Usos de la magia de las hierbas

¿Por qué una mujer mete un sobrecito bajo su almohada? qué motiva a un hombre a rociar albahaca seca alrededor de su negocio antes de abrirlo cada mañana? Por qué razón una abuela planta ajo al lado de su casa?
Estas personas y otras incontables, han descubierto la magia de las hierbas, esa energía sutil y sin embargo muy pura que puede ser utilizada para traer amor, protección, dinero, conciencia psíquica, éxito y felicidad en nuestras vidas.

La magia de las hierbas (el uso de las facultades sutiles de plantas para manifestar un cambio), es uno de los métodos más viejos y efectivos de la magia. Es barato y puede ser desempeñado por cualquier persona. Pero aún hoy, poca gente sabe la verdad sobre esta antigua práctica.

Mencionaré de manera breve sólo algunos de los usos de la magia de las hierbas…

Incienso: Es el método más simple de todos, la hierba o la combinación de hierbas (quizás combinados con aceites volátiles y una base) se queman lentamente sobre carbón. El incienso hecho de esta manera se quema solamente por sus vibraciones, no tanto por su aroma, pues muchas plantas desprenden un olor diferente cuando se queman.
Para usar las hierbas como incienso necesitamos un incensario, que bien podría ser un plato lleno hasta su mitad de sal o arena. Durante el transcurso del hechizo, ritual o celebración, se esparce una pequeña cantidad de incienso sobre la brasa con pequeños intervalos de tiempo.

Aceites: Para crear aceites se pueden hacer mezclas de hierbas agregadas a aceites vegetales, tal como lo hacían en el pasado. Pero hoy en día, son disponibles los aceites esenciales puros. Estos aceites pueden ser caros, sin embargo en el mercado existen también variedad de aceites volátiles, que son sintéticos, pero ello no impide su utilización en la magia.
Pueden ser empleados de muchas formas: aplicados sobre el cuerpo, untando velas o raíces, humedeciendo ligeramente saquitos y muñecos, quemándolos en carbón o en sahumerio, agregarlos a baños. Incluso el inhalar las fragancias, combinado con la visualización del objetivo mágico, pondrá la energía en movimiento.

Amuletos y Talismanes: Los amuletos son siempre para la protección. Se pueden usar hierbas enteras (raíces, frutas o semillas) o combinaciones de hierbas para colocar los amuletos en el hogar (sobre puertas, ventanas, etc.) Los talismanes atraen cualquier tipo específico de energía, tal como el amor, dinero, purificación, salud, coraje, espiritualidad y conciencia psíquica. Los talismanes nunca son protectores en su naturaleza. También son para llevarse como accesorios.

Los amuletos y talismanes hechos con hierbas se tratan de bolsitas pequeñas o un trozo de tela que contiene las hierbas en su interior. Para hacerlas toma un trozo pequeño de tela (de forma cuadrada, redonda o triangular) del color adecuado al objetivo; el fieltro es buena opción. Coloca las hierbas previamente energizadas en el centro del tejido. Une los extremos y átalos fuertemente con un trozo de cordón o hilo del color adecuado. Debes visualizar tu objetivo al hacer esto o mejor durante todo el proceso.
El tamaño de la bolsita dependerá de su uso: si es para llevarse encima, no hagas una muy grande; en cambio para el hogar sí puedes hacerlo. Es correcto reemplazar las bolsitas cada determinado tiempo, tres meses por ejemplo. Y las que ya no se utilicen deben deshacerse y enterrarse.

Muñequitos: Estos son los conocidos muñecos, asociados con el vudú, que se han usado en la magia desde hace unos 4,000 años. En la magia de las hierbas estos muñequitos se hacen de tela y de hierbas. El muñequito representa a la persona a quien se va a ayudar por medio de la magia.

Comúnmente se fabrican muñequitos para acelerar la curación, pero también son indicados para atraer amor, dinero y demás necesidades mágicas. Son muy fáciles de hacer: Dibuja la silueta de una figura humana (de unos 20 cm. de longitud). Traslada ese dibujo a un trozo de tela doblada de color apropiado a tu objetivo mágico. Córtala y sacarás dos trozos de tela idénticos. Únelos con alfileres y comienza a coserlos por los bordes. Cuando hayas cosido tres cuartas partes del muñeco, rellénalo con las hierbas energizadas convenientes. Por ejemplo, si necesitas aliviar un catarro rellena el muñeco con hojas de eucalipto trituradas.
Una vez terminado, tómalo con tu mano y visualiza aquello que necesitas; también puedes expresar con palabras la razón por la que has diseñado el muñequito. Las hierbas en el interior comenzarán a actuar para manifestar tu necesidad. El muñequito lleno de hierbas curativas, puede representarte “lleno” de salud, por ejemplo.

También puedes colocar el muñequito sobre tu altar y encender velas de color adecuado para visualizar la necesidad. No olvides guardarlo en un lugar seguro, cuando no lo utilices, hasta que se logre tu objetivo. Una vez logrado, deberás deshacerlo y enterrar la tela y las hierbas.

Almohadillas de hierbas: Estas son talismanes más grandes, hechas con hierbas aromáticas suaves y un paño fuerte de algodón. Quien las usa puede dormir directamente sobre la almohadilla de hierbas o ponerla debajo de su almohada de noche.

Infusiones: Las infusiones son una preparación de pócimas, tan identificadas con las brujas, muy fáciles de hacer: Consiste en remojar las hierbas en agua caliente, como si fueras a hacer un té. Y son muchos sus usos, los puedes beber (por lo regular habrá que agregar miel porque algunas hierbas tienen un sabor muy fuerte); los tés son para efectuar un cambio específico dentro de la persona que los bebe (pétalos de rosa para el amor, por ejemplo).

Pueden usarse también para agregarse al baño, untarse en el cuerpo, para lavar objetos, muebles o pisos. Las hierbas también pueden ser puestas en una olla de agua caliente para liberar sus facultades y fragancias al aire. Otro tipo de infusión se hace cuando un saco de paño de hierbas se pone en una tina con agua caliente. Entonces la persona se baña en la infusión para atraer las influencias específicas, por supuesto visualizando el objetivo mágico.
Para hacer una infusión existen recomendaciones: Se recomienda no usar recipientes de metal, ya que pueden estorbar los poderes de las hierbas. Mantener el líquido tapado durante la infusión para que no pierda vapor. Al realizarla, por precaución, no dejes el recipiente sin vigilancia. Por último, las hierbas deben estar previamente energizadas.
Calienta agua hasta que empiece a hervir; agrega, con una cuchara de café, hierba seca (la adecuada a tu objetivo) por cada taza de agua y tapa el recipiente por 10 ó 15 minutos, luego cuela el agua y déjala enfriar antes de usarla. Está de más decir que nunca deben hacerse infusiones de plantas venenosas.

Baños: Los baños se usan por ser una manera fácil de extender el poder de una hierba por todo el cuerpo. Pueden realizarse agregando al agua caliente de baño, una infusión hecha con las hierbas adecuadas. O bien un saquito de estopilla lleno con una taza de las hierbas adecuadas (ya energizadas). A veces también se añaden aceites sintéticos a los baños, que se pueden encontrar en el mercado, unas cuantas gotas bastará. Durante los baños es importante la visualización.

Ungüentos: El ungüento es una forma antigua de magia y de la medicina, se trata de agregar las hierbas o los aceites adecuados a cualquier sustancia grasienta, actualmente la mejor opción es cera de abeja o grasa vegetal; pues huele mejor.

Se realizan de manera sencilla: A una taza de grasa vegetal o de manteca, se le añaden tres cucharadas soperas de hierbas adecuadas al objetivo mágico. Las hierbas deben estar trituradas y previamente energizadas antes de mezclar con el aceite. Después de esto se guardan en un recipiente hermético. Si se le agregan aceites, bastará con unas gotas.

Otra manera consiste en derretir la base a fuego lento y añadirles las hierbas o los aceites (unas gotas), dejarlas en remojo durante 10 minutos, hasta que la hierba esté frita. Luego se cuela y se deja enfriar antes de usar el ungüento. Si usas aceites no es necesario dejar la mezcla en el fuego durante 10 minutos.

La manera de usar los ungüentos es sencilla: Por lo regular se aplican en el cuerpo o en los puntos donde se puede tomar el pulso (muñecas, cuello, etc.). Para guardar los ungüentos es mejor usar recipientes herméticos y colocarlos en un lugar fresco.

Be Sociable, Share!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies