estar bien iluminada, limpia, despejada y decorada con colores alegres que inviten a entrar. Si hay recepcionista, esta debe estar ubicada de tal manera que tenga una buena visión de la entrada, pero nunca enfrentada directamente a la puerta. Sería ideal agregar aceite esencial de lavanda o menta al ducto del aire acondicionado o colocar un difusor con diez gotas en tu área de trabajo. La lavanda clarifica la mente y logra una sensación de armonía, mientras que la menta energiza los sentidos y propicia el buen humor. La posición de la mesa debe permitirte ver la puerta de entrada. En muchas oficinas los empleados se ubican de manera que el jefe queda a sus espaldas, de manera que el mismo pueda verlos pero no a la inversa. El control visual del espacio y especialmente del acceso proporciona una sensación de control y jerarquía que ser trasladará inevitablemente a tu trabajo. Si por algún motivo no puedes reubicar tu escritorio o trabajas en un cubículo donde todos se dan la espalda, coloca un espejo, si es octagonal mejor, de forma tal que refleje lo que sucede a tu espalda. Cuando estamos sentados de espaldas a una puerta, perdemos del 10 al 15% de nuestra capacidad de atención. La mejor luz natural para un escritorio es la que proviene del Este, la luz del Oeste (sol de tarde) es perniciosa, pues produce somnolencia. Si no puede evitarse que el escritorio enfrente a una ventana que mira al Oeste, esta ventana debe proveerse de cortinas que mitiguen el resplandor del sol. Si detrás del escritorio hay una ventana, ésta también debe tener cortinas o bien si el espacio lo permite, colocar algunas plantas entre la ventana y el escritorio. Las plantas no deben ser más altas que la cabeza de la persona sentada.                Mantén tu mesa de trabajo ordenada. La mesa de trabajo debería estar razonablemente vacía. Si tu trabajo requiere manejar archivos y papeles constantemente, asegúrate de que la montaña de documentos y papeles no está colocada justo enfrente de ti; tapando tu vista. Eso provocará que tu perspectiva de trabajo se bloquee. Tampoco es buena idea que se acumulen papeles detrás de ti, esto provocará que te sientas abrumado por el trabajo. El lugar para los montones de papeles es a tu izquierda, para estimular el chi del dragón. Retira tu trabajo pendiente del escritorio al final de la jornada y no dejes que se amontonen los papeles. Un cajón lleno de carpetas que requiere demasiado esfuerzo cada vez que se abre, o un estante que está demasiado alto, o la posición de las manos sobre el teclado de la computadora que causa tensión y dolor en las muñecas: este tipo de problemas son el campo de estudio de la ergonometría, que investiga la relación entre las características del equipamiento y las dimensiones humanas. Por ejemplo, un estudio ergonómico completo de un lugar de trabajo requiere de un especialista, pero si prestamos atención a estos detalles y hacemos lo posible por corregirlos y mejorarlos, habremos dado un paso importante hacia la armonía de nuestro espacio. Los colores estridentes o los contrastes fuertes de color no son recomendables, porque exigen mayor esfuerzo al ojo y cansa rápidamente la vista. Una paleta blanco – negro es desaconsejable por el excesivo contraste. Los colores pasteles son los más apropiados. Los colores durazno y terracota son muy recomendables para los trabajos que se basan en la comunicación. Si nuestra tarea depende fundamentalmente de comunicarnos, escuchar, conciliar y negociar, los colores relacionados con el naranja (salmón, durazno etc.) son los más aconsejables. Los tonos de verde ayudan a generar ideas nuevas y audaces. Son ideales para quienes trabajan generando ideas, conquistando mercados nuevos o que están cambiando de rubro en su actividad. El azul ayuda a la introspección y a contactar con las propias emociones. Es apropiado para quienes trabajan solos, individualmente (por ejemplo, un escritor). El amarillo claro aumenta nuestra energía para cuando nos resulta difícil permanecer mucho tiempo trabajando. Ayuda cuando nuestra tarea es monótona y repetitiva la mayor parte del tiempo (ejemplo: llenar planillas o mecanografiar textos). El blanco ayuda a la objetividad y al trabajo intelectual. Genera una atmósfera de orden, limpieza y control del espacio. Es ideal para tareas que requieren concentración y actividad mental (ejemplo: dibujantes, diseñadores, científicos). Las tres combinaciones más exitosas son: a)    Grises con toques de color en azul para un ambiente que favorezca la concentración. b)    Melocotón con toques de color en rojo para un ambiente cálido que favorezca la comunicación. c)    Verde claro con toques de color en verde o amarillo para un ambiente fresco e informal. Pon en práctica estas recomendaciones del Feng Shui y haz de tu lugar de trabajo un lugar armonioso y próspero.Una pecera, una fuente o un elemento decorativo (como un cuadro o similar) será lo adecuado para estimular el éxito y la riqueza.

 

La entrada es una de las zonas más importantes dentro de una oficina, ya que recibe el impacto de las energías y es responsable, en parte, de su buena distribución.

 

Debe estar bien iluminada, limpia, despejada y decorada con colores alegres que inviten a entrar. Si hay recepcionista, esta debe estar ubicada de tal manera que tenga una buena visión de la entrada, pero nunca enfrentada directamente a la puerta.

 

Sería ideal agregar aceite esencial de lavanda o menta al ducto del aire acondicionado o colocar un difusor con diez gotas en tu área de trabajo. La lavanda clarifica la mente y logra una sensación de armonía, mientras que la menta energiza los sentidos y propicia el buen humor.

 

La posición de la mesa debe permitirte ver la puerta de entrada. En muchas oficinas los empleados se ubican de manera que el jefe queda a sus espaldas, de manera que el mismo pueda verlos pero no a la inversa.

 

El control visual del espacio y especialmente del acceso proporciona una sensación de control y jerarquía que ser trasladará inevitablemente a tu trabajo. Si por algún motivo no puedes reubicar tu escritorio o trabajas en un cubículo donde todos se dan la espalda, coloca un espejo, si es octagonal mejor, de forma tal que refleje lo que sucede a tu espalda.

 

Cuando estamos sentados de espaldas a una puerta, perdemos del 10 al 15% de nuestra capacidad de atención. La mejor luz natural para un escritorio es la que proviene del Este, la luz del Oeste (sol de tarde) es perniciosa, pues produce somnolencia.

 

Si no puede evitarse que el escritorio enfrente a una ventana que mira al Oeste, esta ventana debe proveerse de cortinas que mitiguen el resplandor del sol. Si detrás del escritorio hay una ventana, ésta también debe tener cortinas o bien si el espacio lo permite, colocar algunas plantas entre la ventana y el escritorio. Las plantas no deben ser más altas que la cabeza de la persona sentada.

 

Mantén tu mesa de trabajo ordenada. La mesa de trabajo debería estar razonablemente vacía. Si tu trabajo requiere manejar archivos y papeles constantemente, asegúrate de que la montaña de documentos y papeles no está colocada justo enfrente de ti; tapando tu vista.

 

Eso provocará que tu perspectiva de trabajo se bloquee. Tampoco es buena idea que se acumulen papeles detrás de ti, esto provocará que te sientas abrumado por el trabajo. El lugar para los montones de papeles es a tu izquierda, para estimular el chi del dragón. Retira tu trabajo pendiente del escritorio al final de la jornada y no dejes que se amontonen los papeles.

 

Un cajón lleno de carpetas que requiere demasiado esfuerzo cada vez que se abre, o un estante que está demasiado alto, o la posición de las manos sobre el teclado de la computadora que causa tensión y dolor en las muñecas: este tipo de problemas son el campo de estudio de la ergonometría, que investiga la relación entre las características del equipamiento y las dimensiones humanas.

 

Por ejemplo, un estudio ergonómico completo de un lugar de trabajo requiere de un especialista, pero si prestamos atención a estos detalles y hacemos lo posible por corregirlos y mejorarlos, habremos dado un paso importante hacia la armonía de nuestro espacio.

 

Los colores estridentes o los contrastes fuertes de color no son recomendables, porque exigen mayor esfuerzo al ojo y cansa rápidamente la vista.

 

Una paleta blanco – negro es desaconsejable por el excesivo contraste. Los colores pasteles son los más apropiados. Los colores durazno y terracota son muy recomendables para los trabajos que se basan en la comunicación.

 

Si nuestra tarea depende fundamentalmente de comunicarnos, escuchar, conciliar y negociar, los colores relacionados con el naranja (salmón, durazno etc.) son los más aconsejables.

 

Los tonos de verde ayudan a generar ideas nuevas y audaces. Son ideales para quienes trabajan generando ideas, conquistando mercados nuevos o que están cambiando de rubro en su actividad.

 

El azul ayuda a la introspección y a contactar con las propias emociones. Es apropiado para quienes trabajan solos, individualmente (por ejemplo, un escritor).

 

El amarillo claro aumenta nuestra energía para cuando nos resulta difícil permanecer mucho tiempo trabajando. Ayuda cuando nuestra tarea es monótona y repetitiva la mayor parte del tiempo (ejemplo: llenar planillas o mecanografiar textos).

 

El blanco ayuda a la objetividad y al trabajo intelectual. Genera una atmósfera de orden, limpieza y control del espacio. Es ideal para tareas que requieren concentración y actividad mental (ejemplo: dibujantes, diseñadores, científicos).

 

Las tres combinaciones más exitosas son:

 

a)    Grises con toques de color en azul para un ambiente que favorezca la concentración.

 

b)    Melocotón con toques de color en rojo para un ambiente cálido que favorezca la comunicación.

 

c)    Verde claro con toques de color en verde o amarillo para un ambiente fresco e informal.

 

Pon en práctica estas recomendaciones del Feng Shui y haz de tu lugar de trabajo un lugar armonioso y próspero.

 

 

 

 

Consejos Feng Shui para el lugar de trabajo 2ª parte

 

 

 

 

 

Be Sociable, Share!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies