Los colores en el Tarot 2ª parte

Los colores en el Tarot 2ª parteHay tres colores principales: el azul, el oro y el rojo. El azul indica el espíritu, el oro el cuerpo y el rojo el sentido. Pero son equívocos; así, el azul significará ya sea el cielo o lo que viene del cielo, ya sea la ilusión, el sueño, el engaño, o también el volátil, el disolvente.

 
Lo mismo ocurre con el precioso metal, el cual significará el cuerpo del oro noble o del oro vil, el metal muerto o vivo, el oro de los elegidos o el de los avaros. La interpretación de cada una de las láminas dependerá, pues, de la situación de los colores en relación con el dibujo.
 
Hay aquí todo un lenguaje, una verdadera gramática que hay que aprender poco a poco para poder leer y comprender. La naturaleza del oro, por ejemplo, será muy diferente según que el personaje lo lleve en la cabeza, como un casco, o que lo tenga en la mano bajo tal o cual forma, o que lo lleve sobre su vestido, etc.
 
Estos tres colores siempre se vuelven a encontrar en cada una de las láminas y, con las particularidades del dibujo, forman el lenguaje que el autor ha utilizado.

 

Blanco: El blanco no es un color o más bien es una reunión de todos. No hay color más puro y luminoso que el blanco. En él están reunidas todas las posibilidades de la creación, en un estado que precede al Todo. En la mayoría de las culturas el blanco ha sido asociado a la divinidad. Así, en el imaginario popular de las religiones que creen en un dios personal dios está revestido de una túnica blanca. En las representaciones pictóricas Jesucristo aparece a menudo vestido de blanco. El blanco es también el color del cambio, de lo que va cambiar de condición. El blanco es también el color de la iniciación, de la revelación y de la sabiduría. Es un color diurno, de la paz, que como una paloma vuela en el espacio. Es el color del duelo en otras culturas, como el Islam, pero con un significado de transfiguración y de metamorfosis. El blanco significa el paso del umbral que lleva hacia la luz y hacia lo divino.

 

Gris: Los secretos son de color gris. Simboliza la falta de sentimientos, o sentimientos que no se demuestran. La lluvia, las nubes tormentosas y las sombras son grises. Es el color del “mal tiempo”. El color del conformismo, de la adaptación, del aburrimiento. Representa la estabilidad, grandes dotes organizativas, dotes humanitarias, relaciones sociales.

 

Negro: Si el blanco es la reunión de todos los colores, el negro es la ausencia de color. Mientras que el blanco tiene connotaciones diurnas, el negro significa la sombra, la oscuridad y la noche. El negro también es el color del duelo, pero de una manera opresiva y terminante.
Mientras que el blanco es un umbral que conduce a lo luminoso y divino, al renacimiento y a lo mesiánico, el negro es el umbral que conduce a lo sombrío y diabólico, al vacío y la desesperanza. Pero este mundo oculto también es el mundo de Gaia, el vientre universal donde el germina el grano del mundo. La madre Tierra donde se forma la vida. En el antiguo Egipto el negro es el origen, símbolo de la fertilidad y de las nubes cargadas de lluvia, del limo arrastrado por el Nilo en creciente que trae promesas de riquezas y beneficios. Nuestras viejas diosas de la fecundidad están siempre vestidas de negro.
Las vírgenes negras como la del Pilar de Zaragoza o de Chartres, son símbolos de fertilidad y de promesa. Así el negro está en el Tarot como símbolo de fecundidad, de muerte iniciática que conduce a la transformación. Así es negra la tierra del arcano XIII sin nombre, llamado la “Muerte”, el suelo del arcano XV, el “Diablo” y el pájaro que está sobre el árbol del arcano XVII, la “Estrella”.
Muerte de la ilusión perecedera y de todo lo superfluo. También hay que destacar los colores que aparecen estriados de negro, que son todavía un signo de fertilidad y renacimiento. Todo lo que hay sobre la tierra es una sucesión de muertes y renacimientos, tal es el camino de la evolución.

 

Marrón: Estabilidad y representa cualidades masculinas. Puede estar manifestando que nos empeñemos mas en centrar las ideas en cosas concretas, puede ser una llamada al esfuerzo y al trabajo duro, a las cargas obtenidas, nos puede indicar hacer algo en la vida que no hacemos y sería necesario hacer.

 

Rosa: indica lo que es humano o en relación con la humanidad (caras, cuerpos, edificios), relacionando el espíritu y la materia, representa inocencia, amor, entrega total, ayudar al prójimo. El rosa es un color emocionalmente relajado e influye en los sentimientos convirtiéndolos en amables, suaves y profundos. Nos hace sentir cariño, amor y protección. También nos aleja de la soledad y nos convierte en personas sensibles. Así como el rojo refleja más la parte sexual, el rosa se asocia al amor altruista y verdadero.

 

Naranja: Da alegría, impulsa la acción inteligente, es uno de los colores más benéficos, favorece las emociones suaves y serenas. Representa, alegría, felicidad, atracción, creatividad.

 

Los colores en el Tarot 2ª parte

 

 


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.