¿Qué es la magia negra?

La magia negra es el conjunto de recursos destinados a conseguir poderes extraordinarios con la explícita voluntad de dominar o controlar la naturaleza o a otras personas. En los comienzos de la historia no había un límite entre magia, ciencia y religión.
A partir del siglo XIII la magia se irá alejando de la religión y la ciencia.
Podría definirse a la magia negra como la aplicación de actos de liturgia mágica al mal, cuyo principal objetivo es lograr efectuar diferentes tipos de cambios acordes a nuestra voluntad.
La magia negra es aquella que se usa en perjuicio de un individuo o para dañar al mundo en su totalidad: sus adeptos no sólo buscarían afectar a la sociedad sino alterar todo tipo de materia orgánica o inorgánica. Se habla de magia negra en contra posición a la magia blanca que serviría para neutralizar el daño de la magia negra y actuar en beneficio del individuo o del mundo.
El objetivo de la magia negra es que se produzca un cambio de acuerdo a la voluntad del ejecutante, para producir daños físicos o no físicos a los demás.
 
Al parecer la expresión “magia negra” se expandió en tiempos relativamente recientes, vinculada o derivada del término nigromancia, pues en sociedades anteriores la magia o estaba permitida o estaba prohibida, pero no era común que hubiera una “magia aceptada” frente a una “magia no aceptada”. Esta oposición de conceptos es propia de sociedades no totalitarias, y por tanto modernas o contemporáneas. Probablemente surgiera ante la necesidad de asimilar en una misma sociedad religiones monoteístas y creencias locales durante el periodo colonial.
El término magia, se le concede a una derivación de la palabra magi, que era un elemento más, de los rituales religiosos que se practicaban en la antigua Babilonia.
 
De igual manera, se cree que existieron magos, en cada una de las épocas antiguas. Ya sea en la era egipcia, griega o romana. Asimismo, se piensa que la magia estuvo presente dentro de la cultura celta, como una manera de efectuar rituales de iniciación o de fertilidad, para aquellas mujeres recién comprometidas en matrimonio. Los alquimistas y astrólogos, eran considerados magos. Los cuales, eran condenados por el vulgo, ya que se les vinculaba a la magia negra. La cual era un instrumento más del mismísimo demonio. Otra de las prácticas popularmente asociadas a la magia negra es el vudú, aunque en realidad esta es una religión con fines benéficos de orígenes ancestrales, cuyas prácticas con fines malignos son una desviación o distorsión de la misma.
 
Con respecto a la historia de la magia negra, se habría desarrollado durante la Edad Media, en la cual se llega a producir una época de oscurantismo. Por ende, todo lo concerniente a lo oscuro, profano y prohibido, se le denominada magia negra. Situación, que fue enérgicamente perseguida por la iglesia Católica, por medio de la Inquisición, la cual no daba tregua, a todo aquello oscuro, hereje y cercano a la brujería. Cuya pena máxima, era morir vivo en la hoguera. Se sabe que hace más de 3700 años atrás, ya se practicaban ciertos conjuros mágicos.
Los practicantes de la magia negra deberán tener en cuenta la sabiduría recogida en los siguientes libros:
“Gran Grimorio” y el “Enchiridion Leonis papae”. Los dos son propiamente el ritual y el breviario de los magos. El primero tiene por título “Gran Grimorio o arte de conjurar los espíritus celestes, aéreos, terrestres o infernales, con el verdadero secreto de hacer hablar a los muertos, de ganar siempre que juega a la lotería, de descubrir tesoros ocultos, etc”.
 
La palabra “Grimorio”, viene del italiano “Rimarioque significa composición de versos. Los antiguos estaban persuadidos de que los versos coadyuvaban la fuerza de las operaciones mágicas; por esto las llamaban “incantationes”, de donde hemos formado la palabra “encanto”, porque según hemos dicho antes, en ellas se empleaban la poesía y el canto.
 
El “Gran Grimorio” ha sido sacado de diversas fuentes y extractado de diferentes autores, entre otros de “La sagrada magia que Dios comunicó a Abraham a su Laneth y traducida del hebreo el año 1458”, y después de las “Clavículas de Salomón” (Clavicula Salomonis ad filium roboam). Se compone de dos partes: La primera comprende cuatro capítulos precedidos de un Preludio y seguidos de una alocución al lector, que es una especie de post-facio.
Los dos primeros capítulos consisten en instrucciones preliminares, por medio de las cuales se adquiere la aptitud para operaciones mágicas. El tercero contiene la verdadera composición de la varilla misteriosa o bastón fulminante. Y el cuarto una verdadera representación del gran círculo cabalístico. Este último capítulo es por sí solo más del doble que los otros, y contiene además las fórmulas de ofrenda y de apelación al espíritu, con las respuestas y promesas del espíritu en italiano. La segunda parte comprende el verdadero “Sanctum Regnum” de la Clavícula, o la verdadera manera de hacer los pactos, con plegarias y oraciones en francés y en latín sobre el particular, y finalmente los Secretos del arte mágico del gran Grimorio.
 
El primer punto indispensable para desarrollarse tanto en la práctica de ésta disciplina, como en cualquiera de sus hermanas (el tarot, la hechicería, la brujería, etc.) es sin duda alguna el tener fe en lo que estamos realizando. Puedes estudiar toda tu vida, experimentar con diferentes métodos y hasta participar de infinidad de rituales, pero si no tienes en ti el ingrediente de la fe jamás lograras obtener los resultados deseados. Es necesario comprender que en el mundo en que vivimos son las energías espirituales las que redactan nuestro destino.
A su vez, también es imprescindible que estés al tanto de que ésta disciplina puede terminar jugándote en contra a la hora de ejecutar algún tipo de hechizo. Es decir, así como conocemos la existencia de diferentes leyes que dicta la ciencia, en nuestra actividad existe una ley básica que dice: “si usted hace el bien pues entonces recibirá el bien, pero si usted hace el mal éste le volverá a usted multiplicado”. Tome sumo cuidado a la hora de ejecutar éstos actos y evite así llegar a pagar un precio muy caro.
 
Nombres de los principales espíritus infernales y la índole de sus funciones.
 
Lucifer – Emperador
Belzebú o Belcebú – Príncipe
Astarot – Gran Duque

 
Vienen luego los espíritus superiores que están subordinados a los antes mencionados:
 
Lucífago – primer ministro
Satanachia – gran general
Agaliarept – capitán general
Fleuretty – teniente general
Sargatanas – jefe superior
Nebiros – mariscal de campo
Estos grandes espíritus dirigen, por su poder, toda la potencia infernal que les está concedida. Tienen además, a su servicio, otros dieciocho espíritus subordinados

Be Sociable, Share!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies