La amatista

Desde la Antigüedad la amatista es una de las piedras más importantes y conocidas y resulta uno de los cristales más importantes del planeta. Es un mineral de origen magmático e hidrotermal. Su color morado característico es debido a la solución rica en óxido de hierro que la forma y persiste a temperaturas inferiores a los 300ºC. En la naturaleza es común encontrarlas, principalmente, en forma de geodas, a veces gigantescas, aunque también se pueden encontrar en forma de drusas, es decir, recubriendo la superficie de alguna piedra, o en filones acompañando a otros minerales.

Su nombre, Amatista, proviene del griego amethystos, cuyo significado literal es ‘no borracho’, ya que este mineral se considera un potente antídoto contra la embriaguez. Según la mitología griega, el Dios del vino y el desenfreno, Dionisio pretendía a Amethystos. No obstante, ésta deseaba ante todo ser casta y, al oír sus súplicas, la diosa Artemisa la transformó en una roca blanca. Dionisio humillado vertió vino sobre la roca a modo de disculpa, tiñéndola del característico color púrpura de la Amatista. Pertenece a la familia del Cuarzo, por lo qué en ella se concentran todas las cualidades del Cuarzo la estabilidad, equilibrio emocional, potencia todos los órganos internos. Los romanos la conocían como protectora para los excesos con el vino, en sus famosas bacanales. Está muy recomendada para la jaqueca.

La amatista en general tiene color VIOLETA, aunque puede variar, dependiendo de los diferentes áreas del planeta donde se encuentren. Su transparencia y color uniforme, son las características más valoradas como gema. La dureza de la amatista en la escala de Mohs es 7, de la familia del Cuarzo, su dureza es considerada alta. Su estructura física son de cristales Trigonales, en general prismas de seis caras.

También conocida como cuarzo morado, la amatista es una hermosa piedra cuyo color puede variar desde el lavanda hasta el violeta rojizo. En gemoterapia son muy apreciadas sus propiedades espirituales.

Se puede encontrar con facilidad en Brasil y Canadá, países en los que despliega toda la intensidad y la magia de su color. En el marco de la gemoterapia, es reconocida como una de las piedras más eficaces para la meditación y de contenido sumamente espiritual, siendo habitual su combinación con el cuarzo rosa. Dada su aparente propiedad para facilitar el autocontrol y para refrenar las pasiones, la piedra amatista era utilizada en el Medievo para confeccionar rosarios. Entre sus características principales, vale destacar que según los especialistas propicia la espiritualidad y genera sentimientos orientados hacia el amor puro y absoluto.

Siguiendo estos preceptos, el violeta que domina a la amatista sería un color ideal para la meditación y la introspección, recomendándose en consecuencia su utilización en consultorios médicos, academias, institutos, dormitorios y otras zonas destinadas a la lectura, el estudio, el trabajo intelectual en general y el descanso. A su vez, calmaría los miedos y las grandes turbulencias emocionales, aconsejándose también su uso contra el insomnio, por ejemplo colocándola bajo la almohada o debajo de la cama. Teniendo en cuenta su alto potencial energético, los expertos también creen positivo tener una amatista en algún rincón especial de nuestra casa. En el campo de la salud, la amatista es utilizada en tratamientos para fortalecer el sistema endocrino, ya que estimularía la producción de hormonas. Además, se la aplica para mejorar el sistema inmunológico, dado que favorecería las condiciones de defensa y limpieza del organismo.

Por otra parte, también se la usa para aliviar los dolores reumáticos, incorporándola diez minutos al día sobre la zona afectada. Para potenciar el tratamiento, la persona debe estar acostada y relajada.

La tradición asegura que esta piedra atrae la suerte, convoca el amor, favorece la videncia, aleja los miedos e incrementa la actividad intelectual, por lo que se recomienda llevar siempre encima una amatista, así como colocar una de estas gemas bajo la almohada para ahuyentar pesadillas y disfrutar de sueños apacibles e incluso proféticos.

Las vibraciones de la amatista calman los estados irascibles, favorecen la paz del espíritu, aumentan el coraje y agudizan la intuición. Asimismo se la considera un amparo inmejorable para los viajeros porque los protege de posibles robos y aleja los daños o peligros de todo tipo. También se utiliza para mejorar la memoria, aliviar dolores de cabeza y, en especial, se le confiere el poder de ayudar a abandonar los malos hábitos o las adicciones.

Son sobradamente conocidas las geodas de amatista, de una belleza particular y regeneradora de energías. La amatista purifica y limpia el cuerpo y la mente. Favorece la comprensión y la persuasión. Consuela en el dolor y proporciona alivio en los momentos de angustia. Tiene vibraciones sedantes, equilibra el cuerpo cuando hay alteraciones de sueño, potencia las glándulas endocrinas y el sistema nervioso. Esta indicado para el tratamiento de la artritis. Aporta paz y equilibrio, estimula la inteligencia.

Simboliza el equilibrio y la pureza, la serenidad y la modestia. Indicada para los estados depresivos. Puede influir en los ambientes de discordia y hacerlos agradables y sinceros. También está indicada para el tratamiento del asma y de los trastornos cardiacos. Abre y fortalece los chakras de la cabeza, basal y del bazo

Afinidad con los signos de Aries, Cancer, Leo, Virgo, Capricornio, Acuario, Piscis y Libra.

Son recomendadas para decorar, las piezas grandes deben colocarse principalmente en rincones o entradas de lugares.

Las Bolas, Pirámides, Puntas, son piezas para colocarlas en las mesas de noche o para hacer ejercicios de meditación.

Los masajeadores (puntas talladas con un extremo redondeado) sirven para los masajes en general o llevarla consigo.

Las pulseras y collares hechos de amatista imprimen a la persona que lo lleva, estabilidad y seguridad en sí mismo.

La valoración de las gemas suelen ser siempre subjetivas. Su belleza estética puede encontrarse en un espécimen que puede no estar muy valorado en el mercado, pero obtiene una gran aceptación entre el público no especializado. Un bello cabuchón sacado de una amatista en bloque con listas blancas es una pieza muy valorada para anillos o colgantes, pero la gema que se saca del interior de un cristal de Amatista a través de pequeños martillazos dados por manos expertas, consiguen arrancar diferentes tonalidades, que adquieren los mejores precios en el mercado.

Vínculos y asociaciones

CHAKRA DEL TERCER OJO

Situado en el centro de la frente, su influencia se extiende a los ojos ya las glándulas pineal y pituitaria. En el orden psíquico, rige la comprensión, la percepción, el conocimiento y el orden mental. Una amatista situada a la altura de este chakra ayuda a tener una visión objetiva de las situaciones y restituye la armonía psíquica.

TAROT: LA SACERDOTISA

La amatista ayuda a comprender dónde se halla la verdad, por eso se la relaciona con este arcano que representa el esfuerzo de penetración en el origen de los conflictos, al tiempo que augura la paz del espíritu en situaciones que causan desasosiego.
Relaciones astrológicas

A Piscis, su regente Neptuno le confiere el don del misticismo y la piedad, lo que en ocasiones lo lleva a mantener una actitud excesivamente pasiva, que le impide luchar en las situaciones conflictivas.
La amatista, al reforzar el sentido de realidad de los piscis, los impulsa a enfrentarse a las circunstancias difíciles. Entre estos nativos se encuentran también personas identificadas como de tipo jupiteriano; éstas tienden a la sensualidad desmedida, ante la que suelen claudicar. Para ellos, esta gema es un noble aliado porque pacifica su espíritu y atenúa o controla sus pasiones.

Aplicaciones terapéuticas

A veces podemos sentir temor ante determinados problemas personales o profesionales.

Este ejercicio contribuirá a elevar la energía positiva que precisamos para poder enfrentarnos con buen ánimo a estas situaciones y nos ayudará a superarlas con éxito.

Realizaremos este ejercicio recostados sobre una superficie cómoda, situada en un ambiente tranquilo y tenuemente iluminado.
Primero, colocaremos una amatista en el centro de la frente, sobre el chakra del tercer ojo, y otra de estas gemas en el chakra del plexo solar. A continuación, realizaremos ejercicios rítmicos de respiración hasta que consigamos estar totalmente relajados. Una vez logrado dicho estado, repetiremos mentalmente, al inspirar y al espirar el aire, una frase previamente escogida y relacionada con el conflicto que nos está provocando temor o generando ansiedad.

Cuando nuestra mente se encuentre serena, libre de pensamientos negativos, visualizaremos una escena en la que aparezcamos actuando con firmeza y de manera positiva ante el problema en cuestión o las personas que lo provocan.

Deberemos repetir el ejercicio como mínimo dos veces a la semana hasta que logremos solucionar nuestro problema.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.