Fitoterapia: Algunas plantas medicinales

En el siglo XIX, los avanzas de las Ciencias gracias a investigadores como Darwin y Mendel permiten estudiar las plantas desde una óptica más profunda. Se extraen los principios activos de las plantas, se aíslan, se identifican y se investiga qué efecto ocasionan. En el siglo XX  la industria química y farmacéutica sintetiza en el laboratorio muchas de las sustancias extraídas de los vegetales y elabora medicamentos que sustituyen a los tradicionales tratamientos con hierbas.

Algunas plantas medicinales y sus principales efectos:

La digital (Digitalis purpurea), muy venenosa, cada una de sus flores se parece a un dedo de guante, de ella se extrae la digitalina, que se emplea en el tratamiento de ciertas enfermedades del corazón.

El estrofanto (Strophantus hispidus), originario de la India, sus hojas tienen propiedades análogas a la digital.

La cicuta (Coniun maculatum), de ella se extrae la escopolamina y la hiosciamina, muy venenosa, sus flores blancas proporcionaban a los atenienses el veneno que daban de beber a los condenados a muerte.

El beleño (Hyoscianus albus), de propiedades análogas a la cicuta, sus hojas exhalan un olor nauseabundo.

El licopodio (Lycopodium clavatum), sus hojas tienen un polvillo amarillento, llamado polvo vegetal, utilizado antaño como cicatrizante, también se lo utiliza para recubrir las píldoras, y así impedir que se adhieran entre si

El helecho macho (Ficix mas), se emplea en el tratamiento de la tenia.

La ipecacuana (Cephaelis ipecacuanha), empleada contra la disentería amebiana; por sus efectos demasiado violentos no es muy usada.

La valeriana (Valeriana officinalis), su raíz calma los espasmos y desórdenes nerviosos (antiespamódica).

La quinina (Cinchona officinalis), tiene propiedades antifebriles y es el medicamento por excelencia contra el paludismo.

El boldo (Peumus boldus), alivia las afecciones hepáticas y favorece la secreción biliar.

La alcachofa (Cynara scolimus), de propiedades análogas al boldo.

La dulcamara (Solanum dulcamara), planta muy venenosa; el extracto de dulcamara, tiene una acción antirreumática.

La amapola (Papaver sommniferum), contiene una droga somnífera que puede ser peligrosa: el opio.

El diente de león  activa la función desintoxicadora del hígado.

El rábano es un buen descongestionante, desintoxica el hígado y regenera sus células.

El alcanfor (Cinnamonum camphora), planta india, es empleada como tónico para el corazón.

El belcho (Ephedra sinica), planta originaria de la China, produce la efedrina, especialmente empleada contra el asma.

La belladona (Atropa belladonna), contiene la atropina, muy tóxica, se la utiliza mucho en medicina.

La casia (Cassia fistula), originaria de África, su fruto tiene acción laxante.

El riinco (Ricinus communis), proporciona el aceite de ricino.

Del acónico, se extrae la aconitina, un veneno muy activo. A veces se lo confunde con el apio, por lo cual se han producido envenenamientos.

El eléboro se utilizaba en tiempos de Hipócrates, para las afecciones mentales.

El puerro, rico en manganeso, ayuda a aumentar el deseo sexual.

 El Agracejo es un buen tónico digestivo.

 El ajenjo se utiliza como descongestionante y estimulante de las funciones hepáticas.

El perejil, aumenta la producción de estrógeno, lo que lo hace útil en la menopausia.

La nuez moscada, considerada un potente afrodisíaco.

El ginseng panax, aumenta la capacidad productora de esperma y la libido femenina.

La zarzaparrilla, afrodisíaco eficaz para las personas obesas.

La canela, considerada uno de los mejores afrodisíacos, estimula el deseo sexual y aumenta la libido.

 

Be Sociable, Share!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies