Piedras moki y boji

Piedras moki y bojiSon conocidas en el mundo entero por diferentes nombres: Canicas Moqui, Piedras Moki, Piedras Mochi, Piedras chaman, Pelotas o Balones Moqui..y en Inglés: Moqui balls, Shaman stones, Moqui Marbles, Thunderballs, etc.

 

Nunca hay que confundirlas, ni llamarlas Piedras Boji, o Boji Stones, ya que ésta, es una marca registrada para otro tipo de piedras de composición y propiedades muy diferentes.

 

También es erróneo llamarlas Pop Rocks. Su composición química, es básicamente: Arenisca (SiO2) y Hematite (Fe2O3); óxido de silicio óxido férrico que le da una dureza en las escala de Mohs de 6 – 6,5.. Las piedras boji son pesadas, algunas son como óvulos con superficie granulada, y otras con una superficie que puede ser suave al tacto.

 

Algunas tienen forma tubular como si fueran dos piedras que hubieran sido deshechas y vueltas a fusionar se encuentran en el suroeste de los Estados Unidos, principalmente en el estado de Utah. Los pueblos indígenas de la zona desde los Anasazi en antigüedad a los actuales Hopi y Zuñi  piensan que estos minerales provienen del espacio.

 

Les asignaban poderes de carácter esotérico y curativo de tipo calmante y equilibrador de las energías del cuerpo. También lo utilizaban para entrar en contacto con los espíritus y la energía del cosmos. Estas curiosas piedras  están compuestas de una dura cascara de oxido de hierro con un interior suave y arenoso.

 

Tienen una poderosa función protectora y resultan muy útiles para superar bloqueos. Gracias a su fuerte conexión con la tierra, son muy beneficiosas para las plantas y cosechas. Pero  hemos de tener en cuenta que esta piedra puede llegar a deteriorarse rápidamente si la dejamos en un lugar de condiciones climáticas de fuertes lluvias.

 

En la actualidad, estas pequeñas rocas, se han ido incorporando poco a poco en los tratamientos por parte de los cristaloterapeutas, incluso se están usando cada vez más para meditar con ellas. Se le atribuyen las propiedades de favorecer a su portador, estados de alegría, tranquilidad y libertad.

 

También se piensa que son piedras protectoras, que a su vez refuerzan el sistema inmunológico, y hace que se asiente uno en el presente, con los pies bien colocados en el suelo. Psicológicamente las piedras de boji emiten una energía  sobre los bloqueos mentales  deshaciéndolos. Limpian las emociones negativas enquistadas y nos alivian de los recuerdos dolorosos.

 

Las piedras de Boji traen luz a tus cualidades reprimidas para que puedan ser liberadas delicadamente. La piedra boji armoniza, estimula el flujo de la energía vital (chi) y ayuda a romper posibles bloqueos. Limpia los chakras, los equilibra y los energetiza.

 

Repara los agujeros en el aura. Con una piedra boji femenina y otra masculina se equilibran las energías masculinas y femeninas del cuerpo.

 

Es una piedra que conecta fuertemente con la tierra y enraíza en la encarnación actual. Promueve claridad de mente, el autoconocimiento y mejora la memoria. Saca a la superficie los patrones de pensamientos negativos y las conductas derrotistas.

 

Cura los recuerdos dolorosos. Es buena para las plantas y cosechas. Alinea los chakras, remueve bloqueos, mientras limpia el aura la carga de energía y cierra agujeros en el aura. Equilibra la energía yin/yang dentro del cuerpo físico. Las piedras de Boji pueden transferir energía del etéreo al cuerpo físico.

 

Equilibra los hemisferios cerebrales y permitirá que una tenga acceso a un porcentaje más alto de la función del cerebro. Puede levantar tu función del cerebro al potencial de seis por ciento.

 

Físicamente las piedras de boji estimulan el flujo energético a través del sistema de meridianos corporales y disuelven los bloqueos del cuerpo físico y sutil. Alivia el dolor y favorece la regeneración de los tejidos. Resultan muy útiles cuando tienes poca energía física o cuando se padece una enfermedad intratable.

 

Parece que las Boji dan buenos resultados para tratar el síndrome de la fatiga crónica, y a las personas diagnosticadas de depresión clínica. Complementario en el tratamiento de la artritis y de la fibromialgia. Se pueden utilizar cuando se sufre de dolor de muelas y otros dolores agudos producidos por golpes, torceduras, roturas de huesos o heridas, ya que se le atribuye la capacidad de acelerar la regeneración de los tejidos, teniendo en cuenta que nunca se debe de poner directamente sobre heridas abiertas.

 

Eficaz en dolores de cabeza, cuando estos provienen de situaciones tensas o estresantes; o como un dolor reflejo debido a problemas con las vértebras cervicales. Una Boji puesta encima de un órgano con funcionamiento deficiente por falta de equilibrio energético, estimula la canalización de la energía del mismo, restableciendo el desequilibrio en pocas sesiones.

 

Aseguran que sirve de ayuda a los enfermos que se están tratando con radioterapias. Al facilitar la liberación de bloqueos emocionales, se favorecen los sentimientos de bienestar emocional, estimulándose la actividad cerebral y llevando claridad mental al cerebro.

 

Al mismo tiempo se obtiene una alineación y equilibrio de los lados izquierdo y derecho del cerebro, logrando un satisfactorio estado de armonía, mejorando también a corto y a largo plazo la capacidad de memoria.

 

Sostén un par de piedras Boji en las manos durante diez minutos aproximadamente, o ponlas sobre el punto bloqueado o dolorido.

 

También puedes formas una trama alrededor de tu silla mientras medita. Cargarlas una o dos veces a la semana, matizando que es preferible el color de la primera luz de la mañana, aunque también son recomendables los rayos de una luna llena. Debemos evitar empaparlas en agua y la humedad. Si fuera necesario, y solo en ocasiones muy especiales, en que las piedras estén especialmente sucias físicamente, pueden lavarse con bicarbonato sódico y un cepillo de dientes.

 

Al terminar, han de quedar bien limpias y secas. No se puede abusar de este modo de limpieza. Se le puede dar una capa de protección final con aceite de oliva y se aconseja guardarlas independientemente de otras piedras, siendo mejor que no se toquen entre ellas.

 

Para una limpieza energética, se realizará con humos de incienso, tabaco, o madera de Palo Santo, pero a cierta distancia, para que no se le adhieran a la roca demasiados residuos volátiles de los inciensos o resinas. Se pueden recargar también con energía Reiki, o con meditaciones apropiadas. Si las ponemos dentro de una pirámide o una geoda, podremos armonizar sus vibraciones.

 

Se pueden llevar como pendientes colgados en una cadena de aproximadamente 18 a 20 pulgadas de largo descansando cerca o sobre el centro energético del corazón, en directo contacto con la piel. La punta debe llevarse hacia abajo para facilitar la centralización de la energía emanante del cristal en el foco de Luz y Amor que es el corazón.

 

No se recomienda que se use continuamente con la punta hacia arriba para evitar que la gente se desconecte de la realidad aparente de este plano. Sin embargo se puede utilizar un cristal de doble terminación o puntas.

 

Como aretes ayudan a estabilizar el centro energético de la laringe, a aumentar la creatividad y a balancear los hemisferios cerebrales. Como anillos son especialmente buenos para aumentar la destreza manual de los músicos, pintores, diseñadores y artesanos.

 

Como brazaletes o pulseras ayudan a transmitir mejor las energías curadoras a través de las manos en diferentes técnicas de sanación. Como collares ayudan a estabilizar el centro energético de la laringe dando mayor poder a la palabra hablada. Esto lo hace extremadamente beneficioso para oradores, actores, conferencistas, vendedores y relacionistas públicos.”

 

 

 

 

 

Piedras moki y boji

 

 

 

Be Sociable, Share!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies