Ondas electromagnéticas

onda feng shui
El Feng Shui significa ‘viento y agua’ y es una práctica de origen chino, cuyo objetivo es el entendimiento de las relaciones entre la naturaleza y los seres humanos. La práctica del Feng Shui se realiza desde hace alrededor de 3000 años.

 

Existe un debate sobre su base científica, pero este arte (o ciencia como muchos reclaman), ha sido muy popular desde hace más de 3000 años en China y ha ganado gran popularidad en todo el mundo. El Feng Shui nos llega de un pasado remoto como una herramienta muy útil, de la que nos podemos servir para proteger y armonizar la energía vital que fluye a través de nuestro ser y que se proyecta en nuestro espacio inmediato, en nuestras casas y en nuestros lugares de trabajo. La finalidad del arte ambiental del Feng Shui es crear armonía entre las construcciones de los seres humanos y los propios seres humanos que las habitan.

 

 

La tecnología moderna y la superpoblación han creado graves problemas de contaminación tanto electromagnética como del aire o el agua que afectan a los ciclos naturales y vitales de las personas. Problemas que son cada vez más graves y están causando cambios importantes en el medio ambiente alterando las emociones, la salud, la armonía y la vida misma de todos los seres misma de todos los seres vivos.

 

La tecnología es muy útil, le da movilidad y la comodidad de saber que siempre estamos conectados pero a la vez la necesidad de  servirnos de múltiples elementos electrónicos para nuestras tareas, potencia la presencia de un chi negativo que termina por sumar puntos al estrés.

 

 

Vivimos en un mundo cada vez más inalámbrico. Muchos adolescentes y la mayoría de los adultos ya poseen un teléfono móvil. Los teléfonos inalámbricos y de banda ancha inalámbricos se usan en el hogar y el trabajo. Los padres usan monitores de bebé para escuchar si se despierta su bebé. Cafés, escuelas, bibliotecas, transporte público y otros lugares públicos frecuentemente ofrecen Internet Wi-Fi inalámbrico y estaciones/transmisores de telefonía móvil en sus techos, paredes o cerca.

 

La interferencia de las ondas electromagnéticas afecta los estados de ánimo, y por tanto, la convivencia en el hogar. El movimiento energético invisible e impredecible ocurre con todo equipo que se encuentre en una orientación inadecuada. Por ello debemos aprender a equilibrar dicha fuerza dentro de la decoración de nuestro hogar.

 

Los juegos inalámbricos, Wii, Nintendo DSS, iPhones se están convirtiendo rápidamente en una de las formas más populares de entretenimiento para los niños, e incluso se están introduciendo en las escuelas. El problema radica en las ondas moduladas o pulsátiles de microondas (un tipo de ondas de radio) que estas tecnologías utilizan para transportar información desde y hacia los demás y hacia su estación de base/transmisores.

 

Al aumentar el número de aparatos inalámbricos también aumenta nuestra exposición a las microondas alrededor de nosotros. En los últimos años nuestra exposición promedio se ha incrementado exponencialmente, y es probable que siga aumentando.

 

Obviamente en la antigua China no existían ordenadores ni televisiones por lo que no se pudieron hacer reglas de Feng Shui para estos aparatos por lo que ha sido necesario ir creándolas. Os ofrecemos algunos consejos para lograr la mejor distribución de la tecnología y los muebles, y así conseguir una perfecta atmósfera Zen, minimizando los efectos negativos de la tecnología:

 

Debes mantener siempre la distribución de los objetos, colores y tecnologías de la forma más simple y sencilla posible.

Debes trabajar con el chi para mantener un flujo de energía estable, medio y continuo en el espacio.

Para no confundir la energía o el chi de una habitación debes mantenerla natural y simple.

Los focos o luces en las esquinas de una habitación hacen que la energía circule de forma lenta y que se estanque, por lo que favorecen la negatividad. Elimina los rincones sombríos de energía y deja que la luz brille en todo el espacio.

Las luces brillantes cerca del ordenador aumentarán y moverán el chi alrededor del espacio de trabajo, lo cual favorece la creatividad, las ideas y el pensamiento positivo.

Los colores de “crecimiento” como el verde y el amarillo, que simbolizan las plantas y los rayos de sol, deben estar presentes en las zonas este y sureste de tu hogar, de forma que estos colores apoyen y hagan aumentar la energía entre los espacios a tu alrededor.

Los colores ardientes como los rojos y amarillos deben estar situados en la zona sur de la habitación para que puedan atraer hacia ti la energía positiva, el entusiasmo y las oportunidades. Algunos colores “sólidos” bien elegidos son más aconsejables que los estampados.

Es recomendable colocar plantas de hoja perenne en las zonas este, sureste,, norte y sur de tu hogar, puesto que ayudan a mover la energía natural o chi, alrededor de los espacios, creando un flujo que te atrae a ti y a tu espacio lo mejor del mundo exterior.

Los metales redondeados, como latas de latón, cuencos de cobre o jarrones deberían estar  emplazados en la zona oeste, noroeste y norte de la habitación debido a que transforman la energía estanca en estable y fluída.  Estos jarrones y cuencos deben permanecer vacíos, para esperar que las oportunidades  caigan en ellos.

Si alguna vez has rozado la pantalla de tu TV o monitor con tu brazo has notado como los vellos se “levantan” como si fueran atraídos por algo en la superficie. Lo que se siente es energía estática, una energía residual que queda luego de encender el aparato. Así como afecta tu piel, la energía residual de todo aparato eléctrico fluye por tu casa e interfiere con el Chi de tu cuerpo.

Los televisores no son recomendables en los cuartos, los mismos si los tienes mantenerlos dentro de un mueble o usar preferiblemente los plasma o LCD que no producen reflejo. Los Fax, fotocopiadoras y otros equipos de oficina deben estar siempre en el despacho, el lugar de trabajo. Para atraer grandes negocios y amistades influyentes activa el fax con 3 monedas chinas atadas a un cordón rojo.

Los cables de TV y computadoras procura tenerlos ordenados y ocultos.

Los Ventiladores evita instalarlos en el techo de la habitación donde duermes, ellos cortan la energía de la pareja y desordenan la energía del cuerpo.

Evita las superficies plásticas sobre los aparatos eléctricos, pues estos tienen mayor capacidad de energía estática.

Las computadoras portátiles no deben estar dentro de la habitación donde duermes

 

Ondas electromagnéticas y Feng Shui

 

 

 


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.