La terapia craneosacral

La terapia craneosacralLa Terapia Craneosacral se basa en el principio de la existencia de una pulsación rítmica sutil que emerge en los tejidos y fluidos del núcleo del cuerpo, que se denomina Impulso Rítmico Craneal .A diferencia de la osteopatía, esta forma de tratamiento suave y sutil no aplica ninguna presión sobre el cuerpo del paciente. Es eficaz en casos de artrosis, asma, dolor de espalda, problemas articulares, cólicos, depresiones, hiperactividad, insomnio, lumbago, golpes, caídas.

Su finalidad es detectar y ayudar al cuerpo a liberar las tensiones y bloqueos que puedan comprometer la movilidad de esta pulsación, y con ello facilitar la máxima expresión de la fuerza vital en cada persona. Se trata de un sistema de terapia manual suave y profunda, desarrollado por el osteópata estadounidense Dr. William G. Sutherland a comienzos de siglo. Este doctor llegó a la convicción de que los huesos del cráneo se mueven durante toda la vida y cualquier restricción de esta movilidad puede producir serias enfermedades. A partir de este descubrimiento inicial siguió investigando para descubrir qué es lo que producía esos movimientos craneales. Descubriendo un complejo sistema al que llamó craneosacral.

Este es un sistema básicamente hidráulico, compuesto por el líquido cefalorraquídeo que se genera en el centro de nuestro cerebro, siendo ésta una especie de bomba que crea una pulsación sutil llamada impulso respiratorio primario, esta pulsación lleva al líquido cefalorraquídeo alrededor de todo el sistema nervioso central hasta nuestro sacro. De ahí la denominación craneosacral, este líquido está contenido por las membranas meníngeas, llamadas aracnoides y duramadre, y tiene importantes funciones que afectan a todo el sistema nervioso y en general a todo el cuerpo. A partir del descubrimiento y estudio de este sistema craneosacral y viendo la importancia que tenía su correcto funcionamiento en la salud de nuestro cuerpo desarrolló este profundo y sutil trabajo corporal, enfocado en mejorar la movilidad del líquido cefalorraquídeo y de todas las estructuras que lo contienen.

Así pues, la terapia craneosacral se basa en el principio de la existencia de una pulsación rítmica sutil que emerge en los tejidos y fluidos del núcleo del cuerpo, que se denomina Impulso Rítmico Craneal. Este impulso puede ser percibido como un movimiento respiratorio sutil en todas las estructuras que componen el sistema craneosacral (encéfalo, médula espinal, liquido cefalorraquídeo, meninges, huesos craneales, pelvis y sacro), y se transmite también a todos los órganos y tejidos corporales. La naturaleza de esta pulsación es rítmica, con una fase de expansión y otra de relajación, similar al ritmo cardiaco; y se expresa en todos los fluidos, huesos y tejidos del cuerpo, este movimiento se denomina impulso respiratorio primario y realiza un papel fundamental en el mantenimiento del orden e integración de todas las funciones corporales, en especial las del sistema nervioso central. Si esta pulsación se expresa rítmica y libremente en los tejidos y fluidos del cuerpo, la salud y el equilibrio se mantienen. Sin embargo el bloqueo o restricción de esta pulsación es una causa fundamental y básica de muchas patologías y enfermedades. Estas restricciones y traumas pueden remontarse a problemas en el nacimiento, caídas en la infancia, accidentes, shocks emocionales, etc. Debido a que todo el cuerpo está conectado por estos tejidos, una tensión, por ejemplo, en el temporal izquierdo, puede causar una escoliosis o un dolor lumbar. Aunque el trabajo se concentre en un lugar determinado del cuerpo, su efecto repercute al cuerpo en su totalidad.

Todos tenemos un cuerpo con una gran capacidad de autocuración. De aquí se derivan la mayoría de los efectos beneficiosos de esta terapia, ya que el terapeuta, desde la más profunda escucha corporal, emplea su tacto únicamente para apoyar dichos mecanismos y estimular su acción. Esta misma escucha se utiliza para la evaluación. Un terapeuta experimentado podrá percibir el lugar anatómico exacto donde se encuentra la causa de un problema. De esta forma podrá trabajarse la causa, aunque esté anatómicamente lejos del síntoma, y después se podrá trabajar con el síntoma.
Los efectos más poderosos de la terapia craneosacral se evidencian en las funciones del sistema nerviosos central, el sistema inmunológico, el sistema endócrino y de los órganos viscerales por medio del sistema nervioso autónomo. Al tratarse de una terapia global de todo el cuerpo, puede ayudar a las personas con casi cualquier condición, incrementando su vitalidad y permitiendo utilizar sus propios recursos de autosanación. El énfasis del trabajo del terapeuta, radica en acompañar a la persona a recuperar la expresión de salud de su matriz original.

La terapia craneosacral es muy efectiva para problemas asociados con dolor o disfunción, así como para liberar molestias causadas por el estrés tales como:
Acufeno o zumbido de oídos es una sensación subjetiva, descrita por el paciente de acuerdo a la tonalidad del mismo de diferentes maneras: campanas, timbres, ruido de mar o caracol, etc. En muchas oportunidades el paciente describe tinnitus de tipo pulsátil, sincrónicos con el ritmo cardíaco. Pueden ser permanente o bien aparecer ante determinadas situaciones, en la posición de decúbito, después de un esfuerzo físico, ante variaciones de presión atmosférica, etc. En cuanto a su localización son referidos a los oídos o bien lateralizados o difusos en toda la zona craneal.

Cualquiera sea su manifestación el tinnitus es una enfermedad social, que impide la actividad normal de quien lo padece, provocando cambios del humor, ansiedad, dificultad en la concentración, insomnio. En la medida en que las células sensitivas del órgano auditivo y del equilibrio estén intactas, existen buenas perspectivas de que se produzca una mejoría e incluso la desaparición de los síntomas. Las técnicas a elegir son las técnicas del hueso temporal, incluyendo el tratamiento de la articulación temporomandibular, la separación de las uniones suturales del hueso temporal (la acupuntura sobre determinados puntos y el tratamiento de los trastornos renales o hepáticos siguiendo los principios de la medicina china pueden ayudar al tratamiento cráneo- sacro), suave descompresión y desenroscamiento del cuello y el trabajo de los maxilares.

Depresión
Dolor de cabeza, migraña
Dolor de cuello y espalda
Insomnio
Ansiedad
Sistema Nervioso Central
Fatiga Crónica
Estrés Post Traumático
Daño Cerebral y de Cordón Espinal
Fibromialgia
Desórdenes Inmunes y Neurovasculares
Disfunción Post Operatoria
Accidentes, golpes, caídas
Traumas de Nacimiento y Niñez

No es necesario tener una de las características anteriores para recibir terapia y beneficiarse de los profundos efectos relajantes y terapéuticos que tiene el sacrocraneal sobre el cuerpo, la mente y las emociones. Ayuda a recuperar la energía vital y mejorar tu calidad de vida.

Las contraindicaciones para la Terapia craneosacral siempre han sido bastante simples y claras. Específicamente, son la hemorragia intracraneal aguda, aneurisma intracraneal, fractura reciente del cráneo, y hernia del bulbo. En esencia, cualquier alteración fisiológica que modifique ligeramente la presión intracraneal, podrían afectarlo negativamente. Otras son una reciente lesión espinal o punción del sistema craneosacral, una malformación Arnold Chiari o una fractura reciente de huesos del cráneo, columna vertebral o costillas.

La terapia craneosacral se puede combinar perfectamente con otras modalidades terapéuticas complementarias como lo son: la aromaterapia, el masaje, la musicoterapia y otras. Estas otras modalidades no interfieren con el efecto de la terapia craneosacral y sí ayudan a aumentar sus beneficios

Funcionamiento:

Durante la sesión el cliente siente el contacto ligero de las manos del terapeuta para percibir los movimientos sutiles del cuerpo, sus ritmos, pulsaciones y patrones de congestión y resistencia. Esta “escucha” proporciona información importante sobre el funcionamiento de la persona en su totalidad. En respuesta a golpes físicos o tensiones, problemas emocionales, los tejidos del cuerpo se contraen. En ocasiones, esta contracción –sobre todo si el golpe ha sido fuerte o el trauma emocional intenso- queda contenida en el cuerpo, limitando su buen funcionamiento y creando restricciones que provocan problemas que pueden durar años.

El movimiento craneosacral las refleja como áreas de congestión o restricción. El terapeuta utiliza sus manos para reflejar al cuerpo del cliente el patrón que está conteniendo; al hacerlo, éste tiene la oportunidad de soltar ese patrón restrictivo y encontrar una nueva forma de organizarse. El complejo cuerpo-mente es un sistema espontáneamente autoorganizado que, al recibir la información correcta de su propio desequilibrio, tiene la capacidad de equilibrarse por sí mismo. Cuando se liberan las tensiones, se libera también la energía que antes se utilizaba para mantener la contracción. Por lo tanto, uno de los beneficios de esta forma de terapia corporal es aumentar nuestro nivel de energía, pudiendo también producir una relajación más profunda. Generalmente es necesario realizar una serie de sesiones para obtener todos los efectos beneficiosos que esta terapia puede ofrecer.

La terapia craneosacral

Be Sociable, Share!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies