Oraculo y tarot

 

A menudo las palabras tarot y oráculo son usadas como sinónimos. En Internet se pueden encontrar muchas páginas con las palabras tarot oráculo usadas indistintamente. Pero ¿son lo mismo? ¿Son cosas distintas? ¿Una es una clase de la otra? En este artículo intentaré dar respuesta a esas preguntas.

 

Un oráculo es un instrumento mediante el cual podemos conectar con la energía universal con el fin de canalizarla para  obtener cierta información. El oráculo es la respuesta de una o varias deidades a través de un sacerdote o vidente. Muchas veces, los oráculos se dan a conocer a través de interpretaciones de señales o también a través de visiones y sueños.

 

tarot del oraculo

 

Los oráculos son tan antiguos como el hombre mismo, ya en la prehistoria la adivinación del futuro jugó un papel peculiar y sería difícil poder calcular cuando se comenzaron a utilizar, pero en prácticamente todas las culturas que se conocen han existido  métodos de adivinación. El más importante de los Oráculos ha sido el Oráculo de Delfos, el cual se encontraba ubicado junto al monte Parnaso; un lugar consagrado al dios Apolo y el cual se consideraba como el centro del mundo, es decir, este era un lugar al cual confluían todas las grandes fuerzas que rigen el universo y estas podían ser utilizadas para identificar los eventos que sucederían en el futuro.  Los romanos asimilaron los oráculos griegos, creando además algunos propios, como el de la Sibila de Cumas.

 

Todos los templos del antiguo Egipto eran sin duda proféticos. Los oráculos más  importantes fueron los de Heliópolis y Abydos, también  tuvo gran importancia el oráculo del dios Amón-Ra, al que peregrinó Alejandro Magno. Para los antiguos sabios orientales el oráculo era  la forma más elevada de conocimiento y la manera de acceder a este conocimiento era mediante los adivinos o por medio de mensajes escritos.

 

Oraculo

 

Si como hemos dicho un oráculo es la respuesta del universo a una pregunta, se podría decir que una lectura de tarot es, en esencia, una lectura de un oráculo, puesto que el cartomante lee en los naipes, el mensaje de los dioses. Así pues, tanto las cartas del tarot, como el I-Ching o las runas, y otras prácticas adivinatorias pueden considerarse oráculos, ya que todas esas disciplinas interpretan energías y mensajes que provienen del mundo espiritual.

 

El tarot, por tanto, es un oráculo ya que a través suyo se perciben sensaciones (producidas por estados alterados de conciencia) que no figuran en las cartas.  Es cuando decimos que las cartas nos “hablan”.

 

Pese a que el tarot es una clase de oráculo, existen herramientas de adivinación que mezclan el primer concepto como baraja de cartas con el de oráculo como mensaje recibido del mundo espiritual. Tal es el caso del oráculo de Belline. Herramienta de adivinación creada en el siglo XIX (entre 1845 y 1865) por el Jules Charles Ernest Billaudot, más conocido como el Mago Edmond. Estas cartas son un conjunto de símbolos destinados a la adivinación que combinan el tarot de Marsella y el primer juego de Etteilla.

 

relacion entre oraculo y tarot

 

El vidente o mediador que interpreta un oráculo puede hacerlo a través de diferentes elementos, por ejemplo las runas o  las conchas marinas. Cuando un oráculo se basa en una baraja de cartas es cuando se produce la mayor confusión entre oráculo y tarot. Pero entre las barajas de uno y otra disciplina existen diferencias. Un mazo de Tarot es aquél que contiene 78 cartas, de las cuales se pueden diferenciar 22 que, generalmente, llevan el nombre de Arcanos Mayores. Un oráculo, por el contrario, contiene menos naipes, generalmente en el orden de las cuarenta cartas. Otra diferencia muy importante entre ambos es que la lectura del Tarot está basada en su código óptico y en el significado arquetípico de cada una de las cartas.  Este juego de cartas y sistema de adivinación tiene una estructura interna y una conexión de unas cartas con otras, de las que suele carecer un oráculo. Mientras que las  cartas de un oráculo pueden tener como base de sus respuestas, diferentes  temas: Las hadas, las piedras, los ángeles,  las flores, los arboles, etc., o simplemente dibujos representativos de un concepto de adivinación.  Sus respuestas siempre estarán basadas en el tema referente del oráculo y la interpretación siempre estará orientada en esa línea de sabiduría.

 

En El Tarot de Ana puedes leer mucho más artículos interesantes como éste, consulta los diferentes apartados y categorías que te llamen la atención.