El tercer ojo, su ubicación y relación con la salud

Los chakras son como esferas giratorias de gran energía, cuya luminosidad disminuye cuando hay algún problema de salud o cuando las personas sufren situaciones de mucho estrés. Es así  que, el cuidado del cuerpo es importante para preservar el cuerpo físico y activándolo podrá mantener la salud.
 
Hay siete chakras principales, estos se disponen en línea desde la base de la columna hasta la parte alta de la cabeza y son los siguientes: chakra de la raíz, sexual, del plexo solar, del corazón, de la garganta, del tercer ojo y de la coronilla. En esta nota, centraremos nuestra atención en del el tercer ojo.
 
Ubicación y características
 
Todos los chakras están identificados con un sitio en el cuerpo, con una función, un color, un elemento o un reino.
 
El tercer ojo esta ubicado en el centro de la frente y su energía esta relacionada con la intuición, el crecimiento interior y el desarrollo espiritual. Su color es el añil o índigo, de la gama de los azules y, precisamente, el color índigo está relacionado con el color del aura de quienes nacieron con el sexto sentido desarrollado.
 
El tercer ojo pertenece al reino angélico, más precisamente al de los arcángeles. Activándolo, lograra desarrollarse espiritualmente y convertirse en una persona intuitiva.
 
Esto puede serle de ayuda, dado que, muy a menudo, nos encontramos con problemas de compleja solución que no sabemos como encarar o que poseen múltiples resoluciones. Desarrollar la intuición nos facilitara la tarea.
 
Cómo activar el tercer ojo
 
El tercer ojo se activa a través, de la meditación y, para hacerlo hay que disponer de tiempo y tranquilidad. Lo ideal es meditar al amanecer y al atardecer.
 
Elementos de preparación: prepare un lugar tranquilo de la casa, arme una mesita con un mantel blanco y coloque sobre ella una piedra (si es transparente mejor), y un vaso con agua para equilibrar la energía del ambiente y armonizar su cuerpo sutil.
 
También, necesitará un incensario y un incienso para meditar.
 
Prepare además una túnica que lo protegerá de las influencias externas, tendrá que ser amplia, en lo posible, con mangas anchas y una capucha para cubrir la cabeza. Recuerde guardarla en una caja para que no la toquen otras personas.
 
Paso a paso, cómo proceder
 
· Una vez listo el lugar, siéntese en una posición cómoda y permanezca en silencio por varios minutos. Tómelo como una rutina de todos los días para conseguir aquietar la mante y el espíritu.
 
· Después de una semana o dos, puede concentrar su atención en la piedra: tómela con las 2 manos y deslice los dedos suavemente sobre ella sintiendo como la energía de la piedra pasa a través  de la yema de sus dedos. Esto también deberá repetirlo varios días, la práctica hace a la perfección en la meditación.
 
· El tercer requisito de esta preparación es la posición física que tendrá que adoptar: debe cerrar los ojos por unos minutos cada día y meditar sobre temas centrales para su crecimiento espiritual. Puede hacerlo en posición de yoga, sentado cómodo o acostado.
 
tercer ojo

Be Sociable, Share!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies