El atrapasueños

Un atrapasueños o cazador de sueños es un adminículo hecho a mano, cuya base es un aro fabricado tradicionalmente con madera de sauce, con una red floja en su interior y decorado con diversos objetos (comúnmente plumas). Según la creencia popular, su función consiste en filtrar los sueños de las personas, dejando pasar sólo los sueños y visiones positivas; los sueños que no recuerdas son los que bajan lentamente por las plumas.
 
Las pesadillas se quedan atrapadas en la cuenta (piedra) y a la mañana siguiente se queman con la luz del día para que no se cumplan. Es un elemento sagrado de los nativos americanos, se dice que es capaz de sostener el destino de los individuos, conservar sus ideas buenas y proteger a su poseedor de cualquier pesadilla.

Los nativos americanos buscan en el misticismo y la magia, la unión entre lo humano y lo impalpable.

A través de las invocaciones a los dioses que habitan en las montaña y a los espíritus que se encuentran en el humo de las hogueras sagradas, como así también a todos los entes invisibles que se encuentran en las praderas. Todos estos, son métodos que están al alcance de los chamanes, los llamados hombres medicina, pero muchos aseguran la existencia de métodos más sencillos, como el atrapasueños, que sirve para llegar al chamanismo y alcanzar cualquier objetivo sobrenatural.
 

En los sueños parece estar la clave de todo, ya los antropólogos han afirmado que los seres humanos primitivos han desarrollado, a través de los sueños, la espiritualidad. Es que estaban convencidos que mediante las visiones oníricas, los dioses y los familiares difuntos tenían la posibilidad de manifestarse.
 

En una tribu americana como los siux, esta creencia tuvo una relevancia muy especial, porque encontraron un intercomunicador llamado por ellos el Bawaadjigan y conocido comúnmente, como el atrapasueños, que les ofrecía la oportunidad de abrir las puertas del más allá.

Los chamanes de estas tribus americanas consideraban que era sumamente importante prestarle atención a los sueños. Al igual que la actual disciplina que estudia y analiza las características simbólicas, proféticas y adivinatorias de los sueños, llamadas oniromancia, los sacerdotes de estas tribus americanas les daban varias categorías a los sueños.
 

Consideraban que todas eran manifestaciones espirituales, pero que las pesadillas eran el producto de los espíritus impuros, que los dioses totémicos eran los que propiciaban las visiones proféticas, y que los mensajes que eran transmitidos por los antepasados, con la finalidad de aconsejar, de advertir sobre algún peligro inminente o sobre algún comportamiento inadecuado, se transmitían a través de los sueños con escenas de la vida cotidiana.

 
Dentro de la creencia más difundida de los indios americanos acerca del atrapasueños, era la de que éste era un objeto mágico que brindaba suerte y protección a todos los que habitaban el hogar. Consideraban que todas las vivencias positivas eran capturadas por las redes del atrapasueños, y que luego estas fluirían en los sueños, portando todo tipo de conocimiento e información.

También el atrapasueños era un escudo que los protegería de los ataques provenientes del más allá.
Cuando este objeto cumplía la función de escudo, el agujero central funcionaba como un aspirador que atrapaba las pesadillas para que aquel que estuviera durmiendo disfrutara de un descanso placentero, además evitaba que las energías se mezclaran con aquellas que eran impuras.

 


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.