Los Cuatro Reyes del Tarot

Los Cuatro Reyes del TarotEl Tarot es un compendio de símbolos que han sido sabia y poéticamente estructurados por las diferentes culturas (egipcia, gitana, judía) desde los albores del conocimiento humano. No carece, sin embargo, de una aplicación práctica, ya que en él podemos ver reflejados caminos, salidas y útiles respuestas frente a los problemas de nuestra vida. La primera gran división que podemos hacer de esta antigua simbología es entre los Arcanos Mayores y los Arcanos Menores. Los primeros, representan lo más sutil, la parte psicológica, y en cierta forma la más oculta.

Los segundos son, a su vez, el reflejo de nuestra vida cotidiana, el acontecer de nuestro día a día. Los 4 palos en los que se clasifican los Arcanos Menores son la imagen de los 4 elementos naturales de los que se conforma nuestro planeta la Tierra: Fuego, Agua, Aire y Tierra. Los cuatro reyes del tarot recogen la simbología elemental de la que estamos hablando y la personalizan en una figura masculina y madura. El rey es el representante del principio masculino, activo y positivo en su máximo desarrollo. Si nos introducimos en las cartas observamos como en estos 4 arquetipos humanos se repiten los siguientes atributos:

a) Están sentados, no de pie ni en movimiento, a diferencia de las sotas y los caballos (las otras figuras masculinas de los arcanos menores). Esta posición expresa la estabilidad alcanzada al final del movimiento.
b) Portan un cetro, símbolo de poder, el cual ejerce de conexión entre las energías o fuerzas que emergen de la Tierra, como la fuerza de gravedad, y de las energías que llegan del Cosmos, como el calor y la luz del Sol. El equilibrio que se produce entre ambas energías, a través de este instrumento comunicador es el que aporta el poder.
c) La capa que cada uno de ellos viste les da protección de todas las inclemencias.
d) Sus cabezas coronadas aseguran que lo que su mente capta será lo adecuado en cada circunstancia. Es un emblema de sabiduría.

No existe en el Tarot solamente una representación de lo que es la parte activa del hombre, como en el Rey de Bastos, ni la pasiva como lo es el Rey de Copas. Aunque en una conformación compuesta de 4 elementos (fuego, agua, aire, tierra) no está todo representado, sí podemos hablar de una realidad allí expresada, de algo completo en sí mismo, como lo es el Hombre en la Tierra. También debemos puntualizar, refiriéndonos a los 4 reyes en general, que nos hablan del pasaje del tiempo en el hombre, quien en este caso ha alcanzado la madurez, después del pasaje por la niñez (sotas) y la juventud (caballeros). Es la etapa de la realización, de hacer lo que realmente se quiere, gracias a los 4 principales atributos que ahora sí, ya posee: Tranquilidad, Poder, Prudencia y Sabiduría.

El Rey de Oros

Un hombre maduro está sentado y rodeado de representaciones de animales que parecen protegerle. Los símbolos del elemento tierra se encuentran por todas partes en este arcano. Nos referimos por lo tanto a los hombres que corresponden a los signos astrológicos identificados con este elemento: Tauro, Virgo y Capricornio. Así como el de copas, nos transfiere una idea de pasividad, pero, a diferencia de éste, parte de un estado pasivo de percepción, para luego realizar algo concreto, aunque con la prudencia que la inteligencia y la experiencia otorgan. Imagen: Este es el rey más cargado de imágenes: animales, plantas, frutos, edificios, objetos, y todos ellos recuerdan la variedad, la riqueza y la abundancia que la Tierra nos ofrece. La expresión del rostro de este hombre es firme pero serena, fruto de la combinación del esfuerzo realizado para conseguir todo lo que le rodea, aunado a la paz, la seguridad y la protección que esa abundancia le otorga. Un nuevo e interesante elemento aparece junto a este rey: un círculo amarillo con una estrella

El Rey de Espadas

También aquí, como en el de Bastos, está representada la actividad, el movimiento, la independencia, la libertad, lo positivo, en cuanto que implica un impulso hacia delante. El elemento aire y sus signos correspondientes astrológicos, Géminis, Libra y Acuario, son su expresión, y por su rapidez, movilidad y sutileza se relacionan con lo mental con respecto a la conformación del hombre. Aquí la noción de actividad tiene un matiz diferente que en el de Bastos y es la limitación que la mente ejerce sobre cualquier acción. Imagen: Parecería como si careciese de algo fundamental para cualquier ser humano: la sensibilidad. Esto es así porque representa la frialdad de la mente. Tradicionalmente las espadas representan lo más negativo en el Tarot. Sin embargo, creo que deberíamos tener en cuenta que la limitación de algunas emociones e instintos, realizada por la censura de la razón, es en muchas ocasiones necesaria para nuestro equilibrio tanto mental como físico. Sin embargo, las decisiones tomadas con frialdad, solo desde la mente, sin el corazón o sin dejar brotar libremente los instintos, la mayoría de las veces no nos conducen a situaciones totalmente claras, límpidas?.. de ahí las nubes que en el fondo se vislumbran. Aves y mariposas vuelan por el aire, pero el ambiente se respira frío. La actitud del Rey de Espadas es decidida y tajante. Se percibe la lejanía y el vacío.

El metal de la larga espada, aunque frío, es el material ideal como receptor y transmisor de energías, en este caso sobre todo mentales. Físico: Implica un cuerpo alargado y delgado, con apariencia de frialdad o lejanía en su expresión. Con respecto a la salud se refiere al sistema respiratorio y al nervioso. Puede verse fácilmente afectado de tensiones y estrés, y sus problemas pueden ser más que físicos, provocados por el campo mental.

Personalidad: Fría, distante, exigente, austera. Relaciones: Nos habla de un padre o un abuelo severo.
Profesiones: Aquellas que implican estudio, conocimiento o frialdad de carácter (juez, letrado, científico). Psicología: Es la razón y la mente abstracta, fuente de condiciones para la Ciencia y las Letras que no incluyen especialmente pinceladas artísticas (Matemáticas, Lenguas, Filosofía, Lógica, Informática). Espiritualidad: El conocimiento que el Rey de Espadas posee es parte imprescindible para que cualquier ser humano alcance su total desarrollo; y la transmisión de este conocimiento garantiza la evolución de la Humanidad, así como el entendimiento entre sus diferentes culturas.

El Rey de Copas

El desarrollo de la capacidad de observación expande la mente. A través de la percepción de colores y formas se conecta directamente con el inconsciente, asentamiento de fuertes sensaciones no conscientes y profundos recuerdos olvidados. La toma de contacto con estos mundos ocultos da luz sobre lo que la persona no veía anteriormente de sí misma, ayudando a su crecimiento interior y exterior.

El rey de copas penetra especialmente en estos misteriosos mundos del inconsciente, al cual fácilmente se llega a través de las emociones, del sentir, parte mental de la psiquis humana especialmente ligada al palo de copas. Este arcano de agua recoge, asimismo, las características de los signos astrológicos de Cáncer, Escorpio y Piscis, ligados al mismo elemento. Imagen: El gris nos invade. Podemos percibirlo tanto en el cielo como en el trono. Nos recuerda la indefinición y la ambigüedad que el agua representa. La parte positiva de este concepto estaría dada por la capacidad de adaptación que estas características aportan.

El traje azul que viste representa la parte intuitiva de la mente; la sencillez y humildad de sus ropajes nos hablan de pureza, no necesita de adornos para presentarse. La sinceridad emana de su ambiente. A diferencia del cetro del Rey de Bastos, éste está más expandido en la parte superior para recibir principalmente las energías cósmicas recogidas especialmente por los hombres representados por el elemento agua, gracias a su sensibilidad. El rostro de este hombre sugiere paz, la paz que otorga la aceptación de todo lo que sus bondadosos ojos ven. Su trono descansa sobre el agua. Un pez cuelga de su cuello. Parece como si con su mano derecha ofreciese el contenido de la copa que suavemente porta: el AMOR, simbolizado en el agua, alimento físico primordial. Físico: Es una persona de buenas maneras, aunque con un cuerpo sin demasiada fortaleza, y con ojos dulces y misteriosos. A nivel de salud se refiere al sistema linfático y glandular y al sistema digestivo, especialmente el estómago. Personalidad: La emoción, los sentimientos, el afecto, la capacidad de imaginar, tras el andar de la juventud representado en la figura del caballero, se ven ya asentados en este rey que ha alcanzado la virtud de la comprensión.

Podemos hablar aquí de un hombre con amor paternal, que tiende a cuidar de los demás. A diferencia del representado en el Rey de Bastos, cuya energía y su corazón se centran en sí mismo antes de expandirse, hace las cosas según su propia consideración: antes de dar primero tiene que recibir, se considera el centro de lo que le rodea, el representado en el Rey de Copas, sin embargo, se mueve por aquellos a quienes ama y no para sí mismo. Desde un punto de vista negativo puede aportar una personalidad débil e inestable. Relaciones: Son la parte comprensiva y protectora, y de actitud más bien pasiva frente al otro (padre o marido comprensivo). Profesiones: Son aquellas relacionadas con la sensibilidad y el sentido de humanidad, que como el agua implican adaptación (maestros, médicos, sabios, religiosos, músicos).

Asimismo, se refiere a aquellas profesiones relacionadas con el público o con las necesidades básicas del hombre, como son la comida y la bebida. Psicología: Hablamos del Inconsciente, la parte mental que lleva a actuar sin razón aparente. La voluntad tampoco es destacable en este arcano. Utiliza a cambio la imaginación, la intuición y el sentimiento. Espiritualidad: Podemos decir que a través del desapego y la renuncia del ego, alcanza la integración con el Todo.

El Rey de Bastos

El rey de bastos recoge la simbología del elemento fuego, que nos habla de energía, luz, actividad, positivismo. Este elemento está, además, vinculado a los signos astrológicos de Aries, Leo y Sagitario. Imagen: El cielo azul refleja la luminosidad del día. Todo se ve con claridad. No existen nubes que enturbien ni oculten la acción. Un hombre adulto con rostro juvenil viste lujosos y llamativos trajes. Naranja, símbolo de la expansión, y verde, de la realización, son sus colores. La corona con lenguas de fuego y las salamandras de su capa nos recuerdan el calor. El león que protege sus espaldas es símbolo solar. Leo es el símbolo astrológico donde reina el astro Sol.
El basto que porta en su mano derecha, la de la voluntad, y que se apoya en la tierra, le otorga mando bajo sus pies, sobre sus dominios. El terreno que observamos es árido y no florido. Este rey no centra su energía en detalles “superficiales”, aunque no menos importantes, como el verde campo y las flores.

Físico: Aporta un cuerpo activo, fuerte y grande. Representa el sistema sanguíneo y el sistema muscular. Se pueden producir inflamaciones y/o fiebre. Personalidad: Representa a un hombre fuerte, activo, expansivo, honorable, generoso, sincero, claro en sus intenciones y acciones. Desde un punto de vista negativo puede ser celoso y posesivo. Relaciones: Es la parte activa de la relación, así como la fuerte, cálida y expresiva (el amante o el marido dominante). Profesiones: Aquellas que implican capacidad de decisión, empuje y mando: empresario, director (de empresa, de teatro), miembro del gobierno, abogado, actor. Psicología: Hablamos de la conciencia en el hombre, la parte de la mente que se mueve por voluntad propia y por deseo de crecer. La individualidad se desarrolla y la creatividad es manifiesta en el exterior. Espiritualidad: Es el desarrollo del espíritu, la conciencia de “Yo Soy” alcanzada a través del camino del sentimiento y la creencia de que todo es energía.

Los Cuatro Reyes del Tarot


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.