Tarot amigo

 

Las personas que nos dedicamos profesionalmente al mundo de la videncia y lo esotérico estamos convencidos de que las mancias, entre ellas el tarot es realmente un amigo en el que podemos confiar y que nos guía y nos ayuda. Pero hay que tener cuidado porque es muy sencillo que el tarot amigo se convierta en enemigo si no lo tratamos correctamente y le tenemos el respeto y la consideración que se merece. Con esto no quiero decir que las cartas vayan a cobrar vida y a atacarnos lanzándose a mordernos o algo más espeluznante. Me refiero a aunque sea bueno para nosotros ya que nos guía y nos ayuda también puede producir el efecto contrario, puede que nos angustie y nos complique aún más la situación que intentábamos resolver.

 

tarot de amistad

 

Es cierto el tarot puede ser tu amigo porque puede ayudarte, porque te escucha y te ofrece consejo para poder encontrar la solución a tus problemas y eso es lo que hacen los amigos ¿no? El tarot sirve para enseñarnos, para hacernos crecer como personas. Y si te inicias en su estudio puede llegar a convertirse en tu compañero de viaje, en tu amigo inseparable que te ayuda a poner las cosas claras y a evolucionar como ser humano.

 

Hay que tener en cuenta que el tarot es ni más ni menos que una herramienta para alcanzar el bienestar a través del conocimiento. Conocimiento de lo que nos rodea y lo que nos espera. Pero también autoconocimiento. Y conocimiento también para poder aprovechar al máximo las posibilidades que nos ofrece, reemplazando la imagen de un tarot oscuro por la de un tarot de la amistad.

 

Consultar el tarot amigo

 

Mientras lo usemos como una herramienta de conocimiento y de ayuda, el tarot será bueno para nosotros. Pero si lo que hacemos es buscar que nos solucione nuestros problemas se convertirá en nuestra peor pesadilla. Esto ocurre a menudo con las consultas sentimentales, por ejemplo, una persona pregunta sobre si le llegará pronto el amor. El tarotista interpreta la lectura y le dice que sí que pronto su situación amorosa mejorará. Si esa persona tras tener esa lectura se va a su casa y se encierra sin intentar abrirse al amor que la espera, posiblemente su amor tardará mucho en llegar, casi que la persona se desesperará. Porque no hay que decir: ah! Bien el tarot me dijo que llegaría y no poner nada de nuestra parte para que eso suceda.

 

Quiero decir con esto que nuestros actos del pasado y del presente señalan nuestro futuro. En la medida en que el tarotista entra en contacto con el pasado y el presente del consultante, tiene la posibilidad de “visualizar” las tendencias de su vida. Pero ese futuro está en manos de la persona y dependerá de su nivel de consciencia y de su toma de decisiones. El futuro no está escrito de manera inexorable. Tenemos un “guión” que cumplir, pero nosotros decidimos cómo hacerlo. Cada uno construye su futuro, como co creador de su destino que es.

 

El tarot amigo

 

Otro caso común en que el tarot deja de ser una herramienta de ayuda y guía para convertirse en un problema es cuando una persona consulta una y otra vez las cartas hasta que recibe la respuesta que desea. El destino no se puede forzar y la lectura es la que es. Es cierto que puede variar de una tarotista a otra pero eso se debe al nivel de conexión y entendimiento que exista entre esta y baraja. No porque preguntemos más a menudo o porque preguntemos una y otra vez hasta obtener la respuesta que deseamos, el destino va a ser diferente.

 

Para tener este espacio de introspección, para reflexionar sobre el mensaje de las cartas y para evitar obsesionarse con las posibilidades que guarda el futuro, que se recomienda no consultar el tarot demasiado a menudo.

 

También el tarot es un enemigo a abatir cuando nos obsesionamos con él y queremos vivir nuestra vida a través de él. Ésa es una obsesión enfermiza que no nos deja pensar con claridad. Como todo en la vida con el tarot hay que actuar con mesura pues en exceso es también perjudicial.

 

Puedes hacer tu consulta en El Tarot de Ana sobre el tarot amigo para obtener las respuestas que buscas.