La Fitoterapia

La utilización de las plantas medicinales y sus derivados con finalidad terapéutica, ya sea para prevenir, para aliviar o para curar las enfermedades recibe el nombre de Fitoterapia. Día a día se suman importantes investigaciones clínicas y se descubren o confirman numerosos efectos benéficos, muchos de ellos ya conocidos por culturas milenarias. La base de los medicamentos fitoterápicos son las drogas vegetales y los diferentes tipos de productos que de ellas se obtienen. El término droga vegetal no debe confundirse con el de planta medicinal. La OMS, definió Planta Medicinal como cualquier planta que en uno o más de sus órganos contiene sustancias que pueden ser utilizadas con finalidad terapéutica o que son precursores para la hemisíntesis químico-farmacéutica y Droga vegetal como la parte de la planta medicinal utilizada en terapéutica.

La Fitoterapia utiliza drogas vegetales, extractos de dichas drogas o principios activos aislados de las mismas. Las hierbas medicinales de todo tipo constituyen la base del tratamiento fitoterapéutico. Ahora bien tales plantas pueden presentarse de diferentes formas según el mal a tratar o según le resulte más cómodo o más agradable a cada persona. Pueden prepararse como

Infusión. Hervir las plantas unos minutos en una cazuela puesta al fuego. Luego dejar reposar y beber. Se recomienda para hojas.

Decocción. Poner la planta en un recipiente fuera del fuego y añadir agua hirviendo. (Tapar y dejar reposar) Se recomienda para raíces y tallos.

Tinturas. Macerar las sustancias en alcohol, que extrae y conserva las propiedades de la planta. Se toman unas gotas del preparado disueltas en agua.

Remedios externos. Las plantas también pueden aplicarse en compresas y cataplasmas, que sirven para heridas, quemaduras o torceduras. Son supurativas, antiinflamatorias y cicatrizantes.

Compresas. Consiste en mojar un trapo o algodón en una infusión y aplicarlo.

Cataplasmas. Se forma una pasta de hierba y agua y se sujeta a la piel con una gasa o venda.

Las plantas, en todo el mundo, no sólo han sido nuestra principal fuente de alimentación y medicinas, sino la fuente de muchas de las aspiraciones, de los mitos, de los significados simbólicos y de las conductas rituales humanas. Las plantas se utilizan desde el principio de los tiempos para proporcionar belleza y salud. Los primeros jeroglíficos egipcios de hace unos 6.000 años se refieren al uso medicinal de las plantas. El papiro de Ebers se reveló como el primer documento escrito sobre fitoterapia.  Se escribió 2.400 años antes de Cristo, y sus primeras palabras son las siguientes: “Aqui comienza el libro que trata de la elaboracion de remedios para curar todas las partes del cuerpo humano”. También explica cómo se administraban ajos a los trabajadores ocupados en la construcción de las  pirámides, a fin de mantenerlos con buena salud.

En el siglo III antes de Cristo, en Adfu, en el bajo Nilo, en el templo de Horus se creó una escuela de medicina en cuyo jardín se cultivaban plantas medicinales. Los conocimientos egipcios se extendieron por Mesopotamia y alcanzaron Grecia.

Los griegos dieron un sentido científico al uso de las plantas medicinales: a cada enfermedad le aplicaban un remedio y siempre el mismo. Las culturas orientales se desarrollaban paralelamente. El emperador chino Shen Nung describe mil plantas medicinales 3.000 años antes de Cristo.

En la India por el 2.000 antes de Cristo, enfermedades como el asma o el resfriado común eran tratadas con cáñamo. En el siglo I después de Cristo, nace Dioscórides, quien es considerado el padre de la Fitoterapia. Su obra “Materia Médica” recoge todo el saber de su tiempo sobre las plantas medicinales: consta de 6 libros en los que describe 600 especies (mas de 500 plantas).En Roma, Galeno marca pautas para la extracción y formas de administración de los principios activos: utiliza para ello agua, alcohol o vinagre y describe las formas de administración, como los emplastos. Durante la Edad Media, se detienen los estudios sobre fitoterapia,  aunque siguen utilizándose los remedios de acuerdo con las pautas de griegos y romanos. Los monjes evitan que se pierdan los conocimientos sobre plantas medicinales y las cultivan en los claustros de los conventos. Un factor que influye negativamente en el desarrollo de la fitoterapia es el miedo de ser consideradas herejes. Las expediciones al Nuevo Mundo dieron a conocer muchas plantas desconocidas en el Viejo Continente. Aparecieron los primeros herbarios americanos. El naturalista sueco Carl von Linne, en el siglo XVIII, se encarga de clasificar y reclasificar las nuevas y viejas plantas, estudio que sigue vigente al día de hoy.

 

Be Sociable, Share!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies