El Reiki

El Reiki es una práctica natural utilizada como medicina complementaria y alternativa que trata de lograr la sanación o equilibrio del paciente a través de la imposición de las manos del practicante, canalizando la energía vital universal. El reiki no puede reemplazar al tratamiento médico, aunque sí se puede utilizar de forma complementaria.

Los efectos en sanación generalmente producen una armonización completa y multidimensional en las distintas esferas del ser humano, transformándolo y desarrollándolo interiormente. Se puede afirmar que el Reiki actúa a todos los niveles y en todas las enfermedades.

Molestias corporales, trastornos, disfunciones metabólicas, lesiones orgánicas profundas, dolores agudos y crónicos, enfermedades degenerativas, bloqueos energéticos, tensiones musculares y nerviosas, estados emocionales, depresión y falta de vitalidad, insomnio, estrés en sus varias manifestaciones, incluso enfermedades graves.

Prácticamente todo el ámbito de la patología humana responde positivamente a la sanación por Reiki. Alergias e intolerancias, asma y otras manifestaciones psicosomáticas se pueden aliviar y curar por su acción armonizadora sobre el sistema inmunológico. Disfunciones endocrinas, como la diabetes, se regularizan progresivamente permitiendo así una disminución de las terapias hormonales.

Las heridas se cicatrizan más rápidamente, las quemaduras graves y extendidas se pueden curar sin infecciones y sin dejar cicatrices antiestéticas. Los pacientes cancerosos tratados con quimio y radioterapia notan alivio, experimentando una estimulación de la vitalidad.

Además con el Reiki se equilibran los centros y circuitos energéticos y las funciones metabólicas del cuerpo, se liberan las emociones reprimidas, armonizándose en el proceso la esfera psicoafectiva de la persona, aumenta el nivel energético, proporcionando vitalidad física y anímica, revitalización orgánica y rejuvenecimiento de todo el organismo.

Se produce un estado de profunda relajación, de calma mental y serenidad de espíritu. Se desarrolla y se expande la conciencia a través de un estado íntimo y progresivo de autoconocimiento. En los embarazos la terapia de Reiki armoniza tanto a la madre como al feto, haciendo de este un periodo sin contratiempos. No existen contraindicaciones ni efectos secundarios negativos.

No es posible una sobredosis porque el proceso se autorregula y se limita a la capacidad receptiva de absorción del paciente. También proporciona una valiosa ayuda en el campo del equilibrio emocional, restableciendo la armonía en situaciones traumáticas y conflictivas, como son las relaciones familiares y profesionales.

Be Sociable, Share!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies