El ego: mitos y verdades

El ego es mucho más que un defecto, el ego es mucho más que orgullo. Es el principal responsable que hace que olvides quién eres en realidad, pero a la vez es una herramienta para que llegues al recuerdo, es algo paradójico pero es lo que es. Cuando las personas están desconectadas el ego remplaza a Dios, y cuando están conectadas el ego es un instrumento consciente.

Te diré lo que es el ego: Tu nombre, tu nacionalidad, tu casa, tu cuenta bancaria, tu automóvil, tu familia, tu edad, etc. El ego es TU, es la ilusión de la individualidad, eso es ego; creer que no estamos conectados, creer que somos seres independientes. Tiene que ver con el orgullo pero como puedes evidenciar, va más allá. El ego es tu sello al nacer.

El ego es adorado por muchos, y eso es obsesión, y no hay nada peor que eso. Para salir de esa carrera tienes que eliminar la obsesión, tienes que desear pero no obsesionarte con el deseo, porque muchas veces las personas se enamoran tanto de lo obsesionado que se pierden en el camino.

El ego es la sociedad, es lo que el psicólogo no quiere que pierdas; cuando una persona está en búsqueda de la verdad, es lógico que muchas veces líe con cosas como la no aceptación de una comunidad, la crítica por parte de la familia, etc. Eso pasa porque estás dejando de ser parte del triángulo de competencia, estás dejando de ser un sonámbulo que piensa que es desconectado, estás dejando de ser víctima.

Todo esto no tiene que ser tomado con desesperación ya que es natural, al fin de cuentas tú alrededor tomará forma de acuerdo a lo que ahora eres y piensas, incluso la misma familia puede cambiar para que se adapte a tu nueva forma de pensar que por la misma experiencia sabrás que es la verdad última.

Hay personas que cuando viven la verdad son catalogadas por la sociedad como locos o inadaptados, en cierta forma lo de inadaptados tiene algo de cierto ya que un ser iluminado no podría jugar con fuego cuando sabe que quema, eso es lógico como también lo es la reacción de la sociedad. A la sociedad nunca le gustó que alguien venga y diga que tiene muchas cosas que cambiar y mejorar, el ego colectivo puede incluso hacer la guerra por ello. Por el ego hay guerras, por el ego hay pobreza, porque ego es vivir con egoísmo, ego es vivir con mentiras, porque ego en realidad es no vivir.

Ego es lo que remplaza Dios porque es pensar que eres alguien separado, en cambio Dios es vivir en la verdad, es cuando sabes y experimentas que todos somos uno. En verdad todos estamos unidos, y cuando experimentas esta unión, así físicamente te encuentres lejos de nadie, sabes que en realidad nunca estás en soledad. Cuando las personas se quejan porque sienten la supuesta soledad es porque todavía no se conocen realmente.

Las personas tienen que liberarse del ego, tienen que bajarlo de las nubes a los pies, tienen que dominarlo y usarlo como si se tratase de un juguete más. El mejor procedimiento para poder hacerlo es fijándose en el comportamiento, pensamientos, formas de proceder en la sociedad. Cuando estés en una discusión, que es algo muy frecuente en personas que tienen al ego como Dios, saca tu conciencia de tu cuerpo e imagina que lo que te está pasando es una película que aprecias con mucha atención, entonces podrás evidenciar como el ego hace de las suyas utilizándote para justificar y fortalecer su existencia, es un in-fraganti.

Gracias a este procedimiento empezarás a no ser víctima de las circunstancias siendo Dios creador de éstas. Ahora mismo puedes experimentar cómo el ego es incluso parte de tu inconsciente, es simple; solo respóndete ¿Quién soy?, ¿De dónde soy?, ¿Qué tengo? ¿Ya respondiste?, hazlo ahora antes de seguir si es que no lo hiciste aún. Bien, ahora compara tus respuestas con las que las personas generalmente dirían: Soy Julio Pérez, Jason Watson, soy de
Argentina, de Canadá, tengo una casa en Hawái, un cadillac y cosas por el estilo; siempre están identificándose con algo o alguien, están separados, son víctimas de las circunstancias. En cambio alguien que vive en la verdad diría: Soy tú, soy nadie, soy yo, soy todo, soy de ningún lugar, soy de todas partes, tengo todo, no tengo nada y cosas así; ¿ves la diferencia?

El ego nos hace egoístas, cuando deberíamos estar en constante compartir; el dinero que recibes has que circule, no te lo agarres, lo mismo con otras cosas. Cuando por ejemplo te apegas al dinero y no quieres compartirlo te quedas con él y te haces dependiente, entonces solo demuestras limitación, porque cuando compartes tus riquezas estás consciente de que la fuente es ilimitada, es obvio, porque uno mismo lo crea. Si piensas que guardando el dinero para nunca hacerlo circular es lo correcto, estás pensando en limitación y así la vida te corresponderá. Las fuentes son ilimitadas, no hay de qué preocuparse, el dinero no es Dios, es solo un medio más de los millones que existen, ¡no te aferres a tal cosa!

Paso esencial es abandonar la crítica, especialmente la dañina, porque la crítica depende mucho de las percepciones personales, además que cuando podemos identificar algún defecto en los demás es porque lo conocemos, en cierto grado también es un defecto nuestro. La crítica solo conlleva a pleitos porque surge de criterios personales, prejuicios personales; absolutamente ninguna persona, más aún cuando no vive en la unidad, conoce las circunstancias de las demás.

La crítica es realmente dañina, no para el sujeto criticado, sino para la persona que está criticando. Con la crítica se atrae más de lo mismo de lo que se está criticando, no sirve.

Sería bonito que en vez de criticar con intención de hacer daño o presumir, se lo haga con el objeto de reír y pasarla bien.

La verdad es el infinito que experimentamos, no es el resultado de una solución del intelecto, la verdad es lo que no muere, lo que trasciende, la verdad es Dios. Todo lo que resulta del intelecto no es transcendental, es creación del hombre, es resultado de prejuicios, es resultado del ego; en ese estado no existe la comprensión, porque no se puede comprender lo falso, cuando se consienten las soluciones del ego, hay una aceptación y adaptación, no comprensión. Las personas que no recuerdan quiénes son en realidad, viven lo que viven porque aceptaron y se adaptaron a formas de vida, lo hacen siendo víctimas porque no se conocen, otra cosa sería siendo actores.

Be Sociable, Share!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies