El fin de una relación

Cómo afrontarCómo afrontarlo

Para poder superar una desilusión hay que ser pacientes, buscar nuevos círculos sociales y no aislarse. Seguir una rutina de ejercicios, leer buenos libros, llevar una dieta saludable y tratar de no estar solo por muchas horas es un buen consejo para sentirse cada día mejor.

 

Estas son las claves para superar con éxito una ruptura amorosa.

 

Debes exteriorizar todos tus sentimientos. Es un hecho, las lágrimas limpian las heridas, así que si tienes ganas de llorar, hazlo. Este es un proceso que forzosamente tienes que cruzar durante el duelo.

 

Asimismo, procura compartir tus sentimientos con tus seres queridos, diles lo que sientes y habla sobre el tema para desahogarte y entrar en un proceso de sanación.

 

Procura no estar sola. Salir con tus amigos puede ser una excelente opción en estos tiempos de depresión, pues no sólo te distraerás, sino que también podrás escuchar sus consejos y sentir su apoyo.

 

Sin embargo, también te aconsejamos que te abras a nuevas amistades, ellas no sabrán nada sobre tu dramática historia de amor y no te quedará de otra más que disfrutar del momento.

 

Es muy fácil recurrir al alcohol u otras drogas (entre las que podemos incluir a los tranquilizantes) para aliviar el dolor de la ruptura.

 

Momentáneamente nos pueden hacer sentir bien, pero la mayor parte de ellas son depresógenas y lo único que conseguiremos será potenciar todos nuestros sentimientos negativos.

 

Si a ello añadimos la posibilidad de hacernos dependientes de una sustancia, con todos los riesgos físicos y psicológicos que eso acarrea, debemos desaconsejar vivamente el consumo de tóxicos.

 

Para superar la ruptura amorosa no hay nada mejor que mantener una actitud positiva pensando que todo en esta vida ocurre con un propósito.

 

La persona no debe angustiarse pensando que dejó pasar el amor de su vida. Todo lo contrario debe abrir las puertas de su corazón para nuevas oportunidades.

 

Otro buen consejo es cerrar los ojos y visualizarse feliz. Esta visualización debe venir a la mente durante varias semanas. Visualizarse con la pareja que algún día llegará a las puertas del corazón para quedarse por siempre.

 

Evita pensamientos destructivos: Pensar qué estará haciendo él o con quién estará sólo te autodestruirá.  El pasado no puedes cambiarlo así que no te atormentes con lo que podrías haber hecho o si pudieras volver atrás, porque no puedes.

 

Pensamientos como, si yo no hubiera trabajado tanto, si me hubiera dado cuenta de que no era feliz, si me hubiera arreglado más, si hubiera…, si hubiera…, si hubiera…, no puedes cambiarlo así que no sirve de nada que sigas castigándote, las relaciones terminan por mutuo acuerdo o por decisión de uno de ellos y si este es tu caso lo que tienes que hacer es mirar al futuro, creer que eres una chica estupenda, quedarte con lo más bonito de la relación y pensar en que si esto ha ocurrido es que este chico no era para ti y que el amor de tu vida sigue buscándote y tienes que encontrarlo.

 

No vuelvas a caer: puede ser completamente tentador, en esas noches solitarias o después de un mal día, buscar a tu ex o aceptarle una invitación para “recordar viejos tiempos”.

 

Entre más te aferres a tu pasado, más difícil será avanzar y superarlo. No caigas ante la breve satisfacción de una noche agradable o una charla reconfortante, no te arriesgues a echar a perder todo el avance que tenías en las manos, porque tu relación ya terminó y sólo saldrás mucho más herido(a) que antes.

 

Vive el duelo: Es mentira que un clavo saca a otro clavo. No es recomendable embarcarse en otra relación seria si aún se piensa en la anterior; además no sería justo para la nueva pareja ni para la persona misma.

 

Lo que se puede hacer es vivir el momento con moderación, conocer otras personas, pero con frialdad, hasta que el duelo haya sido superado. Si se sigue esto y después se tiene otra relación, aquella nueva relación empezará con pie derecho, sin remoción del pasado, sin sentimientos ocultos y sobre todo con la posibilidad de ser feliz.

 

Es un refrán muy conocido “No hay mal que por bien no venga”, lo que quiere decir es que sin esa atadura, que es la ex pareja se podrá hacer las cosas que antes no se podía hacer, como ir a la discoteca, usar las prendas que uno desee, disfrutar de la soledad, salir con los amigos/as que no le agradaban a la ex pareja, ir a sitios, comer o hacer las cosas que cuando se tenía pareja no se podían hacer.

 

No busques desesperadamente un sustituto: Disfruta de tu libertad. Olvídate eso de “a rey muerto, rey puesto”. Buscar desesperadamente a alguien que sustituya a tu ex es un gran error.

 

Piensa que en este momento eres muy vulnerable y desquitarse cada día con uno acabará haciéndote más daño. Puede ser una buena etapa para conocer gente nueva, interesante, con la que no tengas que adquirir ningún tipo de compromiso.

 

Aunque si conoces a alguien que te ilusione, no tengas miedo y lánzate, no todas las relaciones tienen por qué salir mal.

 

¿No logras superarlo? Si ya intentaste de todo y no logras quitarte los sentimientos negativos y ha quedado mucho resentimiento o, simplemente, no puedes olvidar a tu ex y sigues anhelando sus abrazos…

 

si no puedes superar el golpe por tu cuenta, si tu estado anímico sigue como una montaña rusa y no sabes qué hacer, busca ayuda profesional: un psicólogo o terapeuta, para que te ayude a ver las cosas de otra forma.

 

Recuerda que charlar con una persona neutral y que, además, te dará consejos para que te reanimes, es lo más inteligente que puedes hacer por ti.

 

 

 

El fin de una relación

 

 

Be Sociable, Share!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies