Tarot Cruz Celta

 

La tirada de tarot cruz celta es una de las tiradas más populares que se conocen. Recibe su nombre como contraposición a la tirada de la cruz simple, también muy conocida. Existen variaciones de esta tirada ya que como he comentado en anteriores ocasiones, cada tarotista interpreta las cartas y las tiradas como mejor entiende ya que es el tarotista el que interpreta las cartas y el que debe sentirse conectado con ellas a través de las tiradas que realiza. Así aunque no todos los tarotistas dan el mismo significado a las diferentes posiciones, ni las coloca en el mismo orden, sí se rigen por un fondo común.

 

La tirada de tarot cruz celta se caracteriza por profundizar en un tema específico, ofreciendo guías  para el futuro en dos cartas, sitúa la consulta en un contexto y explica la situación que envuelve al consultante.

 

tarot cruz celta

 

Esta tirada se realiza con todas las cartas de la baraja (arcanos mayores y menores) y está dirigida a responder una pregunta en particular. Aunque es cierto que algunos expertos consideran que es mejor realizar la consulta de tarot de cruz celta sólo con los Arcanos Mayores.

 

En esta tirada de tarot hay que ubicar diez cartas en diez diferentes posiciones, lo que debe ser respetado, pues cada lugar tiene un significado específico, y que luego en conjunto también nos llenarán de información, con sus combinaciones y relaciones, que no se obtendrían si uno se limitara a interpretar carta por carta.

 

Luego de haber armado el mazo y barajado, para iniciar la tirada de tarot cruz celta se deben ir tomando de a una, las diez primeras cartas. Deberemos entonces, seleccionar el naipe significador, que sea adecuado tanto para el consultante como para la pregunta que éste efectúe. Las 6 cartas primeras de las 10 que hemos separado se colocan según el orden en el que las hemos quitado del mazo en forma de cruz y las cuatro últimas se colocan en forma vertical, formando una columna a la derecha de la cruz. Las seis primeras son las que se comienza por dar vuelta, y las cuatro últimas se dejan cubiertas.

 

tirada de tarot cruz celta

 

Así, en la tirada del tarot cruz celta nos debe quedar un esquema en cruz con una carta colocada encima de la del significador alrededor de la que se forma la cruz celta. De esta manera, la primera carta sacada de las 10 escogidas, se colocará encima del significador. La segunda se colocará a la derecha de la primera. La tercera en la parte inferior del significador. La cuarta en la parte izquierda del significador y  la quinta en la parte superior del significador. Después crearemos una hilera en vertical a la derecha de la cruz con las 4 cartas sobrantes empezando con la séptima carta por abajo.

 

Si en la tirada resultante hay más arcanos mayores que menores, significará que en la vida del consultante hay poderosas fuerzas en movimiento, o éstas tienen una gran influencia en el subconsciente. Si en la posición número diez aparece una figura simbolizará la posibilidad que una persona del color y de la edad pueda determinar el resultado.

 

cruz celta

 

Debemos recordar que cada una de las 10 posiciones de la cruz céltica tiene un significado propio y además el décimo naipe debe incluir todo aquello que se ha podido extraer del resto de cartas. Aquí os dejo la significación de cada una de las cartas en las tiradas de tarot cruz celta:

 

  1. La primera carta que es la que se coloca sobre el significador indica la situación actual, los elementos que rodean al asunto que queremos consultar.
  2. La segunda carta que es la colocada a la derecha de la primera se refiere a las influencias inmediatas, los obstáculos que aparecen en tomo al asunto que consultamos y que son contradictorios.
  3. La tercera carta en esta tirada de tarot cruz celta tiene relación con nuestros deseos o esperanzas y lo que pretendemos lograr.
  4. La cuarta nos ofrece una panorámica del pasado lejano, de las causas del asunto, los puntos de apoyo fundamentales del tema que consultamos.
  5. La quinta representa el pasado reciente, el que está viviendo el consultante y que afecta al problema de la consulta.
  6. La sexta carta las alternativas o caminos a seguir.
  7. La séptima representa las esperanzas que puede tener el consultante.
  8. La octava revela los factores ambientales, las ayudas y los obstáculos que tendremos.
  9. La novena habla de los temores y las esperanzas que puede tener el consultante.
  10. Y por fin, la décima carta en esta tirada de tarot cruz celta nos ofrece el resultado final, la culminación de todas las demás cartas que han ido apareciendo a lo largo de la tirada.
Be Sociable, Share!