Males físicos relacionados con los chakras

El cuerpo humano está compuesto de partes que difieren por su contenido de materia densa, sutil y energía. Los chakras unen canales y meridianos energéticos que nutren las complejas conexiones del sistema nervioso, las glándulas endocrinas y los órganos

El hombre común capta fácilmente a través de sus cinco sentidos externos la materia densa y cuando desarrolla la intuición y los sentidos extracorpóreos puede captar la materia sutil y la energía de su cuerpo y también la de los cuerpos que le rodean.

Los chakras son puntos focales o centros psíquicos del cuerpo que están en actividad en todo momento, tanto si la persona tiene conciencia de ellos como si no. La Biología moderna explica esto como los cambios químicos producidos por las glándulas endocrinas, glándulas sin conductos cuyas secreciones se mezclan con la corriente sanguínea del cuerpo de modo directo e instantáneo.

Por su parte, los antiguos filósofos de Oriente relacionaban estos cambios con los cinco Tattvas básicos o elementos. Estos elementos se mueven constantemente en el interior del cuerpo, con los ritmos circadianos. Por eso la antigua Ciencia India del Yoga ponía un gran énfasis en conocer dichos elementos y actúa de acuerdo con ellos, pues consideraban a los chakras como el campo de juego de los elementos.

Los chakras se encuentran permanentemente en movimiento circular. El nombre chakra en sánscrito significa rueda. Estas ruedas en movimiento giratorio producen energía.

Los chakras son centros de intercambio entre la energía física y psicológica dentro de la dimensión física, y el Prana es la fuerza que vincula lo físico, lo mental y lo espiritual.

Los Nadis: Están vinculados con los chakras. Todos los nadis están subordinados a Sushumna. Según la filosofía china la naturaleza humana es buena en esencia y puede alcanzar su desarrollo personal no sólo mediante el estudio sino también a través de un proceso de autoconocimiento.

Cada persona tiene capacidad para el autoconocimiento.

Sólo debe observar atentamente cómo su sistema de chakras reacciona de forma llamativa en situaciones de estrés o choque extraordinario.

Chakra 1: Si el chakra radical se encuentra hipo funcionando, en una fuerte situación de esfuerzo, la persona podrá tener la sensación de “perder pie” e incluso puede darle diarrea, será fácil que le asalten la ira, y los arrebatos agresivos.

Chakra 2: Si existe un funcionamiento carencial ante tensiones extraordinarias, se produce un bloqueo de los sentimientos, con una función exagerada, con toda probabilidad quien lo padezca romperá a llorar o reaccionará con una emocionalidad incontrolada.

Chakra 3: Ante grandes esfuerzos se instaurará un sentimiento de impotencia, con una sensación de incapacidad, o una incómoda sensación en el estómago, o un nerviosismo empedernido. Una sobrecarga en este chakra está caracterizada por la excitabilidad nerviosa y por el intento de controlar la situación mediante la hiperactividad.

Chakra 4: Sensación de que “el corazón se para” y ante el estrés palpita el corazón. Es un indicativo de una disfunción generalizada del cuarto chakra.

Chakra 5: Hipofunción del chakra del cuello, se hace un nudo en la garganta, posiblemente la persona empezará a tartamudear o la cabeza le temblará por todas partes, en caso de una hiperfunción disonante, tratará de tomar la situación con firmeza mediante una avalancha de palabras nada maduras.

Be Sociable, Share!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies