El Chi Kung o Qi Gong

El Chi Kung  o Qi Gong El Chi Kung  o Qi Gong es la gimnasia energética para la salud y la longevidad. Forma parte de la Medicina Tradicional China, junto con la Acupuntura, la Moxibustión, la Tui Na (masajes), la Alimentación y la Herbolaria, con más de 3.000 años de antigüedad. Es una disciplina que se ha practicado desde tiempos inmemorables y que ha contribuido a que muchas generaciones de personas en el lejano oriente se conserven llenos de energía y dueños de una armonía integral.

Actualmente existen más de 2,000 tipos de Qi Gong en China. En la República Popular China practican esta disciplina no sólo los civiles, sino también los miembros del ejército, la policía y los deportistas de alto rendimiento.

El Qi Gong se ha inspirado en la práctica de monjes budistas y taoístas desarrollada durante milenios y es una vía real para transformar, la energía vital y encontrar el equilibrio físico y mental. El Chi Kung se practica, generalmente, con objetivos orientados al mantenimiento de la salud, pero también en algunos casos, especialmente en China  se puede prescribir con objetivos terapéuticos específicos.

Según las tradiciones budista y taoísta, de donde procede en gran parte, es un método para alcanzar la iluminación.

 

La práctica de los ejercicios de Chi Kung, representa un importante beneficio para los niños de todas las edades, al educar sus facultades físicas, espirituales y morales.  La principal razón de la popularidad de los ejercicios de Chi Kung es su capacidad para mejorar la salud, ayudando a la relajación. En estos ejercicios, el uso de los músculos, se reduce al mínimo, la atención se centra, en cambio, en la canalización de la energía, a través de tendones y huesos.

 

El carácter Chino Chi significa aire (fluido que anima la respiración) y tiene un significado similar al del Pneuma (griego eπνευμα) de la Grecia antigua o el Prana (Sánscrito प्राण) de los hindúes; Kung significa trabajo o técnica. Chi Kung por tanto se puede traducir como el “trabajo de la respiración” o el arte de hacer circular los hálitos de la forma más adecuada a la finalidad con la que se practica.

 

Existen muchos sistemas diferentes de Chi Kung. El Chi Kung puede practicarse con el cuerpo quieto o en movimiento e involucrar patrones prefijados o no (Chi Kung espontáneo). Varias formas de Chi Kung tradicional, en China, están relacionadas con la salud, las corrientes espirituales de China (taoísmo, budismo y confucianismo) y las artes marciales.

 

El Chi Kung practicado con finalidad higiénica o terapéutica se basa en los principios de la medicina China tradicional. El Chi Kung practicado con fines espirituales está relacionado con los principios de la alquimia y varía en función de la corriente y el centro espiritual del que procede. Muchos estilos de Chi Kung relacionados con las artes marciales de China están vinculados a los centros y corrientes espirituales en las que se desarrollaron.

 

Las aplicaciones del Qi Gong son de básicamente de carácter preventivo. El Qi Gong puede influir en muchos aspectos sobre el cuerpo humano, por ejemplo: eliminando perturbaciones emocionales, mejorando el estado fisiológico y bioquímico del cuerpo.

 

El relajamiento, la quietud y la respiración durante el ejercicio, contribuye al descanso, recuperación y regulación del organismo, también disminuye el consumo de energía y fortalece la resistencia.

 

El Qi Gong regula el sistema nervioso central y el resto de los sistemas orgánicos, facilita un funcionamiento armonioso de los órganos y nos ayuda a desarrollar una fuerza interior que nos capacita para crear resistencia contra las infecciones y las enfermedades en general.

 

Los ejercicios de Chi Kung o Qui Gong, se basan en técnicas de control del Qi, que a partir de la práctica de diferentes posturas y movimientos, se proponen movilizar la energía interna para lograr la armonía, a través de la unión en perfecto equilibrio, del cuerpo y de la mente.

 

Posición inicial para ejercicios de Chi Kung

La posición inicial es fundamental para avanzar en la práctica de otros ejercicios. Debes poder mantenerla durante al menos 5 minutos, aunque lo ideal sería que logres permanecer en ella, 20 minutos.

Realización

Coloca los pies paralelos y separados hasta la anchura de los hombros. Debes distribuir de manera uniforme, el peso del cuerpo en ambos pies, bases del equilibrio y fuentes de energía. Flexiona ligeramente las piernas y separa las rodillas. Bascula la cadera como para bailar la danza del vientre.

Suspende el cuerpo de la parte superior de la cabeza, desde un punto en línea con los extremos de las orejas. Alinea la columna vertebral de forma que parezca una espiga vertical desde el sacro hasta la parte superior de la cabeza, manteniéndola erguida y relajada a la vez, al igual que los hombros y el cuello. Relaja los brazos y sepáralos ligeramente del cuerpo. Separa levemente los dedos y estíralos pero no los tenses; los pulgares deben estar próximos al resto de los dedos. Mira serenamente hacia el horizonte.

Hunde los pies en el suelo, como si los enraizaras en la tierra. La energía ascenderá en espiral por tus piernas y se acumulará en el Tan Tien. Relaja el abdomen. Para superar la sensación de fatiga, que te causará al comienzo el mantenimiento de esta posición, utiliza tu mente y tu voluntad. Superada esta barrera inicial, experimentarás una sensación de energía y calor que recorrerá tu cuerpo. El avance en esta práctica debe ser gradual.

Una vez practicada la posición inicial puede iniciarse la práctica del juego de los cinco animales, La principal finalidad de estos ejercicios es el fortalecimiento de los cinco órganos, cada uno de ellos relacionado con una emoción y una energía natural.

Existen distintas variantes de la serie de ejercicios del juego de los cinco animales, de acuerdo con las diferentes escuelas y familias, que han desarrollado y transmitido este conocimiento a lo largo de los siglos. En todas se busca mediante la práctica de los ejercicios, la integración total entre la mente, el espíritu, el cuerpo, la respiración y el movimiento.

Para lograr la combinación de la mente con la figura, los movimientos han de ser ágiles, espontáneos y flexibles. Además estos movimientos deben estar acompañados por una respiración acorde a los mismos, profunda y rítmica. Cada movimiento se debe realizar con el espíritu del animal correspondiente. Por otra parte, cada animal se relaciona con un órgano en particular y este a su vez, se asocia a una emoción y una energía natural:

El riñón está relacionado con el miedo, la energía del agua y el espíritu del oso

El hígado está relacionado con la ira, la energía de la madera y el espíritu del tigre

El corazón está relacionado con la risa, la energía del fuego y el espíritu del ciervo

El bazo está relacionado con la obsesión y la energía de la tierra y el espíritu del mono

El pulmón está relacionado con la tristeza o melancolía, la energía del metal y el espíritu de la grulla.

El fortalecimiento de los órganos y el control de las emociones a partir de la práctica del Chi Kung permiten disponer de un caudal de Qi puro, que puede ser movilizado a través de los meridianos principales a diferentes partes del cuerpo.

 

 

El Chi Kung  o Qi Gong

 

 


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.