Los oligoelementos 2ª parte

Los oligoelementos 2ª parteLa principal ventaja de la oligoterapia es que, al utilizar sustancias propias de todos los seres vivos y en las concentraciones fisiológicas (normales para el funcionamiento de ese organismo), carecen por completo de toxicidad o contraindicaciones.

 

Por esto, se pueden utilizar para tratar diferentes  patologías en la infancia (muy útil en infecciones respiratorias de repetición, por ejemplo),  o en embarazadas.

 

Así mismo, tiene una eficacia muy alta en el tratamiento de determinadas lesiones o situaciones adversas en el deportista (desde un catarro común a una contractura muscular pasando por esguinces o alteraciones articulares), teniendo en cuenta, que los deportistas profesionales pueden tomar oligoelementos sin que tengan ningún problema de dopaje, porque como ya se ha dicho se trata de sustancias propias del organismo y en dosis fisiológicas.

 

Este conjunto de síntomas definirán lo que llamaremos patología funcional, dentro de la cual podemos definir 4 grandes síndromes, cada uno de los cuales es tratado con uno o varios oligoelementos asociados:

 

Los sistemas de regulación funcionan demasiado: síndrome hiperreactivo (Manganeso).

Los sistemas de regulación no funcionan lo suficiente: síndrome hiporreactivo (Manganeso-Cobre).

Los sistemas de regulación funcionan de forma anárquica o inadecuada: síndrome distónico (Manganeso-Cobalto).

Los sistemas de regulación casi no funcionan: síndrome anérgico. (Cobre-oro-Plata).

Los oligoelementos están relacionados con multitud de procesos metabólicos, su importancia aunque pase desapercibida, es tal que nuestro cuerpo no podría funcionar sin ellos. En ello radica su uso en la práctica médica, el déficit ó exceso provoca mal funcionamiento de las funciones corporales.

 

Incluso recientes investigaciones han relacionado cada elemento con un area funcional de actividad, a continuación citamos algunos ejemplos:

 

Ansiedad: Manganeso-Cobalto y Litio.

Ansiedad-Depresión: Cobre-oro-plata y Litio.

Insomnio: Manganeso-Cobalto, Aluminio, Litio.

Nerviosismo-irritabilidad: Litio

Obesidad: Zinc-niquel-cobalto, potasio, litio.

Alergia Estacional: Manganeso, Azufre.

Amigdalitis preventivo: Manganeso-Cobre, Azufre

Amigdalitis durante la crisis: Cobre-oro-plata, cobre, bismuto.

Asma: Manganeso, fosforo, azufre

Fragilidad respiratoria: Cobre-oro-plata, manganso-cobre

 

Para garantizar que los oligoelementos lleguen a su sitio de actuación, a la célula, hay que cuidar su forma de administración: habitualmente se toman por vía sublingual, es decir, manteniendo el líquido (así es como se presentan)  unos minutos bajo la lengua y después ingiriéndolo, preferentemente fuera de las comidas.

 

Los tres oligoelementos más importantes

 

Hierro: El hierro es probablemente uno de los principales minerales en el cuerpo. Hay dos tipos de hierro en los alimentos que comemos. El hierro heme se encuentra en la carne y el pescado y que el cuerpo absorbe una proporción de 10 a 30%. También hay no de hierro hemo, que se encuentra su parte de los productos de grano, frutas, verduras y productos lácteos.

 

El cuerpo absorbe al mismo tiempo un máximo de 5% de este tipo de hierro. El hierro es importante porque la deficiencia de hierro puede causar fallos y causar anemia severa, la disfunción del aparato inmunológico o una disminución en el rendimiento intelectual. Sin embargo, uno puede comer en grandes dosis, ya que tiene en cuenta su interacción con otros componentes de la dieta. Si la vitamina C estimula su asimilación por el organismo, la cafeína, la fibra y algunas trabas.

 

Obviamente, las necesidades de hierro varían de un individuo a otro. Veamos por ejemplo, que el hierro se debe a una mayor proporción entre los niños, mujeres embarazadas y lactantes. Para el resto de los individuos, debe ser determinado razonablemente.

 

Yodo: De las hormonas de la tiroides, el yodo es el mineral esencial o combustible para su funcionamiento. Una dieta muy baja en yodo desequilibrio de su cuerpo y causa el hipotiroidismo. Esta condición es la inflamación de la glándula tiroides y una cadena de la carne, también conocida como bocio, se forma en el cuello.

 

El sujeto se siente muy cansado de todo, se siente deprimido, se enfrenta a un aumento de peso que puede ser considerable y la pérdida de memoria son cada vez más frecuentes. Sin embargo, lo contrario también es posible.

 

Una sobredosis de yodo provoca un estado de hipertiroidismo. El individuo lucha con síntomas de pérdida de peso, insomnio y, en consecuencia irritabilidad. Por lo tanto, derecho cantidad de ingesta de yodo en su cuerpo. Va a encontrar una cantidad adecuada de yodo en la mayoría de los peces y crustáceos, en las algas, soja, productos lácteos y en las judías verdes.

 

Zinc: El zinc juega un papel importante en el funcionamiento de la máquina humana. Su participación en las reacciones enzimáticas, su importancia en el metabolismo de las proteínas, carbohidratos y lípidos son un oligoelemento esencial en la no despreciable.

 

Cualquier deficiencia de zinc puede traer complicaciones graves para el individuo. El crecimiento, la madurez sexual, el aparato inmunológico son algunos de los componentes del cuerpo que dependen directamente de la de zinc se puede encontrar en el cuerpo humano.

 

Tenga en cuenta también que el zinc es un antioxidante efectivo y también se produce en el proceso de regeneración de la dermis. Los alimentos más ricos en cinc incluyen pescado, carne y granos enteros. Se estima que la tasa de absorción de zinc en la dieta suministrada entre el 20 y el 30%.

 

Otros oligoelementos importantes

 

Aluminio: se utiliza para equilibrar el sistema nervioso.

Azufre: regula las propiedades alérgicas junto con el manganesio.

Bismuto: se utiliza en dolencias del aparato respiratorio. No se puede administrar sin prescripción médica debido a su toxicidad.

Calcio: contribuye a la solidez de huesos y dientes, además de a la coagulación de la sangre y de las funciones musculares.

Cobalto: es un elemento antiespasmódico. Se puede utilizar en problemas del aparato circulatorio y del páncreas.

Cromo: activa el metabolismo de las grasas y disminuye el colesterol.

Cobre: funciona como antiinflamatorio y facilita la absorción de hierro.

Flúor: ayuda a la fijación del calcio en huesos y en el esmalte dental.

Fósforo: mejora estados de nerviosismo y de fatiga intelectual.

Litio: se aplica al sistema nervioso, ayuda a regular los ciclos del sueño y mejora el estado de ánimo.

Magnesio: funciona sobre el sistema nervioso y circulatorio. Resulta beneficioso en tratamientos de espasmos nerviosos y ansiedad, así como en algunos tipos de alergias.

Manganeso: contribuye al equilibrio del sistema inmunitario.

Molibdeno: participa en la producción del código genético humano (ADN)

Níquel: se utiliza en desequilibrios de hígado y páncreas.

Oro: es apreciado por el poder cicatrizante que posee y como estimulante circulatorio.

Plata: previene infecciones. Resulta útil en periodos de convalecencia.

Potasio: regula el ritmo cardíaco y la cantidad de agua en el organismo.

Selenio: contribuye a las defensas del organismo y previene y lucha contra la aparición de arrugas.

Silicio: contribuye al buen estado y calidad de huesos y piel así como al correcto funcionamiento de las articulaciones y de la próstata.

Sodio: junto con el potasio contribuyen al correcto equilibrio hídrico del cuerpo. Contribuye al correcto funcionamiento de nervios y músculos.

 

 

 

Los oligoelementos 2ª parte

 

 

 


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.