Rituales de limpieza para la casa

Rituales de limpiezaEl hogar es el santuario donde se desarrolla la vida espiritual. El lugar en donde nos sentimos siempre bien es nuestro hogar. La casa es el sitio a donde regresamos todo el tiempo y en donde encontramos el espacio perfecto para relajarnos y estar bien con nosotros y con nuestra familia. Sin embargo, no siempre puede ser así. Existen momentos en donde nuestra casa se encuentra cargada, pesada, llena de malas energías. Esto ocurre cuando puede coexistir algún ente entre nosotros o cuando sufrimos de envidias por parte de los demás. Cuando sientes que ya no quieres estar en casa, cuando llegas y sientes como si no se hubiese ventilado en todo el día o cuando, ni bien entras, tienes ganas de irte porque no aguantas más esa sensación tan pesada que te origina, es porque ha llegado el momento de limpiarla.

Limpiar las malas energías es conveniente hacerlo varias veces al año, aunque es deseable hacerla cada mes. Si deseas hacer una limpieza adecuada escoge tres fechas seguidas, que sean martes y viernes, por ejemplo pueden ser martes, viernes, martes; o, viernes, martes, viernes. Desde los tiempos más remotos, el hombre ha creado barreras de protección en su morada para guarecerse y defenderse no solo de las inclemencias del tiempo, sino de las malas vibraciones astrales y por supuesto de los enemigos tanto visibles como invisibles.

A Continuación te mostramos algunos de los rituales más efectivos para devolver la armonía a tu hogar.

En este ritual necesitaremos:

• Un manojo de perejil
• Pétalos de siete claveles blancos
• Siete cucharadas de amoniaco
• Siete gotas de agua bendita
• Siete gotas de colonia que uno suele utilizar

El perejil y los pétalos de los claveles se pasan por la batidora y poco a poco se va agregando el amoniaco, el agua bendita y la colonia que siempre utiliza. Una vez que todos los ingredientes están batidos se obtiene un líquido espeso. Lo que debemos hacer con este líquido, es distribuirlo por los diferentes lugares de la casa, gota a gota. Y lo más importante sobre todo, es la entrada, tras la puerta principal que da acceso a nuestro hogar. Este hechizo resulta muy efectivo si se realiza de la forma indicada, el cual se debe realizar un día martes y se recoge el día viernes. Luego se vuelve hacer de nuevo, de la forma indicada anteriormente.

El tiempo de duración de este ritual es el que la persona entienda que ya es el tiempo prudencial y puede parar de realizarlo o cuando se da cuenta que se ha recobrado la paz, la tranquilidad y la armonía en el hogar. Para las personas creyentes o católicas se aconseja que se recen un padre nuestro con mucha fe y meditación, mientras hacen el ritual, pidiendo la necesidad de que en tu hogar recobre nuevamente la paz y la armonía al hogar.

Otro método muy efectivo es limpiar con agua, vinagre y sal toda la casa; claro que si los suelos son de madera, no se debe usar sal, solo el agua y vinagre, y después, echar un poco de sal gorda en las esquinas. Cuando se hace éste tipo de limpiezas, se debe complementar limpiando los cristales de las ventanas con amoniaco y poniendo ramilletes de lavanda en las habitaciones, para mantener limpio el ambiente, además de perfumar agradablemente.
Una buena forma de romper las energías estancadas y ponerlas en movimiento es, una vez hecha la limpieza a fondo, es decir, la de primavera o invierno, esa en la que se lavan las cortinas y se reordenan los armarios, coger dos tapaderas de tarteras grandes y batirlas, como si fueran platillos, por las habitaciones, en esto los niños pueden ayudar, que se lo pasaran bomba; después hacemos lo mismo, pero con una copa y una cucharilla, para arrancar un bonito sonido al cristal.

El siguiente ritual está diseñado para ayudarte limpiar tu casa y llenarla de la energía de amor y paz de los arcángeles. Su protección se manifestará en tu hogar y tu vida con más fuerza y claridad para tu bienestar y el de tu familia. Los elementos que vas a necesitar para llevar a cabo este ritual son los siguientes: 15 gr. de flores de jazmín secas y molidas, 15 gr. de rosas secas y molidas, 15 gr. de lavanda seca y molida, 1 cucharada de polvo de lirios, vainilla en polvo, 5 gotas de aceite de oliva y unas bolsas pequeñas de tela natural de color azul.

Este ritual hay que prepararlo en un atardecer en el que haya Luna en Cuarto Creciente. Mezclas todas las flores secas en un mortero y las machacas hasta reducirlas lo más posible. A continuación pones la vainilla y el aceite de oliva. Lo vuelves a mezclar todo junto, y con la mezcla vas llenando las bolsas de color azul. Las bolsas tienes que cerrarlas con lazos de color blanco y después colgarlas en los armarios o detrás de las puertas de las habitaciones.

Rituales de limpieza para la casa


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.