La magia y la cocina

La magia y la cocinaLa cocina es un lugar lleno de alegría, de  poder y de magia. En ella se elaboran los alimentos para transformarlos y volverlos comestibles.

 

La cocina ha sido siempre el lugar de reunión, donde se prepara con amor algo para compartir con la familia y los amigos. Es donde se encontraba el hogar.

 

Los seres humanos siempre han comido alimentos dulces. El uso de la miel data por lo menos del 8000 AC, así lo atestiguan numerosas pinturas rupestres. Panes y tartas endulzadas siempre han sido vinculadas a la religión y el folklore. La historia de estos alimentos es un viaje a través de docenas de culturas y personas de todo el mundo.

 

Los Babilonios cocinaban tortas para la Diosa Ishtar con forma de genitales tanto masculinos como femeninos, los cuales se servían en rituales de fertilidad. Selene era honrada con tartas en forma de cuarto creciente; para Hermes se usaba la forma de un cetro de heraldo.

 

Tortas marcadas con la imagen de una cornamenta eran ofrecidas a Astarte. La Diosa Griega Artemisa era homenajeada cada mes con tortas redondas sobre la cual se encendían velas. En China, las tortas lunares se preparaban en honor a el festival de la luna de otoño. Se colocaba una pequeña mesa en un patio y allí se apilaban tortas frutales de forma circular.

 

La familia entera se reunía para comerlas. En la Europa Teutónica los panes endulzados se hacían con formas de humanos y animales y eran ofrecidos en lugar de sacrificios de sangre. Panes trenzados en la zona Germánica se ofrendaban a la Diosa Holle.

 

Todas las tortas y masas endulzadas eran regidas por Venus y el elemento agua y eran imbuidas por energías amorosas. En nuestros días las tortas, tartas, y masas dulces siguen teniendo un lugar de protagonismo en las celebraciones y conservan una carga simbólica fuerte en los cumpleaños y en los casamientos, por ejemplo.

 

En todo el mundo, muchas culturas han creído –y rendido culto- en varios dioses y diosas asociados con la cocina. Estas deidades son generalmente consideradas como benévolas y se cree que su presencia protege contra los accidentes, fuegos y envenenamientos con alimentos de la cocina; asimismo, su presencia es útil para alejar la negatividad, los fantasmas y las influencias malignas, y para bendecir todos los alimentos preparados en ella.

 

Por otra parte, el dios hindú Annamurti, una acepción del dios Vishnú, es el santo patrón de la cocina y la comida. En su santuario en el sureste de la India, se colocan tradicionalmente ante su imagen de bronce, ofrendas de payasa (leche endulzada y arroz).

 

En Japón, el dios y la diosa de la cocina son Oki-Tsu-Hiko-No-Kami y su consorte, Oki-Tsu-Hime-No-Kami. Son hijos del dios de la cosecha y su principal deber es velar el caldero en donde hierve el agua. Otra deidad japonesa asociada con la cocina es Hettsui-No-Kami, quien es la diosa del espacio de la cocina.

 

Cada año, el 8 de noviembre, es horana en Japón con un festival Shinto llamado el Fuiqo Matsuri. El dios chino de la estufa fue una deidad que era enormemente respetada, ya que poseía el poder de conceder a una familiar salud, bienestar y prosperidad.

 

Para evitar que fuera ofendido, todos los miembros de la familia debían tener mucho cuidado de no cantar, jurar, llorar o besarse enfrente de la estufa. Cambiar opiniones en o cerca de la estufa también se consideraba irrespetuoso y estaba prohibido. Cocinar es un proceso mágico de transformación que utiliza los cuatro elementos:

 

Tierra: los alimentos que nos ofrece la naturaleza. A mi parecer, los animales y los seres “sintientes” no son frutos de la tierra aptos para ser comidos, de modo que opto por una alimentación vegetariana como elección personal y espiritual.

 

Fuego: la fuente del calor con la que se elaboran los alimentos. La elaboración de los productos naturales a través de la cocción es lo que convierte el alimento crudo, propio de todos los otros animales y de todos los seres que pertenecen a otros mundos y a otros planos, en alimento cocido, signo distintivo de la raza y civilización humana.

 

Agua: el elemento de purificación de los alimentos, que los prepara para el proceso alquímico de la elaboración y consumo, pero también el elemento líquido que está en alto porcentaje en todos los alimentos, que es parte de ellos, parte de nosotros y que siempre los acompaña.

 

Aire: el elemento que no puede faltar en ningún proceso de cocina, en todos sus innumerables estados y modalidades. Pero también el aire que mueve nuestros pensamientos, nuestros humores y nuestras ideas más profundas que se ven plasmadas inconscientemente en los platos que preparamos y consumimos.

 

Históricamente, las cocinas han sido un lugar de gran honor en la casa y el fuego siempre ha sido considerado sagrado, por lo que la cocina no está lejos de convertirse también en sagrada en el hogar. La primera cosa para crear este espacio sagrado es limpiar y mantener limpia la cocina.

 

No suena muy mágico que digamos, pero nada enreda tanto a la magia como vislumbrar los platos sucios apilados en el fregadero o resbalarnos en un suelo mojado y sucio. El friso de una soleada ventana de cocina lleno con plantas en macetas no sólo decora la cocina, sino que libera las energías mágicas de la habitación.

 

Incluso las hierbas culinarias más comunes encontradas en las alacenas de casi cualquier cocina poseen fuertes propiedades mágicas. Por ejemplo, la albahaca se usa tradicionalmente para exorcizar, en hechizos de amor, como protección contra el mal y para la purificación.

 

Asimismo, el perejil se usa para fertilidad, como protección y para inspirar pasión entre los amantes; la salvia para la sanación, protección y prosperidad; y el tomillo para la clarividencia, para aumentar la valentía de alguien, y en los hechizos de naturaleza amorosa. Otras hierbas y especias de cocina mantienen a los fantasmas y demonios alejados, actúan como un imán para la buena suerte, y traen sueños placenteros, sólo por nombrar unos cuantos ejemplos de sus efectos.

 

Para estar bien surtida, la cocina de una bruja no sólo debe contener hierbas, sino también aceites esenciales, un molcajete, velas de varios colores, diferentes tipos de incienso, un calendario lunar actualizado y un caldero para cocer pócimas. Fumigue su cocina con un manojo de salvia si usted siente negatividad.

 

Unte los utensilios e instrumentos con aceites esenciales para bendecirlos y cargarlos con vibraciones poderosas. Siempre mueva la comida en el sentido de las manecillas del reloj y asegúrese de invitar a la diosa y a su compañero a su nuevo lugar de trabajo.

 

Al decidir qué clase de comida vamos a preparar, no nos olvidemos de hacer algo que nos guste. ¡No vamos a poder enfocar nuestra intención que si intentamos comprometernos con una comida tan complicada que luego vamos a estar tan cansados que ni siquiera podremos estar de pie! Al mismo tiempo, debemos tratar con comidas principalmente saludables.

 

Aunque hay algunas excepciones, la mayoría de las comidas que son malas para la salud también son mágicamente inútiles. Además de lo que vamos a preparar, la manera como lo hacemos puede representar una diferencia también en las energías de la comida.

 

Por ejemplo, para los platos de protecciones, comidas fritas, comidas calientes, y los platos picantes, calientes todo trabaja bien. Para la fuerza, podemos sofreír o preparar algo picante. Las comidas encendidas son buenas para la fuerza y cocinadas al vapor son buenas para la purificación.

 

Antes de empezar a cocinar es bueno sostener los ingredientes que vamos a usar y visualizar nuestra meta cargándolos con nuestras energías.

 

Cuando preparemos la comida, debemos tener presente esta intención en mente.

 

Ya que la magia está en la intención, no se recomienda que intentemos realizarla cuando estemos cansados, malhumorados o enfermo, pues muy fácilmente se trasuntaría esta energía negativa en el funcionamiento del hechizo.

 

Si estamos preparando una comida para otros además de para nosotros, debemos tener cuidado de no cargar el plato entero con nuestra intención (sólo nuestra porción) sin el conocimiento y consentimiento de los otros, ya que podría ser considerado magia manipulativa.

 

Mantengamos la magia durante la comida visualizando mientras comemos.

 

 

 

 

La magia y la cocina

 

 

 


Etiquetas:
Categoría:
Artículo escrito por
Publicado:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.