Las Leyes del Tarot

tarot¿Siguen las cartas unas normas?

Al igual que en otras muchas disciplinas, existen unas leyes que pueden aplicarse al tarot. Estas leyes fueron enunciadas en 1999 por Philippe Camoin por lo que se las conoce como las leyes “Camoin”.

Estas leyes permiten comprender los símbolos y los códigos Secretos del Tarot, cómo han sido ubicados en las cartas y por qué de esa manera concreta. Es un hecho comprobado que dichos símbolos no están colocados por casualidad, sino según una estructura ordenada extremadamente compleja.
 
Para demostrarlo Camoin colocó las cartas del Tarot de Marsella siguiendo un diagrama preciso, con el que se podía observar la existencia de una estructura extremadamente compleja compuesta por códigos y por leyes antes desconocidas.
 
Esta estructura esotérica utiliza los centenares de símbolos que aparecen en el mazo del tarot pero correctamente colocados en su lugar. Esta estructura no es una estructura imaginaria. Está constituida por códigos reales, concretos y observables. Hay que tener en cuenta que desde su aparición el Tarot de Marsella, y todos los mazos antiguos, han sufrido modificaciones y alteraciones realizadas sin un criterio esotérico claro.
 
Es por esta razón por lo que Camoin debió reubicar los símbolos en sus lugares correctos antes de vislumbrar el diagrama que le permitió enunciar las leyes que rigen el tarot.
 
Estas leyes no se usan de una forma única en la estructura del Tarot de Marsella. Más bien al contrario, se utilizan de forma repetitiva y ese es la razón por la que han ido denominadas “leyes”.
 
Estas leyes forman la lógica que constituye el conjunto de los códigos secretos del Tarot.
 
Camoin, en su investigación previa a la enunciación de las leyes, descubrió que en el tarot se repiten muchos símbolos que hablan por si solos; esto facilita la relación de unas cartas con otras y la posibilidad de hallar un significado más certero y objetivo en la interpretación de la tirada.
 
Cada uno de estos símbolos o códigos se pueden definir como las leyes de interpretación: una serie de elementos que cuando nos fijamos en ellos en una lectura nos permitirán leer e interpretar el Tarot de un modo preciso.
leyesdel tarot
Hay que tener en cuenta que las cartas que aparecen en una tirada van dirigidas siempre al consultante, pues se trata de que su propio inconsciente hablando de manera clara y alta, las cartas muestran al consultante el mensaje con claridad.
La observación de las leyes de Camoin y de estos códigos permite abrir la conciencia del lector de las cartas y conectar de una manera más profunda con ellas, dando como resultado unas lecturas más claras y precisas.
 
Además estas leyes se pueden utilizar para decodificar los antiguos textos esotéricos y religiosos. Se trata de una utilización más compleja de estas leyes para tarotistas y esoteristas expertos.
 
Las Leyes de Camoin son las siguientes:
 
Ley de la Repetición
 
Ley del Dos
 
Ley del Tres
 
Ley del Cuatro o ley del 3 + 1
 
Ley de las Extremidades
 
Ley de la Semejanza
 
Ley de las Miradas
 
Ley de la Excepción
 
Ley de la Inversión
 
Ley de la Proximidad

 

De todas ellas destacan la ley de la repetición, la del 3+1 y la ley de las miradas como las principales y más importantes. A continuación explicaré esas tres leyes de una manera que espero que se fácilmente entendible.

 

La ley de la repetición la encontramos muchas veces en el tarot, los símbolos aparecen repetidos y casi siempre de dos en dos. Por ejemplo, aparecen 2 leones, en la carta de La Fuerza y en la carta de El Mundo; dos pares de jarras con agua, en la carta La Templanza y en la de La Estrella; dos perros azules en El Loco y en La Luna, etc.
 
En realidad prácticamente cada símbolo aparece repetido en otro lugar si bien siempre con alguna diferencia lo que permite en una lectura encontrar un sentido a la pregunta planteada, ya que se produce un pequeño cambio de un símbolo al siguiente. Pero lo que está claro es que las cartas cuando repiten símbolos y aparecen juntas en una tirada, nos confirman la respuesta y nos obligará a interpretar su mensaje de manera global dándole más importancia a la repetición que al resto de cartas que aparezcan.
 
En el Tarot de Marsella, ciertos símbolos están codificados según la «Ley del Cuatro» o «Ley de los 3 + 1.» Eso significa que aparecen cuatro veces. Pero en este grupo de cuatro elementos, tres son semejantes y el cuarto es diferente. Por ello recibe el nombre de ley de los 3+1.
 
El ejemplo más claro lo encontramos en la carta del Mundo en la que aparece el denominado grupo de los cuatro «vivientes» o cuatro «videntes.» Son cuatro, pero tres de ellos tienen una aureola mientras que el cuarto, que sería el toro, no la tiene. Es muy interesante intentar encontrar esta ley en los juegos antiguos. Los creadores y grabadores de Tarots de Marsella que han publicado un juego en el que el toro tiene también una aureola han demostrado así que no conocían verdaderamente el funcionamiento de la «Ley de los 3 + 1».
leyestarot
Pero de hecho, nadie conocía la existencia de las «Leyes del Tarot» matemáticas que obedecen a una estructura de Códigos Secretos antes de que las revelase en 1999. De hecho, los expertos del Tarot escribían antes de las revelaciones de Philippe Camoin que no existían leyes en el Tarot.
 
La tercera ley más importantes de las diez enunciadas es la ley de las miradas según la cual, las miradas de las figuras representadas en las cartas del tarot están realizadas siguiendo un plan intencional según el cual todas las que miran a la izquierda observan el pasado, las que miran a la derecha, al futuro y las que miran de frente o aquellas en las que las miradas de los personajes se cruzan, indican el presente.
 
El sentido de las miradas no sólo se relaciona con el significado de cada carta sino que permite todo un juego de relaciones que dentro de la interpretación permiten encontrar respuestas muy precisas. Así, si dos personajes se miran entre sí, indica que hay un acercamiento y una buena relación entre ellos, mientras que si se dan la espalda puede indicar un alejamiento o separación. Por todo ello, cada vez que un personaje mire a un espacio vacío colocaremos otra carta al lado para ver dónde dirige su mirada.
 
A veces esta mirada no conduce a otra figura sino a un punto muy determinado de otra lámina, a un objeto o símbolo que puede resultar clave en la interpretación. Por ejemplo la figura de la carta de El Mundo mira a la bandera del ángel de El Juicio, El Ermitaño ilumina con su farol la columna del trono de La Justicia, etc.
 
Como veis, estas leyes son fácilmente comprobables, sólo hay que coger una baraja del Tarot de Marsella y ver como todas estas normas se cumplen.

   

Be Sociable, Share!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies