Las esencias áureas

esencias aureasEn la Edad Media se pensaba que el oro tratado y convertido, según un proceso especial, adquiría cualidades energéticas, capaces de liberar poder curativo.

 

Hoy día, a través del conocimiento de la nueva física y la investigación de la medicina vibracional, se va redescubriendo esta cualidad “áurica”, tan altamente estimada en la antigüedad.

 

Las Esencias Áureas son un novísimo sistema de remedios vibracionales, que si bien pudiera relacionarse con las esencias florales convencionales, se diferencian notoriamente por su rango y direccionalidad energética. Dicha diferencia tiene su origen, fundamentalmente, en los procesos de elaboración, ya que en ellos se sintetizan tanto protocolos florales convencionales, como viejos y olvidados conocimientos espagíricos.

 

Estos últimos les confieren resonancia o vibración “áurea”. Dichos protocolos tienen dos orígenes: Floral convencional: frecuencias armónicas en “lenguaje” electromagnético y Áureo: paquetes armónicos de “código geométrico”.

 

El creador de este sistema compuesto por tres subsistemas es el biólogo Pedro López Clemente de España (www.efmediterraneo.com). Según este estudioso las esencias florales son paquetes de frecuencia armónica. Las esencias áureas tienen incorporados además de la información floral, códigos geométricos que estimulan poco a poco la apertura de la glándula pineal.

 

Estas esencias son muy eficaces para aliviar y liberar los bloqueos emocionales y las consecuencias asociadas  a dichos bloqueos.  Se dividen en tres grupos: Flores del Alba, Damas Áureas y Rosas de Percival,  que trabajan sobre distintos niveles.

 

Pueden usarse tanto conjunta como separadamente y son compatibles con otros sistemas florales como la Flores de Bach o del  Mediterráneo. Al igual que las Flores de Bach las Flores Áureas no tienen acción o efecto fisiológico alguno. Son compatibles y complementarias con cualquier tratamiento tanto natural como de medicina tradicional.

 

No sustituyen en ningún caso tratamiento médico convencional. Pueden ser usadas a cualquier edad, siendo especialmente eficaces en niños. Se pueden aplicar a cualquier ser vivo (plantas, animales). Y en caso de error en la elección de la flor que necesitamos, carecen de efectos indeseables, según corrobora la Organización Mundial de la Salud.

 

Las Flores del Alba constituyen el primero de tres grupos florales conocidos como Esencias Áureas. La división en tres grupos  se debe a la diferenciación también a tres niveles de la ‘cura’ o sanación.

 

Las Flores del Alba van dirigidas a la recuperación y el reequilibrio de lo que se entiende como estado ‘normal’ del individuo. Las Damas Áureas son esencias de catarsis o auto-conocimiento que posibilitan la entrada en el umbral de la ‘gran cura’ y los procesos de cambio de mente o Metanoia.

 

Las Rosas de Percival o Áureas favorecen la entrada en otro orden energético o evolutivo, una vez que se tiene un mínimo equilibrio y capacidad de aceptación de uno mismo.

 

Las Flores del Alba tienen una acción extraordinariamente directa, eficaz y múltiple dentro de lo que se consideraría terapéutica convencional y posibilitan una amplísima utilización con sólo once elementos. Van más allá del frecuente ‘techo’ de las esencias florales debido a que su acción no se circunscribe a la armonización del campo electromagnético y su incidencia emocional, sino que actúan, a través de armonizar ‘frecuencias maestras’ de diversas ‘llaves’ energéticas (Pineal, Pituitaria, etc.).

 

Esta particular acción, acentúa la apreciación del desacuerdo o alejamiento real entre mundo interno y externo, entre Alma y personalidad, incrementándose con ello la capacidad de aliviar y resolver más profundamente las consecuencias energéticas de dicho alejamiento.

 

La clave de la dificultad para un cambio trascendente, está en la ‘información psíquica’ de las células. Dicha información, está conformada por la ‘carga psíquica’ de los ancestros inmediatos, siendo instalada desde el momento de la concepción, pudiéndose denominar, por lo ajena a lo esencial del individuo, ‘mentira celular’.

 

Esta información (ajena) ‘nutre’ las áreas cerebrales, determinando con ello el ‘techo de discernimiento’, limitando la toma de decisiones ‘impecables’, reforzando con ello, el predominio de la mentira celular.

 

El individuo poco puede hacer, pues su personalidad cree tener control sobre los pensamientos, ignorando que es ‘pensado’ por la información celular.

 

Todo esto, ocasiona que el ‘psiquismo ordinario’ crezca en desorientación, miedo y apreciación errada, dando con ello, primacía a la ‘conciencia biológica’ (instinto de conservación, búsqueda de satisfacciones, etc.), sobre la ‘conciencia trascendente’ y alentando la formación de una personalidad en alejamiento esencial.

 

Y es aquí, donde las Flores del Alba pueden ser de una ayuda valiosísima, ya que posibilitan una mayor capacidad de sinceridad y tranquilidad internas, por su acción limitadora de la nutrición psico-celular.

 

 

esencias aureas

 

 

 

Be Sociable, Share!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies