Rituales de Purificación

Rituales de Purificación

¿Cómo purificar nuestro entorno?

En ocasiones podemos sentirnos incómodos o agitados en nuestro hogar o sin energía para llevar a cabo las tareas domésticas. Todo esto puede deberse a la influencia de energías negativas que nos rodean.

Si vives o trabajas en un lugar muy transitado, con muchas visitas, puedes sufrir malas energías a tu alrededor. Estas energías pueden provenir de visitas, ataques psíquicos, objetos nuevos o usados, energías que entran pegadas a ti, o influencias del ambiente.

Otra fuerza que puede dañar el ambiente es la envidia, este sentimiento moviliza energía negativa a nivel inconsciente que queda como un residuo oscuro en el campo energético del ambiente o de las personas.

En todos estos casos es conveniente hacer una limpieza energética o espiritual del lugar o de la persona a quien se intenta liberar de ciertas opresiones. Es necesario purificar nuestro ambiente y protegernos de energías bajas y destructivas.

Existen fechas especiales en los que los rituales de purificación son más efectivos, pues la conciencia colectiva, es decir una gran cantidad de personas, está con la atención puesta en la fecha celebrada.

En Navidad, Semana Santa, especialmente Jueves y Viernes Santos, en la noche de San Juan, esto dentro del mundo cristiano, para otras religiones también existen días especiales en los que se lleva a cabo con más efectividad un ritual. De todas maneras cualquier día es bueno para purificarnos y purificar nuestro hogar.

Es aconsejable realizar rituales de purificación al menos una vez al mes, y especialmente durante momentos de tu vida en los que sientas que las cosas no marchan tan bien como quisieras o que necesitas protección.

Existen algunos consejos que puedes seguir para que no se acumulen energías negativas a tu alrededor. Por ejemplo, no es bueno acumular cosas. La energía tiene que fluir libremente y acumular demasiadas cosas, sobre todo que nunca se usan o mueven, interfiere.
ritualpurifi
No amontones cosas debajo de la cama o cerca de las entradas de su hogar. Deshazte de ropa, zapatos y objetos que no utilices, y sobre todo tira los documentos y papeles que ya no necesites.

Asegúrate de tener tu casa limpia y ordenada en la medida de lo posible ya que igual que acumular cosas, acumular polvo también interfiere con la energía y hace que ésta se estanque produciendo corrientes negativas. Así, asegúrate que limpias el polvo en ventiladores, ventanas y debajo de los muebles.

Un toque efectivo también es agregar un poco de agua de canela en el agua de fregar el suelo. La canela no sólo deja un olor exquisito sino que también ayuda a ahuyentar la energía negativa.

Al menos una vez a la semana, abre todas las ventanas si es posible y deja que el aire fresco entre libremente. Cuando usamos aire acondicionado o calefacción, el aire se vuelve denso y cargado.

Al abrir las ventanas, si se puede hay que poner en marcha los ventiladores, ya que así la energía de la tierra fluye libremente por nuestra casa y la limpia de energías nocivas, mientras que refresca el ambiente.

Cada vez que sea posible, saca los colchones al aire libre o al menos déjalos al lado de una ventana abierta.

Voltéalos periódicamente y pásales humo de incienso.

Purifica lo prestado o usado. Si compras en tiendas de segunda mano o antigüedades, o has heredado muebles u objetos, purifícales. Los objetos usualmente absorben y conservan la energía del ambiente y las personas, y para evitar traer energías ajenas dentro de casa, debes limpiar estos objetos con incienso y agua de sal de mar.

Muchas veces por el clima o por preferencia, las cortinas de nuestra casa permanecen cerradas, lo cual no es muy buena idea. El sol es un purificador natural de energías negativas. Abre las cortinas y deja que la luz y los rayos del sol inunden tu hogar.

Especialmente en lugares oscuros y pequeños, coloca lámparas en las esquinas para generar un cambio de energía.

Además de estos consejos para acelerar la limpieza del ambiente puedes llevar a cabo alguno de los rituales de purificación que te ofrecemos a continuación.
ritualpurifica
Muchas veces traemos energías pegadas a nosotros a nuestro hogar, o tenemos personas con energía negativa a nuestro alrededor, por ello es importante que nos purifiquemos. Para ello puedes realizar un baño de agua de mar ya que la sal y otros elementos del agua marina ayudan a purificarnos.

Puedes realizar también un baño de purificación con los siguientes elementos: una cucharada de miel, una cacerola de metal, romero y laurel.

Llena la olla de agua hasta un poco más de la mitad, añade un poco de laurel y romero en cantidades iguales. Cuando todos estos componentes lleguen a su punto de ebullición, lo sacaremos del fuego, y esperaremos a que repose para añadirle una cucharada de miel.

Toma un baño con esta infusión, de manera que el agua caiga primero de arriba hacia abajo por todo el cuerpo. Mientras lo haces repite:

“La energía que irradia el agua me proporciona comodidad, felicidad, juventud y me hace estar positivo. Estas maravillosas fuerzas limpian mi alma y mi cuerpo, por ello poco a poco estoy curando todo mi ser”.

Cuando hayamos completado el proceso nos acostaremos con la determinación de que el ritual nos ha purificado. Al día siguiente, en la mañana, recién levantado date un baño normal, ya que las energías positivas ya se habrán cargado en todo nuestro ser.

Puedes también este ritual con plantas para purificarte para el que necesitarás plantas secas o frescas de jazmín, canela, romero, lavanda y salvia, sal y una vela blanca.

Vierte agua de lluvia en un recipiente y ponlo al fuego. Agrega las hojas de dichas plantas junto a la sal. Hierve por 15 minutos. Una vez transcurrido este tiempo, deja reposar y entibiar.

Mientras tanto, llena la bañera con agua tibia y agrega la infusión que has preparado. Además prende la vela blanca y colócala en algún lugar seguro del baño. Si no puedes darte un baño de inmersión, cuando estés bajo la ducha vierte esta infusión sobre tu cabeza. Una vez que te hayas bañado, prende un incienso de romero o sándalo y pásalo por toda tu casa.

Para realizar este ritual, tienes que estar preparada mentalmente y aceptar toda la buena energía que se te acerque. No olvides que, existen muchos ejercicios de relajación y meditación que pueden ayudarte a abrir tu mente y espíritu.
purificacion rito
Una vez que hayas tomado un baño de purificación puedes realizar el siguiente hechizo para purificar tu casa. Necesitarás un vaso vacío por cada habitación de tu casa incluidos pasillos y baños. Agua mineral o si es posible de río. Una vela blanca por cada una de las habitaciones de tu casa incluidos pasillos y baños. Cerillas de madera y sal marina, si no es posible, sal fina de cocinar. Varillas de incienso sándalo.

Llena los vasos con el agua y echa bastante sal, permitiendo que se disuelva adecuadamente. Después coloca el vaso con la mezcla en cada una de las habitaciones, pasillos, baños y cocina de tu casa. No debes dejar ningún espacio de tu casa sin el vaso con agua y sal.

A continuación sitúa cerca de los vasos de agua una vela blanca que irás encendiendo a medida que las vas incorporando a todas las habitaciones. No te olvides de ningún rincón o espacio, pues se trata de limpiar la casa al completo.

Cuando ya estén todas las velas encendidas en sus respectivos lugares, enciende una varilla del incienso de sándalo y comienza a expandir el humo que vaya soltando por las paredes de cada una de las habitaciones y lugares de la casa.

Tómate todo el tiempo que consideres necesario, porque esta parte del ritual es esencial. Si es preciso, quema varias varillas en el proceso de recorrer toda la casa con el humo del sándalo. Procura que no quede ningún rincón sin haber estado expuesto, al menos un minuto, al incienso.

Cuando hayas terminado, enciende una varilla de incienso y sitúala en lo que consideras el centro de la casa y déjala hasta que se consuma. Después tendrás que ir apagando las velas una a una. Mientras lo vas haciendo deberás recitar la oración de la mano poderosa, teniendo en cuenta que cuanta más fe pongas en ella, mejor será la limpieza. Recuerda, una oración por cada vela y por lo tanto por cada rincón de tu casa.

Cuando se haya terminado el incienso, podrás retirarlo tranquilamente, sin embargo los vasos con el agua y la sal deberán permanecer en el lugar donde los dejaste durante al menos 3 días, máximo 7. Al cabo de ese tiempo tira el agua con la sal dándole gracias por haberte ayudado.

Ahora tu casa ya está reluciente y libre de toda negatividad.

Be Sociable, Share!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies