Significado mágico de los alfileres

Significado mágico de los alfileresSe llama suerte a la creencia en una organización de los sucesos afortunados y desafortunados y no hay bien peor repartido que la suerte. Por ello, desde que el hombre es hombre ha intentado encontrar una fórmula que atraiga la buena fortuna y ahuyente la mala. Plinio el Viejo, historiador de la antigüedad, escribió en su “Historia Natural”, que los alfileres clavados en el umbral de una puerta alejaban las pesadillas nocturnas. Aún así el alfiler es un elemento mágico con gran tradición que aleja el mal de la persona que lo lleva prendido en la ropa y símbolo de protección. Obsequiar con un alfiler a alguien es desearle buena suerte.

En su aspecto mágico, los alfileres son objetos con los cuales se pueden realizar tanto trabajos de brujería blanca como negra. Inclusive hoy en día se emplea aún en algunos ritos afrocubanos para ejercer efectos maléficos contra una persona, pinchándolos sobre un muñeco que simboliza el cuerpo de la víctima. Tal vez este rito tuvo su origen en la magia simpática, cuyo pensamiento básico es muy simple: cualquier cosa que se haga con la imagen de una persona tendrá efectos similares en ésta.

En cuanto a los ritos positivos, en la antigüedad, se decía que una novia no debía guardarse ninguno de los alfileres con los que se había confeccionado su vestido, porque le traerían mala suerte. Esta debía dárselos a las modistas y estas debían de lanzarlo al fuego, si deseaban encontrar novio. Hoy en día, muchas jóvenes acuden ante la imagen de la Virgen de los Alfileritos para solicitar su intercesión para casarse. Para ello, obsequian tres alfileres a la Virgen para que se produzca el prodigio de un próximo emparejamiento.

Si una soltera no tiene cerca la imagen de esta Virgen, puede acudir el 13 de junio, día de San Antonio de Padua, y cambiarle al santo uno de los alfileres que lleva en su atuendo por otro nuevo que debe dejar en su lugar: el santo le encontrará marido adecuado. En Toledo las muchachas encuentran novio si echan alfileres a la Virgen. Se cuenta que una hermosa muchacha toledana tenía amores con un galán. Los padres de él, que no veían con buenos ojos el noviazgo, lo mandaron a Italia. Al principio, la novia recibía carta de él diariamente, y después las cartas se fueron espaciando hasta que al final se interrumpieron. La muchacha, desconsolada, iba todas las tardes al lugar de la despedida y, al recordar a su amor, le entraba tal congoja, que se clavaba un alfiler para no caer desmayada. Un día pidió ayuda a la Virgen de los Dolores, que se le apareció con el corazón atravesado por siete espadas.

La Virgen le dijo: “Yo también he sufrido. Aguarda”. Días después, cuando la doncella iba a clavarse otro alfiler, apareció el novio arrepentido y más amoroso que nunca. Se casaron, fueron muy felices y la Virgen de los Alfileritos se convirtió en la patrona de los enamorados de Toledo. Al principio, el rito, cuyo propósito era hacer volver al redil un novio díscolo, consistía en que la moza se clavara un alfiler y lo echara en la hornacina de la Virgen a lo largo de mil días. Transcurrido ese tiempo, el novio volvía milagrosamente a los brazos de su amada. La costumbre se fue degradando con el tiempo, las mozas dejaron de pincharse con los alfileres y el plazo se redujo a unos cuantos días. También puede echar trece alfileres en una pila bautismal, en representación simbólica de las arras matrimoniales y luego meter la mano, en la creencia de que se tendrá ese año tantos novios como piezas se adhieran a la piel.

El alfiler también sirve para atraer la suerte, así recoger un alfiler del suelo cuando la cabeza está dirigida hacia la persona que lo encuentra trae buena suerte (Esta creencia se vio reforzada por la convicción que tenía John Rockefeller de haber pasado de la indigencia a la condición de banquero multimillonario, gracias al encuentro casual que tuvo con un alfiler).

Los alfileres son una protección eficaz contra las brujas cuando están pinchadas en las jambas de las puertas o metidas en una botella escondida bajo el umbral.

Para hacer desaparecer las verrugas se aconseja enterrar un alfiler, y cuando éste se oxida quien sufre de ellas quedará limpio. También se recomienda tocarlas nueve veces con un alfiler nuevo y después tirarlo por encima del hombro izquierdo, entonces la verruga desaparece.

Evitar que el mal entre Se cree que al regreso de un funeral, es necesario clavar un alfiler en la puerta de casa del difunto para que el muerto y el vivo queden protegidos de los espíritus negativos.

Ayudar a olvidar desengaños amorosos Para ello se recomienda poner alfileres nuevos en las suelas de los zapatos: al pisarlos todo se olvidará

Facilitar el ganar en los juego de azar Con ese fin se debe coser un alfiler torcido a la chaqueta o cualquier prenda del vestido.

De un regreso de un funeral, hay que clavar un alfiler en la puerta por la que se ha sacado el cadáver para protegerse del diablo. Durante mucho tiempo se creyó también que para que un difunto no viniera a turbar a los vivos, había que prenderle un alfiler en el sudario. Ese alfiler tenía el poder de proteger contra el miedo, pero si se usaba para trabajos de costura, atraía a la huesuda con su guadaña.

Significado mágico de los alfileres

Be Sociable, Share!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies