La Auriculoterapia

La medicina tradicional china, concibe al cuerpo humano, como un conjunto de sistemas y órganos interconectados por canales o meridianos, a través de los cuales circula la energía vital. Cuando el paso de esta energía se bloquea sobreviene la enfermedad. Para aliviarla la medicina china ideó una serie de técnicas que abrían los canales y dejaban fluir la energía a través del cuerpo. En la oreja se refleja una imagen parecida a la de un feto “in utero”. El feto está orientado cabeza abajo, a nivel de su lóbulo. Esta forma funciona en la teoría de la Medicina china como el “espejo” de todo el cuerpo.
La auriculoterapia es un método de tratamiento también conocida como auriculopuntura, variante de la acupuntura, que consiste en la estimulación de los puntos acupunturales que se localizan en el pabellón auricular. Esta técnica trabaja estimulando las zonas reflejas que existen en las orejas, mediante masajes y aplicando pequeñas semillas o imanes, que se adhieren mediante un pequeño parche autoadhesivo e hipoalergénico. Estos masajes pueden ser realizados por medio de una emisión láser, o algún elemento contundente que presione el punto reflejo.

También se puede estimular los puntos reflejos por medio del calor, corriente eléctrica, entre otras posibilidades
El abanico de tratamientos que permite es bastante amplio y la operación muy sencilla.
Sobre sus resultados, se han destacado la aplicación para el control del exceso de apetito y la reducción del síndrome de adicción al tabaco, además de su utilización como anestesia en operaciones quirúrgicas.
Esta terapia permite curar muchas afecciones como jaquecas, lumbago ciática, todas las dolencias artríticas, depresión, melancolía y tristeza profunda, falta de apetito, insomnio, problemas hepáticos y digestivos, impotencia entre otros de forma eficaz con sólo estimular ciertos puntos de la oreja.
La terapia de la oreja o auriculoterapia es muy sencilla de manejar, con resultados rapidísimos. No necesita un lugar especial para su tratamiento, es muy útil en los primeros auxilios así como en las enfermedades crónicas orgánicas y psicosomáticas.
Los efectos que provoca un órgano o área afectada o enferma, se manifestarán por síntomas, enviándolos normalmente a las zonas en que trataremos el problema (en este caso la oreja) por medio de la aplicación de agujas con un mensaje de curación hacia el órgano o área afectada. Pero, no solamente será un mensaje físico, por el movimiento o presión que realicemos sobre la parte tratada de la oreja, sino que debemos considerar a esa zona un medio por el cual expresamos nuestro deseo e intención de curar. Este deseo o intención de curar es una parte primordial de la Auriculoterapia.
La estimulación o micromasaje auricular se realiza de tres modos diferentes: haciendo presión con el dedo completo, con la yema o con la punta de la uña. También se pueden usar cerillas y pequeños balines para presionar. Sin embargo, en cada caso, la presión que se ejerce sobre la región a ser tratada debe aumentar progresivamente.
Las áreas en la oreja utilizadas en esta terapia son las más sensibles para recibir las impresiones sensoriales como el calor, la luz, el sonido, las sensaciones electromagnéticas y la presión y sus estímulos producen reacciones en ciertos órganos.
La auriculoterapia ha experimentado cambios en su desarrollo relacionados con técnicas y procedimientos. De tal manera, en sus más remotos orígenes se emplearon astillas finas de huesos de animales, posteriormente agujas de oro y de plata, según se requiriera. Todos estos implementos ejerciendo presión en cada punto, detectaban las anomalías y dolencias del organismo, es decir, los bloqueos energéticos. Una vez diagnosticados, se procedía con la misma presión y estimulación, durante un tiempo, hasta despejar el órgano afectado y restablecer el correcto flujo de energía.
Actualmente se usan agujas de acero inoxidable desechables, y un sencillo instrumento que mide la resistencia eléctrica de los puntos, y al detectar un cambio en la intensidad, emite una señal. Este sonido indica que el órgano representado en ese punto, está afectado por alguna patología. En ese momento se puede aplicar el tratamiento, es decir, impulsos eléctricos durante 40 segundos promedio. En síntesis, la auriculoterapia aplica estimulación a distancia, a todos aquellos órganos y funciones que lo requieren, guiándose por los mapas de Noguier; la oreja funciona así como monitor y sus estímulos llegan casi directamente al cerebro, causando un efecto inmediato.
La Auriculoterapia es indolora y de fácil aplicación; tiene mínimos efectos adversos y prácticamente nulas contraindicaciones. Su aplicación clínica es muy eficaz; es también utilizada como un excelente analgésico, además se puede aplicar incluso cuando el paciente recibe tratamientos distintos. Es bastante eficaz en niños, adultos y ancianos , en la auriculoterapia el paciente no solamente percibe alivio físico, sino también acción relajante sobre la musculatura.
Cuando una persona se propone acudir a la auriculoterapia, podrán sucederle dos cosas
1) Ponerse mejor, presentando mejoras en todos los síntomas, sintiéndose con más vitalidad, disposición y buen humor.
2) La técnica no le hace efecto. En este caso, es necesario que haya una investigación aclarada, porque puede sucederle dos cosas: o la persona no responde a esta técnica o la patología que presenta el paciente es grave y debe acudirse a un médico especialista.

Cuándo no usar la auriculoterapia

Durante el embarazo
En enfermedades terminales, traumatismos, quemaduras y todas aquellas lesiones que hayan alterado el flujo de energía de todo el cuerpo, bien por su gravedad o por afectar de manera violenta y rápida al organismo
Cuando la zona de la oreja presenta algún tipo de alteración como alergias, dermatitis y otras patologías que impidan o dificulten su manipulación
Luego de un gran esfuerzo físico o mental tiene nulo o escaso resultado dada la insuficiente energía utilizable. Lo mismo pasa en pacientes que toman altas dosis de psicofármacos; en enfermedades hereditarias; en depresión endógena y esquizofrenia; en dolores que constituyen una indicación de cirugía, por ejemplo en la apendicitis; en enfermedades contagiosas y de transmisión sexual; en anemias graves; en trastornos degenerativos que afecten la médula espinal, etc.

Cómo aplicar la auriculoterapia
En la primera consulta se realiza una entrevista exhaustiva al paciente con el fin de identificar el motivo de su problema y se da una guía de lo que hay que hacer para complementar la auriculoterapia, se trata de ejercicios complementarios diferentes según la enfermedad del paciente. Una vez detectado su problema se colocan los balines o imanes, en los puntos determinados según la necesidad del enfermo, en la oreja derecha por quince días.
A los quince días se evalúa de nuevo al paciente y se colocan los imanes pero esta vez en la oreja izquierda y se da una nueva guía de ejercicios a realizar que será diferente de la primera según hayan remitido los síntomas del paciente. La duración del tratamiento dependerá del éxito obtenido, ya que algunas personas necesitan más tratamiento que otras para vencer las enfermedades.

 

Puntos maestros principales de la auriculoterapia
Punto Autónomo o Simpático. Equilibra el sistema nervioso simpático. Mejora la Circulación sanguínea, vaso dilatación. Latidos del corazón.
Punto Endocrino. Regula la glándulas endocrinas y sobre todo la Pituitaria. Tiroides.
Punto Tálamo, Sub-Cortex, Cerebro, también llamado punto Control del Dolor. En procesos dolorosos poner este punto
Punto Alergia. Punto oscilador para equilibrar los hemisferios cerebrales. Dislexia, concentración, atención.
Punto Tranquilidad. Alivia la ansiedad generalizada.
Punto Ansiedad. (Maestro cerebral) Junto al punto chino
Punto Sensorial. Para tratar parestesias, falta de sensibilidad, tacto, etc.

 

Ventajas de la auriculoterapia

Como bien hemos mencionado anteriormente, las ventajas de la auriculoterapia radican en la cura de enfermedades agudas y diferentes tipos de patología con una rápida efectividad. Además se trata de una terapia que no presenta ningún tipo de complicación, debido a su fácil manejo y aprendizaje, además de que es económica y muy conveniente para cualquier tipo de paciente debido a su escasez de contraindicaciones. La mayoría de las enfermedades suele tener una respuesta muy rápida a la auriculoterapia ya que ésta controla los síntomas en un corto período; calma dolencias y malestares que pueden producirse por dislocamientos, torsiones, ulceras, fracturas, cálculos renales, y hasta incluso por dolores postoperatorios y contusiones. La auriculoterapia se encarga de eliminar todas estas molestias en pocos minutos.

La auriculoterapia también se destaca por su simple manejo; no requiere de ningún tipo de instalación especial ni costosa y puede ser aplicada en cualquier consultorio médico, casa o incluso en el campo. A diferencia de varios de los tratamientos alternativos con los que la gente suele tratar sus trastornos, la auriculoterapia resulta ser una de las terapias más baratas del medio. Una persona que sabe aplicarla a la perfección, solo debe contar con elementos que se pueden encontrar en cualquier hogar: agujas, alcohol y algodón, y además, el proceso de este tratamientos, no interfiere con otras ocupaciones que tenga el paciente, ya que al ser tan rápido, no hace falta estar sacando turnos ni haciendo largas filas para esperar ser atendido. Otra de las ventajas es que es un tratamiento alternativo muy fácil de aprender, debido a que los puntos se encuentran centralizados en la oreja, y además muchos de esos puntos actúan en más de un órgano. Por último debemos decir que la auriculoterapia no presenta ningún tipo de efecto secundario; el único inconveniente es que muchas veces el pinchazo puede generar algún dolor ocasional.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.