El Tarot de Marsella

En 1590, el italiano Garzoni, escribe una minuciosa descripción del Tarot que responde enteramente al conocido Tarot de Marsella.
Antes de 1750, la mayoría de las barajas del Tarot conocidas, si no todas, portaban marcas italianas. Esto al parecer sugiere un origen italiano, al menos en Europa. Los nombres franceses con marcas italianas vinieron después. Sin embargo, debieron de existir docenas en Marsella mucho antes de 1700. Si se busca en los libros más antiguos se encuentra que los juegos de cartas son mencionados ya en 1337 en los estatutos de la “Abadía de San Victor de Marsella”. Los “maestros carteros” de Marsella existían mucho antes de la autorización del rey en 1631. Los tarots más antiguos de Marsella han desaparecido a causa de la enojosa costumbre de la época de reciclar las cartas para convertirlas en tarjetas de presentación.

Las dos escuelas (italiana y francesa) no tienen nada que ver. La escuela italiana no transmite más que un mensaje simplificado al extremo, mientras que la escuela de Marsella incorpora todas las ciencias ocultas de Occidente y veces incluso de Oriente. Esto no prueba en absoluto que no hayan existido en Italia Tarots mucho más complejos que los que han llegado hasta nosotros. Esto lleva a pensar que debió existir una tradición muy anterior a los escuelas en la cual ellas se habrían inspirado.

El sabio cabalista Gaffarel, uno de los magos de corte del cardenal Richelieu (1582-1642), habría probado que “los antiguos sacerdotes de Israel, leían las respuestas de la Providencia en los oráculos del Tarot, al que llamaban Théraph “. Cuando la destrucción del segundo Templo de Jerusalem, en el año 70 d.c., el recuerdo de los théraphims originales acompañó al pueblo de Israel en su destierro, y su simbolismo, ya que no sus formas, se transmitió por tradición oral durante siglos. Los cabalistas españoles podrían haber reconstruido las tabletas, en un momento que podría ubicarse alrededor del siglo XIII.

Es evidente que el simbolismo de los arcanos se relaciona con grafismos primitivos y recurrentes, y es gracias al genio colectivo de los imagineros medievales quienes dotaron de la bella forma que conocemos a un conjunto simbólico disperso, al que los siglos, el conocimiento iniciático de las corporaciones, la casualidad y el trabajo de reconstrucción de los eruditos de los últimos doscientos años, acabó por convertir en lo que conocemos hoy.

Puede sorprender a algunos que han oído decir que el Tarot es un antiguo libro Egipcio. Se les puede decir que el asunto del origen egipcio del Tarot ha sido cuidadosamente criticado por Arthur E. Waite en su libro “Clave pictórica del Tarot”. Él señala que tal noción tiene raíces en afirmaciones hechas por Court de Gèbelín (1725-1784), un lingüista, clérigo, ocultista y masón originario del Languedoc (Francia), quien escribió acerca de asuntos Egipcios en 1782, cuando no existía la ciencia de la Egiptología.

Este autor creía que el lugar del nacimiento de las cartas había sido el antiguo Egipto, donde eran utilizadas como herramientas de Iniciación en el sacerdocio. El redescubrimiento de Gèbelin tuvo lugar precisamente cuando la gente se interesaba por la doctrina de los Rosacruces, la Masonería, la Qabalah y la Astrología. La “baraja de Marsella”, reproducida por primera vez en 1761 por Nicolás Conver, es hoy utilizada a menudo como la fuente más pura, pues sus dibujos y diseños han experimentado menos adulteraciones y modificaciones en el curso del tiempo, está tomada de las cartas reproducidas en el libro de Gèbelin, Le Monde Primitif (“El Mundo Primitivo”). Gèbelin estaba convencido de que los símbolos del Tarot se difundieron por toda Europa a partir de las tribus nómadas de los cíngaros o gitanos.

Be Sociable, Share!

Tagged with:
Posted in:
Articles by
Published:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies