Ying Yang en la Pareja

El Yin y el Yang son el símbolo de los dos principios antagónicos y complementarios cuyo juego indisociable y cuya constante metamorfosis representan la base, el tejido mismo del universo en acción. Si-No, blanco-negro, día-noche, activo-pasivo, masculino-femenino, etc.; cada uno contiene al otro en germen.

Indican exclusivamente polaridades, ¡no cualidades buenas o malas! Todos los hombres tienen yin -parte femenina, pasiva, receptiva, reflexiva, observadora- y yang -parte masculina, penetrante, activa, ejecutiva- de la misma manera que todas las mujeres tienen yang -parte masculina- y yin -parte femenina.

Aunque las cualidades yin son femeninas no quiere decir que las mujeres sean ciento por ciento yin puesto que existen muchas cualidades yang dentro de su temperamento, al igual que en los hombres, cuya naturaleza es yang, pero poseen muchas cualidades yin.

Ejemplo: ¿Qué sería de una mujer sin coraje, valor y fuerza? Sin embargo, son cualidades yang, y ¿qué sería de un hombre insensible, incapaz de apreciar la belleza, el arte, la música? Y estas son cualidades yin.

El secreto de una buena relación es cuando se compensa y equilibra la energía yin yang con la de su pareja. Así vemos que si en una relación ambas partes son muy “yin” o sea tienen la polaridad negativa, está faltando el yang o polaridad positiva para que haya equilibrio. Una personalidad atrayente es aquella que tiene equilibrado el yin y el yang y el resultado es agradable, placentero, y es un deleite compartir con alguien así.

La pareja Yin-yang es indisoluble y cambiante; cada uno de los términos se convierte en el opuesto y complementario. Esto es lo que expresa la tradicional figura.

En el momento en el que el yang (blanco-activo) esta en su apogeo parte mas ancha el Yin (negro-pasivo) lo va sustituyendo insensiblemente parte mas fina, y viceversa.

El Yin y el Yang no tienen en ningún caso un carácter “moral”. Ninguno de los dos es superior o inferior al otro. Su oposición es tan necesaria como la de las manos izquierda y derecha que se golpean para aplaudir.

Pero cuidado con la energía yin natural que tiene la mujer la hace mas pensante y mas evolutiva, que el hombre y la guerra de géneros se da en donde el hombre usa la fuerza física y la mujer la manipulación. la mujer empieza a imitar al hombre queriendo superar su fuerza y se olvida de ser mujer, compiten ambos por sus logros sin ver que esos logros son de los dos como pareja, el hombre quiere ser mejor también imita a la mujer, queriéndose parecer a ella y usa maquillaje, perfumes etc confundiéndose y olvidándose de su esencia de ser hombre.

Lo que la mujer no debe olvidar es que es mujer y lo que tiene que aprender del hombre, es de su fuerza, pero la tiene que transformar en fortaleza para pesar y evolucionar haciendo las cosas , y lo que el hombre debe aprender de la mujer es usar el pensamiento para actuar en una forma mas pensante. y ambos evolucionar de tal forma que desarrollen y crien hijos mejores (fuertes y pensantes).

El YinYang es un símbolo dinámico. Muestra la continua interacción de dos energías y su equilibrio: como tal, es un arquetipo de armonía que crea igualdad pues sin el yin no podría existir el yang y al revés, igual, y sin la interacción de ambos, no se genera vida. No existe nada opuesto entre el yin y el yang. Son complementarios.

Explórate a ti mismo y a tu pareja. Busca el balance en todo lo que hagas y sobre todo, no caigas en la trampa de los extremos que es la raíz del fanatismo y la intolerancia, aprender a ser sereno y la mujer activa. es un juego del yin con el yang sin separarse y sin exagerar una fuerza y sin disminuir la otra, serenamente activo y activamente sereno. Mucho cuidado porque casi siempre detrás de un extremista, hay un oportunista.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.