La tarea del alquimista

La tarea del alquimistaLa tarea del alquimista  quedó indisolublemente ligada a su Atanor, hornillo donde se llevaban a cabo los primeros trabajos de metalúrgica alquímica. Por lo general lo describe con forma de cuadrado o prisma. El propio atanor va acompañado fundamentalmente de vasijas destilatorias que fueron utilizadas por los doctos religiosos en las misteriosas operaciones que conducían a la obtención de licores medicinales y el agua de la vida o “Aquae Vitae”. La mayoría de estos brebajes comenzaron utilizándose como panaceas para las enfermedades y terminaron convertidos en fuentes artesanales de ingresos. Muy cerca del atanor, en un laboratorio de alquimista, se encuentra una torre comunicada por un tubo con uno de los lados.

 

La torre se llena de carbón que al encenderse comunica  su calor a través del tubo, conservándose a temperatura constante. También se destacaba en el laboratorio de los alquimistas  una especie de cazuela, honda, repleta de cenizas cernidas sobre las cuales se han de colocar los frascos o recipientes que contienen la materia sobre la que se trabaja, en sus distintos estados. Esta materia será calentada, en cada caso en un tiempo distinto y a diferentes y variadas temperaturas. Las cenizas deben rodear totalmente la vasija, protegiéndola de la acción exterior, como un verdadero y autentico cuenco grialico. La función exacta de esa misión protectora, es la que tuvieron todos los recipientes sagrados tradicionales, desde la famosa “Caldera de Dagda” a los misteriosos “Contenedores de la Eterna Juventud” de las leyendas populares. La lectura de una obra alquímica es extremadamente ardua para un no-iniciado.

 

El lenguaje alquímico parece abstracto, absurdo, incomprensible, pero en realidad es esotérico y místico, saturado de códigos, de símbolos, de referencias que confunden al profano. Trampas y desvíos son frecuentes. “El alquimista considera esencial esta dificultad de acceso, ya que se trata de transformar la mentalidad del lector a fin de hacerlo capaz de percibir el sentido de los actos descritos”, explica el escritor francés Michel Butor. “El lenguaje alquímico es un instrumento de extrema agilidad que permite describir operaciones con precisión y, al mismo tiempo, situándolas con respecto a una concepción general de la realidad”.

 

La alquimia trabaja con diferentes capas de energía: las capas física, emocional y espiritual que forman parte de tu campo de energía, y los planos de la creación y del Absoluto que están fuera de tu campo energético. La iluminación se trata de tener el cuerpo físico, emocional y espiritual en perfecta alineación. Más allá de la iluminación, todavía puedes seguir creciendo en poder en los planos superiores. Puedes acceder a todo el Universo desde tu interior.

 

Energía física (Negro brillante): La energía física es el cuerpo físico. Se asocia con el color negro brillante. No es un negro mate. Piensa en el color del cosmos con infinita energía y profundidad. La energía física está relacionada con los 7 chakras principales más 5 chakras situados por encima de la cabeza (12 chakras principales).

Energía emocional (blanco brillante): La energía emocional es el alma. Se asocia con el color blanco brillante. La energía emocional se relaciona con los chakras 13 a 24 por encima de la cabeza.

Energía Espiritual (rojo brillante): La energía espiritual es el espíritu. Se asocia con el color rojo brillante. La energía espiritual se relaciona con los chakras 25 a 70 por encima de la cabeza.

Plano de la creación: Más allá del campo energético se encuentra el plano de la creación. Este plano aporta orden al caos en este mundo de co-creación. Las visualizaciones y la Ley de la Atracción trabajan en este plano. Es posible conectarse a esta zona para alterar directamente el flujo de co-creación. Todo lo que existe en la realidad física aparece antes en el plano de la creación. Cuando aparece una nueva idea en tu mente, se conecta a una energía que ya existía en el plano de la creación. Se asocia con el color dorado.

Plano del Absoluto: Más allá del plano de la creación está la quietud, el plano de lo Absoluto. Esto es más allá del tiempo y el espacio. En este plano, el Universo es sólo información que puede ser leída y alterada. Desde este plano, la vida física es un holograma de esta información.

 

La alquimia es un arte olvidado, en nuestros tiempos ya nadie conoce su significado, todos obvian la importancia que tuvo en el pasado ya que sin los conocimientos logrados luego de siglos de estudios, la química no estaría tan evolucionada. Por eso podemos decir quela alquimia es la madre de la química. Los estudios alquímicos tuvieron su comienzo en la mente de las personas, impulsadas por la codicia y los mayores deseos de la humanidad, podemos mencionar tres de ellos.

 

El primero era la inmortalidad, este siempre fue uno de los paradigmas más grandes de la humanidad, muchas culturas antiguas sentían gran temor y respeto hacia la muerte, por lo que algunas personas pasaban toda su vida estudiando manera de burlarla. Los hombres creían que la vida eterna les brindaría una gama de oportunidades, principalmente poder. Para muchos emperadores y reyes antiguos lo único que se interponía entre su eterna soberanía era la mortalidad, por lo que le dieron mucha importancia al estudio de la alquimia entre otros mitos y leyendas. El segundo era la conversión de los metales vulgares en oro con el que obtendrían la riqueza necesaria para cumplir con sus sueños.

 

Siempre fue de naturaleza humana la codicia por el dinero y esta fantasía alimentaba sus ansias de conocimientos para llegar al objetivo deseado. El tercero era la búsqueda de la “Panacea Universal” un elixir que podría curar todas las enfermedades. A lo largo del tiempo las personas siempre soñaron con acabar con las enfermedades mortales y plagas, la medicina abarco todo este estudio pero muy pocas veces logro dar con un resultado, algunos alquimistas pensaron que la creación de este “elixir” sería la solución y buscaron fervientemente este remedio, especialmente en la edad media, donde la iglesia persiguió a todos los que estudiaban ciencias que no estaban basadas en la teología, y la medicina sufrió un retraso importante.

 

Podría decirse que alquimia es una palabra que se usa para definir a los mayores sueños de la humanidad, ya que los principales deseos en el pasado fueron los definidos con anterioridad.

Cabe destacar que, en teoría, no es imposible convertir plomo en oro. Para lograr esto, sería necesario extraer tres de los 82 protones de un átomo de plomo y obtener un átomo de oro (de 79 protones). Sin embargo, en la práctica, las proyecciones de energía hacen que esta transmutación sea imposible.

 

 

La tarea del alquimista

 


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.