Los beneficios terapéuticos del yoga

 los beneficios terapéuticos del yogaA modo de ejemplificar como el cuerpo, mente y espíritu se unen, a fin de sanar a todo nivel, tomemos las enfermedades cardíacas: en lo fisiológico, una serie de posturas de yoga adaptadas a las distintas necesidades y habilidades del individuo reducen la presión arterial al reducir el estrés; permiten un aumento de irrigación sanguínea en todo el cuerpo, especialmente en el área del pecho; facilitan el retorno de la sangre a las venas; y aumentan el suministro de oxigeno a la sangre al mejorar la respiración. Algunas asanas también fortifican el corazón. En lo psicológico, las imágenes guiadas y la relajación posibilitan una apertura a un modo de vida dirigido al interior del ser.

 
Ciertas adicciones que contribuyen al desarrollo de estas enfermedades, tales como el cigarrillo y las comidas grasas, pueden desaparecer. A medida que el cuerpo y la mente se integran, surge la sanación más profunda.

 
La práctica regular del yoga terapia a nivel físico permite:
• mejorar la flexibilidad y movilidad muscular
• relaja y tonifica la musculatura
• corrección postural
• fortalece la columna vertebral
• estimula las glándulas endocrinas
• mejora la digestión y eliminación
• mejora la circulación
• mejora la condición del corazón
• mejora la condición respiratoria
• fortalece la respuesta inmunitaria
• favorece el peso ideal

Beneficios a nivel psíquico del yoga terapia:
• Aumenta la capacidad reflexiva
• Permite el control de los impulsos nocivos de la psique
• Ayuda a tonificar y nutrir los procesos corticales superiores
• Equilibra las emociones entregando un sentido de integración.
• Permite los estados de introspección ayudando a disipar los núcleos de conflictos psíquicos.
• Libera a la mente del continuo de pensamientos obsesivos facilitando una mayor realidad de las cosas o situaciones que le son agresivas.
• En los cuadros de crisis de pánico y trastornos afectivos.
• Ayuda a la autoestima porque permite mejorar la imagen corporal
• El sentido de la armonía y la belleza permite recuperar la motivación otorgando una proyección hacia un presente de la existencia humana más consciente.

 
Cuando algunas personas piensan en el yoga, se imaginan tener que estirarse como un gimnasta. Eso las hace preocuparse porque se sienten demasiado viejas o no aptas para hacer yoga. La verdad es que nunca se es demasiado tarde para mejorar nuestra flexibilidad.

Las posturas de yoga realizadas de manera segura te ayudan a estirar tus músculos. Esto libera el ácido láctico que se acumula al utilizar los músculos y que es lo que provoca la rigidez, la tensión, el dolor y la fatiga. Además, el yoga aumenta la amplitud de movimiento en las articulaciones. También puede aumentar la lubricación de las articulaciones. El resultado es una sensación de ligereza y fluidez por todo el cuerpo.

El yoga se extiende no sólo por los músculos sino por todos los tejidos blandos del cuerpo. Eso incluye los ligamentos, los tendones etc. En un estudio, los participantes llegaron a mejorar su flexibilidad hasta un 35% después de sólo ocho semanas de yoga. Las mayores ganancias se observaron en la flexibilidad del hombro y el tronco.

 
Algunos estilos de yoga, como el Ashtanga, son más vigorosos que los demás. La práctica de este tipo de yoga puede ayudar a mejorar el tono muscular. Pero los estilos menos vigorosos de yoga, como Iyengar y Hatha, que se centran en menos movimiento y tienen un enfoque mayor en obtener una alineación más precisa en poses. Ello puede aumentar la fuerza y la resistencia.

El yoga incluye muchas posturas que requieren soportar el peso de su propio cuerpo en nuevas formas, incluyendo el equilibrio sobre una pierna (como en la actitud del árbol ) o el apoyo a ti mismo con los brazos (como en el perro boca abajo ). Algunos ejercicios requieren movimientos lentos dentro y fuera de poses, lo que también aumenta la fuerza.

 
Con una mayor flexibilidad y la fuerza viene una mejor postura. La mayoría de las posturas plantean desarrollar la fuerza principal. Eso es porque se utlizan los abdominales profundos para apoyar y mantener cada postura. Con una base más fuerte, es más probable tener una mejor postura. Otro de los beneficios del yoga es la conciencia corporal. Con esta conciencia es más fácil saber cuándo se está encorvado para poder ajustar la postura.

Aumentar la flexibilidad y la fuerza puede ayudar a prevenir las causas de algunos tipos de dolor de espalda. Muchas personas que sufren de dolor de espalda pasa mucho tiempo sentado frente al ordenador o conduciendo un coche. Eso puede causar tensión y la compresión de la columna vertebral, que se puede comenzar a tratar con el yoga. La mayoría de nosotros respiramos muy superficialmente en los pulmones y no damos mucha importancia a la forma en que respiramos.

Los ejercicios de yoga actúan sobre la respiración y son llamados pranayama. Se centran en la atención en la respiración y nos enseñan cómo utilizar mejor a nuestros pulmones, lo que beneficia a todo el cuerpo. Ciertos tipos de respiración también puede ayudar a despejar los conductos nasales e incluso a calmar el sistema nervioso central, que tiene beneficios tanto físicos como mentales.

 
Incluso los principiantes experimentan el sentirse menos estresados y más relajados tras su primera clase de yoga. Algunos estilos de yoga incluyen técnicas específicas de meditación para reducir la constante “parloteo mental” que a menudo provoca el temido estrés. Otros estilos de yoga dependen de técnicas de respiración profunda para enfocar la mente hacia la respiración. Cuando esto pasa, la mente puede calmarse. Los beneficios anti-estrés del yoga derivan de una serie de respuestas bioquímicas.

 
Hay una reducción en las catecolaminas, las hormonas producidas por las glándulas adrenales en respuesta al estrés. La disminución de los niveles de neurotransmisores hormonales (la dopamina, la norepinefrina y la epinefrina ) aportan una sensación de relajación al organismo. Algunas investigaciones apuntan a un aumento en la hormona oxitocina.

 
Más difícil de precisar con investigaciones científicas, la concentración y la habilidad de concentrarse mentalmente son los dos beneficios más comunes que más escuchamos al hablar de yoga. Estos beneficios están estrechamente vinculados con el estado de ánimo. Casi todos los practicantes de yoga te dirán que se sienten más felices y contentos después de la clase. Recientemente, los investigadores han comenzado a explorar los efectos del yoga en la depresión, un beneficio que pueda derivarse de los niveles de oxígeno impulsados al cerebro. El yoga todavía es objeto de estudio como un tratamiento complementario para aliviar los síntomas del TOC (Trastorno Obsesivo-Compulsivo).

 
Se sabe que la práctica habitual de yoga tiene efectos positivos para bajar la presión arterial y disminuir la frecuencia cardíaca. Reducir la frecuencia cardíaca puede beneficiar a las personas con hipertensión, enfermedades del corazón y derrames cerebrales. A nivel bioquímico, los estudios muestran un posible efecto anti-oxidante del yoga. El yoga tamvién se ha asociado con una disminución de los niveles de colesterol y triglicéridos, así como un impulso para el sistema inmunológico.

 

Los beneficios terapéuticos del yoga

Be Sociable, Share!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies