Los colores en el Feng Shui

El arte del Feng Shui se basa en combinar y disponer de manera armoniosa y equilibrada las unidades de tu entorno para que la energía positiva corra libre y la prosperidad sea constante en tu vida. El color se puede utilizar para mantener la calma y mejorar un determinado ch’i de energía. Los colores también tienen significados simbólicos.

En esencia, el feng shui utiliza los colores de dos maneras: las grandes áreas, o los accesos, tienden a ser pálido. Los colores que son más vivos se utilizan con moderación en las pequeñas superficies, tales como una pieza de mobiliario.

En el arte del feng shui ciertos colores se asocian a los 5 elementos. Tanto la calidad de los tonos como la cantidad de espacio que se usa para un color puede determinar si el elemento está o no equilibrado. Por ejemplo unos detalles de fuego en un espacio fomentan la actividad y la alegría, un exceso puede atraer un extremo de dinamismo que conlleve finalmente a estrés o impaciencia.

Por eso cuando se usan los 5 elementos no basta con decir tal o cual color, la riqueza y matices de los consejos pueden ser amplios y conviene un buen análisis del espacio en conjunto. Cada uno de ellos expresa una energía particular, que irradia hacia los demás y hacia nosotras mismos, favoreciendo determinadas actitudes y debilitando otras. Todo es cuestión de encontrar el momento adecuado para cada Elemento

Elemento fuego Colores rojo, anaranjado, rosado, cálidos.
Elemento tierra Colores marrón, beige, amarillo.
Elemento metal Blanco, dorado, plateado, blanco roto.
Elemento agua Negro, azul, turquesa.
Elemento madera Verde.

Pero no basta con saber la relación cromática que representan cada uno de los elementos: hay que aprender a combinarlos y adaptarlos a los espacios del hogar en consonancia con la personalidad de cada uno, para lograr esa tan ansiada armonía Feng. Este arte milenario predispone cada uno de estos elementos/colores en función del carácter singular de cada persona, para conseguir que la energía positiva fluya mejor por tu entorno.

La combinación ideal entre elemento-personalidad es la siguiente:
• Fuego: Personas dinámicas, exuberantes, extrovertidas y agresivas, propensas al estrés y a los excesos. Se benefician con tonos ocres y azules.
• Tierra: Personas equilibradas, hogareñas, diplomáticas, cálidas, conservadoras, obstinadas. Se benefician con el color blanco y tonos de verde.
• Agua: Personas sensibles, introvertidas, emocionales, profundas, depresivas, pasivas. Se benefician con el color verde y los tonos terrosos.
• Metal: Personas refinadas, inteligentes, observadoras, más introvertidas que extrovertidas, competitivas, detallistas. Se benefician con el color azul o el rojo.
• Madera: Personas inquietas, innovadoras, cambiantes, amantes de los juegos y la diversión, artistas, artesanos. Se benefician con los rojos y con el blanco.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.